Kimetsu No Yaiba:悲しみに囚われた
Fall of the Heavens

T

e damos la bienvenida a Kimetsu no Yaiba: Fall of the Heavens. ¡Esperamos que tu estadía sea grata! No olvides dar click en los links mostrados abajo, para poder guiarte con más facilidad.

01
Bienvenido
Invitado
03Navegación
02EnlacesDesplegar lista
Afiliados悲しみに囚われた
00/30Élite
00/18Directorios
00/18Hermanos
Agradecimientos a Necromancer Codes y Carhartl, por JS Cookie. reditos: Las imágenes utilizadas no nos pertenecen, créditos a sus respectivos autores. Rol basado en el universo de Kimetsu no Yaiba. Agradecimiento especial a Mayu, Sky y Kaonashi.
Diseñado por Entourage
» diez caractyeres
—Every little thing [priv.Akash]|| [+18][FB]  EmptyLun Oct 18, 2021 6:43 pm por Fokkusu-san

» Afiliación Élite - Rousseau Academy
—Every little thing [priv.Akash]|| [+18][FB]  EmptySáb Oct 02, 2021 11:00 am por Invitado

» Keiko Suzuki
—Every little thing [priv.Akash]|| [+18][FB]  EmptyMar Sep 21, 2021 1:58 pm por Keiko Suzuki

» Peticiones al Staff
—Every little thing [priv.Akash]|| [+18][FB]  EmptyMiér Sep 08, 2021 4:40 pm por Rengoku Kyojuro

» [Priv] Promesas vacías
—Every little thing [priv.Akash]|| [+18][FB]  EmptyLun Sep 06, 2021 1:36 pm por Harashi

» Ficha De Personaje | Harashi
—Every little thing [priv.Akash]|| [+18][FB]  EmptyDom Sep 05, 2021 10:41 pm por Fokkusu-san

» Respite | Priv. Nick
—Every little thing [priv.Akash]|| [+18][FB]  EmptyDom Sep 05, 2021 1:04 am por Nick Miller

» Registro de PB
—Every little thing [priv.Akash]|| [+18][FB]  EmptySáb Sep 04, 2021 8:04 pm por Sakura-chan

» The Assassin & The Red Panda [Bei Hí ID]
—Every little thing [priv.Akash]|| [+18][FB]  EmptySáb Sep 04, 2021 8:00 pm por Sakura-chan

» Pure Hypnotic Powder [Jingyi ID]
—Every little thing [priv.Akash]|| [+18][FB]  EmptySáb Sep 04, 2021 7:58 pm por Sakura-chan

悲しみに囚われたくはないTablón de anuncios

Japón, El clima es cálido y humedo, recuerda beber mucha agua y proteger tu cabeza de los rayos solares. Las noches son frescas y la comida abunda, aunque también los insectos.
Estación: Verano
Hasegawa InoueCazadora Kanoeí. Ficha más reciente
Rengoku KyojuroHashira - Pilar de las llamas.Personaje destacado
Novedades
Apertura del foro.14 de Agosto —El foro abre sus puertas. Sean bienvenidos a Fall of the Heavens, capitulo 1.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Invitado

—Every little thing [priv.Akash]|| [+18][FB]  Empty —Every little thing [priv.Akash]|| [+18][FB]

Mensaje por Invitado Vie Ene 08, 2021 4:16 pm

Quedaban muy pocas horas para que salieran los primeros rayos del sol, buscar por las calles de la ciudad sin saber qué era exactamente a qué debía atenerse resultó en lo que Natsuki ya había esperado: en una noche muy infructuosa. La okiya de la difunta Tsukimiya estaba cerrada a cal y canto; de poder adentrarse en ella debería hacerlo en el momento preciso y aún así, tampoco sabía si descubrir los secretos que guardaba aquella casa de geishas le llevaría hasta el oni que había cometido un acto tan horrendo en el barrio de entretenimiento.

No pareces muy contento, Nana-kun —le saludó Karin, la okasan de la casa Kikué, se encontraba en la entrada de la okiya, observando como los últimos huéspedes abandonaban el lugar. Ella se tomaba como trabajo personal despedir a todos los clientes de la jornada y asegurarse de que las habitaciones de sus empleadas estuvieran listas para que pudieran pasar sus horas de sueño sin molestias, la mayoría de muchachas preferían dormir con las persianas puestas y grandes cortinas de telas opacas y tupidas para que bloqueasen la luz del exterior. Un aroma ligero a incienso de lavanda, loto y sándalo cubría el segundo piso de la okiya, que era el lugar que ocupaban para dormir, y se extendía hasta la primera planta—. ¿Vas a querer algo de comida para acompañar ese sake? ¿Dónde lo has conseguido? —la voz de Karin era sosegada y maternal, Nana podía sentir una ligera nota de preocupación en ella, demasiado alta como para ignorarla.

Ha sido cosa del alguacil, creo que va a tener problemas para dormir el resto de su vida —el cazador se encogió de hombros y siguió a la mujer por el primer tramo de escaleras. El cambio de ambiente una vez desaparecían todos los clientes del lugar era drástico: los faroles se apagaban, los perfumes intensos desaparecían y eran suplantados por frescas fragancias florales y terrosas, y luces tenues que aligeraban el cansancio en la vista de las mujeres que llevaban trabajando durante toda la noche. Si alguien veía aquel lugar por primera vez, no podría reconocerla como okiya, la transformación parecía cosa de brujería, de ser posible.

Pero no voy a querer comer nada. La ineficacia me quita el apetito —y la molestia que sentía en las heridas y golpes por haber decidido mantenerse por tanto tiempo despierto, también.

Durante un momento ninguno de los dos dijo nada y, quizá fuera porque ambos sabían qué era lo que Natsuki quería preguntar a continuación pero, al mismo tiempo, se contuviese para no remover algo que obviamente era reciente. La reticencia se le pasó rápido, puesto que en el momento que llegaron al segundo piso, el cazador volvió a dirigirse a ella—: Karin, ¿qué es lo que sabes de Tsukimiya y su okiya?

La mujer, que ahora se había quitado las horquillas que recogían su largo cabello de un profundo color café, se detuvo al pie de la escalera para darse un momento, un momento para pensar en cómo era la forma más amable de hablar de un difunto que apenas hacía unas horas, había sido una colega de profesión—. No sé más que rumores, Nana-kun. Pero si estos son ciertos, puede que esas chicas estén mucho mejor ahora. Deberías descansar, el día es largo. Duerme y luego sigue con tus pesquisas. Cómo lo veo yo, un cazador es tan útil como su capacidad de seguir con vida para eliminar al siguiente enemigo ¿no? —con cierta confianza y familiaridad, que se permitía por el mismo trato que Natsuki tenía con ella; Karin estiró el brazo y palpó el costado aún herido del cazador, enseguida notó como éste se apartaba con suavidad, algo tenso—. Muerto no sirves. Convaleciente eres medio inútil. Y un medio inútil muere fácil y, de nuevo, un muerto no sirve para nada, Nana-kun. Quizá en esta ocasión, el demonio que debía recibir su castigo ya lo hizo. Aprovéchalo y descansa. Si sigues preocupado por ello cuando despiertes, te ayudaré a hablar con una de las chicas de la okiya de Tsukimiya.

Natsuki sonrió a Karin, pese a que lo único que quería hacer era seguir haciéndole la contraria y presionar por más información; algo le decía que de hacerlo, la okasan haría algo propio de su madre cuando quería que dejase de acribillarla a preguntas: propinarle un golpecito en la altura de la nuca. Se limitó a asentir y hacerse la nota mental de que al despertar, le insistiría en más información sobre la okasan asesinada.

Tras indicarle cual era su habitación, Karin se despidió de Nana, aún tenía mucho que hacer para dar por finalizada su jornada laboral.

La habitación que le había tocado era sencilla, tenía todo lo necesario para que pudiera dormir relajado y sin molestias por la luz exterior; algo que Nana agradecía profundamente. Era incapaz de descansar cuando el cuarto dónde trataba de dormir se encontraba iluminado.

Era horrible.

Con un suspiro cansado y frustrado, el cazador lanzó su mochila a un lado y, por el contrario, dejó con mucho cuidado las nichirin sobre el mueble de caoba tratado que, había cerca de lo que parecía ser la puerta a un pequeño balcón exterior y que estaba conectado a  dos habitaciones contiguas.

Volviendo a cambiar su uniforme por un sencillo yukata de color oscuro, Natsuki decidió salir al mismo balcón y contemplar como las luces del barrio rojo iban desapareciendo, acompañándolo con el sake que le habían regalado. Ahora que encontraba un momento para no pensar en el trabajo, su mente volvió a viajar hacia temas con los que estaba seguro no era buena idea fantasear. El cosquilleo que volvía a llenar sus oídos era suficiente para instarse a viajar por sus recuerdos más desagradables en el intento de relajarse y olvidar lo que había ocurrido al inicio de la noche, y lo que una inmensa parte de él deseaba que no hubiese acabado tan rápido.

«Lo tuyo no es sano, Nana...» encogiéndose de hombros, el joven decidió tomarse tres tragos seguidos antes de volver a clavar la vista en el paisaje, que ahora moría delante de él. La noche había sido corta para la gente habitual del barrio rojo y para Natsuki, extrañamente, estaba resultando eterna.
Invitado
avatar
Contacto:


Volver arriba Ir abajo

N08. New User
campo1 frase : I won't suffer, be broken, get tired or wasted, surrender to nothing.
Campo2 Mini imagen : —Every little thing [priv.Akash]|| [+18][FB]  Sin_tz28
Campo3 Experiencia : 1
Yenes : 0
Salud : 00
Espíritu : 00
Mensaje : 27

—Every little thing [priv.Akash]|| [+18][FB]  Empty Re: —Every little thing [priv.Akash]|| [+18][FB]

Mensaje por Akash Vie Ene 08, 2021 4:42 pm

Esta no es la primera vez que se encuentra metido en un predicamento que él mismo ha provocado y, en el cual no sabe bien cómo proceder llegado a un punto. Tampoco será el último, Akash se tiene por un demonio con demasiada debilidad por aquello que le causa curiosidad, debilidad que con los años no ha hecho más que crecer y obligarle a ser tan precavido al punto de resultar paranoico. Hay ocasiones en que resulta tan, tan molesto para sí mismo, que al verse frente a un espejo no puede evitar preguntarle a su reflejo ¿por qué eres así?

Al final no importa, siempre ha sido de concederse sus caprichos siempre que su cuello no corra peligro, aunque, esta vez, sí que se ha pasado de descuidado. Asesinar tan abierta y descuidadamente a alguien, en pleno barrio rojo, era igual si se ponía una diana en el cuello para que los cazadores viniesen a por él.

Y eso no es lo peor, lo peor es que todavía permanece allí, como si nada, en una habitación de la okiya vecina a la escena del crimen, cuando debería aprovechar la conmoción para desaparecer como tantas veces ha hecho antes. Su sentido de supervivencia no deja de recriminárselo, debe marcharse porque es lo más seguro, lo más inteligente. ¿Qué te retiene?

Su mente viaja de nuevo a sus vivencias en la okiya Ogiko, pasea por sus momentos con las aprendizas de Tsukimiya, algunas de las trabajadoras y, también, sus conversaciones con Ikkiya. Recuerda las lágrimas de la chica después de que Tsukimiya casi le reventara la cara de un bofetón, lo que le dijo la otra mujer que la acompañaba…

La respiración de Akash se volvió pesada unos instantes, los nudillos se apretaron hasta casi llegar el punto de abrirse la carne. Al ser un demonio, estaba más que acostumbrado a soportar ciertos niveles de dolor que como humano le habrían llevado a la locura rápidamente, por lo que casi ni se dio cuenta de haberse abierto la carne en pequeñas heridas de media luna. Sus ojos dorados ya no veían lo que le rodeaba, parecía como transportado a otro lado, a otro tiempo.

Meow.

Parpadeó. El sonido de la diminuta y adorable criatura que había decidido adoptar de forma temporal lo sacó del trance. El gatito se restregaba ahora contra su pie, rascando los lados de su cabecita con los bordes mientras ronroneaba y se estiraba. Esa sola visión bastó para que Akash pasara de lo más cercano a una furia ciega a, ponerse a juguetear con el pequeño y, finalmente, relajarse abandonando el hilo de pensamientos que llevaba.

Que dejara de pensar en ello no implicaba que se permitiría ser negligente con las consecuencias de sus propios actos, mientras usaba un cordel como juguete para mantener activo al pequeño, dando brinquitos por aquí y por allá, Akash escuchaba con atención todo lo que resultara relevante a su alrededor, dentro y fuera de la okiya. No era un proceso sencillo ni mucho menos inmediato, siempre comienza con una cacofonía de sonidos mezclados, hasta que logra enfocarse en lo que desea poner su atención y descarta todo lo demás sobreponiendo lo que le interesa captar, dejando el resto como ruido de fondo. En tiempos más modernos podríamos compararlo con intentar sintonizar una emisora de radio.

Los pocos clientes de la okiya, por mucho que quisieran evitarlo, acababan mencionando algo referente al homicidio de Tsuchimiya. No podía evitarse, acababa de suceder y las personas que frecuentaban el barrio rojo seguían inquietas, y lo estarían por varios días. Se entretuvo buscando conversaciones que le dieran algo de información relevante, topándose con nada. Tampoco escuchaba la voz, o el latido de Nana en ningún lado cercano.



¿Por qué lo buscas?
, se hizo esa pregunta a sí mismo sin esperar ninguna respuesta de su parte, ahora que su compañero felino había agotado todas sus energías dormía sobre su regazo, los dos acostados sobre el futón que les prepararon, a oscuras. Akash miraba al techo con uno de sus brazos bajo la cabeza, a pesar de que las persianas estaban bajas, y las telas cubrían las ventanas, no le impedía distinguir cada cosa de la habitación. Sus ojos dorados, sobrenaturales, brillaban en la oscuridad, como los de cualquier demonio que aseche en las sombras. Pero a diferencia de ellos no hay intención de intimidar, parecen ausentes, buscando algo fuera de alcance.

¿Dónde se ha metido?

No sabe si pasaron minutos u horas desde que haciéndose esas preguntas mientras escuchaba acabó por ceder a un descuidado sueño, cosa que le pasaba cuando usaba por tanto tiempo su arte de sangre sin descanso. Lo cierto es que fue el sonido de la voz de Nana lo que le arrancó del sopor, abrió los ojos un poco más sobresaltado de lo que le habría gustado y enseguida buscó enfocar la conversación que tenía con la okasan de la okiya. Le importó poco si su cerebro cansado protestaba por el esfuerzo, merecía mucho la pena saber qué se traía… si sus sospechas eran ciertas.

Y lo fueron. Un suspiro que no supo de dónde vino escapó de sus labios, de nuevo una parte de él reclamaba que con más razón debería marcharse.

Si me voy ahora resultará más sospechoso, se convenció sin que sonara a una excusa para quedarse, porque tenía sentido, a veces la mejor forma de esconder algo es que permanezca justo delante de tus ojos.

Se dio cuenta de que el gatito se había apartado de él en cuanto despertó, para ir a dormir hecho una bolita en la esquina de la habitación cerca a la puerta. Akash lo vio bien así, era libre de moverse e ir, muy intencionalmente, a la puerta corrediza contraria que daba al balcón que compartía con otras habitaciones contiguas, una de ellas la del cazador, que ahora se hallaba bebiendo mientras pasaban las últimas horas de la noche.

Una vez pasara ese tiempo quedaría atrapado en la okiya hasta la siguiente noche, eso a Akash no le preocupaba demasiado, no era la primera vez que se quedaban en ese tipo de establecimientos y sabía que nadie lo molestaría mientras se quedara en su habitación, que además, estaba perfectamente acondicionada para que no entrara un solo rayo de sol.

Una vez fuera, la brisa nocturna se encargó de saludarlo refrescando su rostro y moviendo un poco su flequillo. El vagabundo que decía llamarse Odasaku dio un bostezo genuino, no sería mentira decir que acababa de despertarse de una siesta más larga de lo pretendida. Al no tener voz con la que anunciarse, no le importó caminar hacia dónde bebía el de cabellos azabache y, si no se daba cuenta de su presencia, sorprenderlo un poco con una mano sobre su hombro.

Se encontraría con un Odasaku que sonreía muy leve, de lado y medio adormilado, levantando la izquierda a modo de saludo. Tomó un momento para restregarse un poco los ojos y espantarse los restos del sueño, así como estirar los brazos en un acto bastante despreocupado, las mangas del yukata blanco hueso bajaron dejando ver las marcas tribales negras que los cruzaban.

¿Acaso quieres ver qué sucede después?, se preguntó de nuevo mientras miraba a Nana, pero esta vez sí que se dio una respuesta con la cual, ambas partes parecían quedar conformes. El recuerdo de lo sucedido hace varias atrás seguía ahí, tan presente como el sonido de la estática en un cuarto cerrado, esperando ser roto.

«¿No es muy temprano para beber?», le preguntó moviendo las manos.
Akash
Contacto:
Ver perfil de usuario


Volver arriba Ir abajo

Invitado

—Every little thing [priv.Akash]|| [+18][FB]  Empty Re: —Every little thing [priv.Akash]|| [+18][FB]

Mensaje por Invitado Vie Ene 08, 2021 5:12 pm

Nana hubiera deseado no tener un olfato tan agudo, ni unos sentidos tan atrofiados. De ese modo no hubiera tenido que luchar con la tensión al reconocer el aroma de Odasaku cuando salió al balcón, ni debería haber tenido que fingir naturalidad cuando tras tanto rato recordándose de lo mala que era la idea que andaba flotando por su cabeza. De haber tenido más tiempo, el sake la habría ahogado pero ahora, que no seguía sin haber bebido suficiente; solo servía para acentuar todas las cosas que le hacían olvidar que las malas ideas siempre terminaban, al menos para él, convirtiéndose en errores muy memorables.

El maldito tenía algo que lo hipnotizaba, había sido así desde el primer momento. Una mezcla de todo, probablemente, desde su mirada y todos los aromas que percibía de él que no reconocía y no eran desagradables, la forma en que se movía y actuaba; los gestos, tan ligeros y que parecían desenfadados. Era agradable.

Estúpidamente atractivo.

Tampoco comprendía como podía cargar con tanta atracción sexual por alguien que acababa de conocer.

Nana carraspeó, pasándose una mano por el rostro para ganar unos segundos para serenarse y dejarse de preguntar cosas que debería saber. Ya lo había visto desnudo, ¿por qué no podía recordar la cantidad de tatuajes que tenía en el cuerpo? La respuesta era sencilla, había estado extremadamente enfocado en limpiar. Los baños nunca habían tenido una sola connotación sexy para el mayor de los Sato en los años que llevaba de vida, y era muy probable que eso no cambiase mientras no tuviera un modo de controlar sus compulsiones que tanto explotaba con la higiene y limpieza.

¿Por qué Odasaku no olía como otros vagabundos?

Siempre es muy temprano para beber, Odasaku —respondió Mana, intentando responden al mismo tiempo que hacía las señas pertinentes. Al menos, de nuevo, las esenciales—. Hacía tiempo que no podía hacerlo, y pues... por unos días, cualquier cosa que mate mis sentidos es muy bienvenido — o cualquier cosa que los sobresaturase. En un intento por evitar tragar absolutamente nada, Nana volvió a servirse otro vasito de sake y le ofreció otro a su acompañante. ¿No sería súper desagradable quejarse de que su atrofia a alguien que no podía usar la voz? No le parecía muy correcto quejarse de su hipersensibilidad al entorno a través de unos sentidos que no funcionaban del modo correcto. Además, tampoco es que pudiera explicarle por qué estaba comportándose como un niñato egoísta en plena convalecencia. No puede explicarle que le deprime estar lejos de su hermano y sus amigos, porque sin ellos es más fácil amargarse con cada misión que termina; porque conseguir matar a un demonio no significa que todo tenga un final feliz. Al menos, en esta ocasión, parece que nadie lamenta la muerte de la okasan—.  ¿Has podido dormir bien? ¿Te he despertado? ¿Cómo está el gatito? —le preguntó, consiguiendo esbozar una sonrisa más cordial y nada fingida. Lo cierto es que observar los gestos adormilados de Odasaku le parecían... ¿adorables?

, adorables.

Se sintió tentado a invitarle a entrar a su habitación, pero el recuerdo de sus armas descansando en el mueble de madera le sugirió que era muy mala idea porque suscitaría muchas preguntas que no le apetecía responder.  Y hacer la sugerencia a la inversa, era muy probablemente, doblemente descarado. Urgh, no había bebido lo suficiente para sentirse en paz con las emociones que estaban colapsando y pretendían explotar todas de golpe.
Invitado
avatar
Contacto:


Volver arriba Ir abajo

N08. New User
campo1 frase : I won't suffer, be broken, get tired or wasted, surrender to nothing.
Campo2 Mini imagen : —Every little thing [priv.Akash]|| [+18][FB]  Sin_tz28
Campo3 Experiencia : 1
Yenes : 0
Salud : 00
Espíritu : 00
Mensaje : 27

—Every little thing [priv.Akash]|| [+18][FB]  Empty Re: —Every little thing [priv.Akash]|| [+18][FB]

Mensaje por Akash Vie Ene 08, 2021 5:17 pm

Ahí estaba de nuevo esa sensación, mucho más mitigada que antes pero muy presente, tanto que conseguía desorientarlo y entorpecer su capacidad de respuesta. Akash siempre ha sido alguien de reacciones fluidas y certeras, no recuerda haber experimentado demasiados momentos en los que algo le hiciera dudar o… cuestionarse su actuación y comportamiento. Resulta un poco molesto, y en lugar de rechazarlo, lo que desea es, pues, todo lo contrario.

Desea abrazarlo, acaparar cada centímetro, la cercanía…

Toma el vasito con sake consiguiendo apenas contener cualquier acción repentina, porque Odasaku no desea romper la atmósfera tranquila de forma tan abrupta, no es un animal y se supone que prefiere hacer las cosas a un ritmo, uno que le está costando seguir. No sabe que su rostro esboza una sonrisa que, pese a que pretende verse desenfadada, parece contenida, casi podía confundirse con timidez. Le da un sorbo esperando que el sake tenga algún efecto apaciguador en su mente, lo que recibe no es nada que debería sorprenderle, después de todo, en sus siglos existiendo como demonio, sustancias como el alcohol o las drogas pese a que logran afectarle, lo hacen en una media muy diluida a la de un ser humano. Su metabolismo las asimila rápido, necesitando de mayor concentrado para prolongar los efectos. Sin embargo, ha notado que cuando come personas bajo la influencia de sustancias, los efectos duran más tiempo.

Al pensar en eso no puede evitar preguntarse qué pasaría si probara el sake directamente de la sangre del cazador. La idea lo sacude de tal modo que su lado racional tiene que darle un zape mental, alertándole de no perder el control, hacer cosas por impulso trae consecuencias, en su mayoría, malas para él. No le cuesta nada convencerse de que hacer cualquier acto precipitado también podría arruinar la posibilidad con la que se está dando el lujo de fantasear, muy a pesar de si la persona implicada es su enemigo natural. Los dulces se consumen rápido una vez los rompes, tú no quieres eso.

No sabe cuántos segundos ha pasado mirando a Nana como un niño al que le dejan caramelos a su alcance, pero en el momento que se da cuenta, parpadea y se lleva una mano a los cabellos, rascándose la parte de atrás. Pone cara de disculpa si lo dejó mucho tiempo hablando solo mientras seguía inmerso en sus pesquisas internas.

«Dormí como un tronco», le expresó con las manos, incluso en sus gestos, notaba que estaba siendo un poquito exagerado. Akash está demasiado ocupado intentando mantener la entereza como para darse cuenta de que en su actuación está siendo presa de lo que para una persona normal es un ataque de nervios. «Él gatito está dormido, jugó mucho en la noche hasta cansarse, su ojo está mejor, la medicina de Ikkiya le hizo efecto casi de inmediato», intentó ser breve, e incluso sintió que con las señas alargaba un poco los diálogos. Al darse cuenta de que su actuar estaba siendo raro, incluso para él, soltó un pequeño suspiro, pensó que para un humano no era tan raro proceder así en una situación habiendo una muerte tan reciente, y que el cazador podría entenderlo. Después de todo, Akash notaba que el sonido de Nana era ligeramente distinto a hace unas horas, similar al que tienen los humanos cuando están “tristes”, por ponerlo en un término simple para un demonio.

Odasaku se tomó el atrevimiento que le permitía ser un vagabundo desvergonzado y medio confianzudo para intentar algo que había visto en uno de sus tantos viajes, no es la primera vez que emula comportamientos que, desde sus propias limitaciones, percibe como ajenos y distantes, pero a veces considera oportunos por la situación. Pasó su mano por la cabeza de Nana en un gesto que pretendía ser fraternal y amigable, su idea era medio revolverle el pelo para ver si conseguía cambiar la frecuencia de su sonido… pero el contacto con las hebras lisas del azabache le trajo un mensaje completamente distinto a Akash, transportándolo al momento en que se afianzaba la parte posterior de la cabeza de Nana para…



Ni fue consciente de cuando sus dedos comenzaron a acariciarle despreocupadamente la piel de la nuca —¿cuándo descendieron tanto?— ni en qué momento su nariz rozó la del cabellos azabache en un gesto sutil y tortuosamente pausado mientras tenía los labios entreabiertos. Había tenido intención de reproducir un beso en la frente pero, el recuerdo y la proximidad le llevaron por un camino completamente diferente. A los labios.

Al diablo la contención y la precaución, le urgía probar de nuevo, y esta vez se encargaría de saborearlo como al más exquisito de todos los caramelos.
Akash
Contacto:
Ver perfil de usuario


Volver arriba Ir abajo

Invitado

—Every little thing [priv.Akash]|| [+18][FB]  Empty Re: —Every little thing [priv.Akash]|| [+18][FB]

Mensaje por Invitado Vie Ene 08, 2021 5:33 pm

Bien sabía el mundo que Nana había tratado de pensar en todas las cosas que se le pudieran ocurrir para poder recuperar la capacidad de pensar racionalmente, sacando el tema más insulso que se le había ocurrido. Pese a que, ciertamente, adoraba a los gatos; eran también un buen asesino de libido.

Los dioses sabían que lo había intentado.

Pero Odasaku no dejaba, esos gestos extraños, la cercanía que Natsuki  encontró rara pero que no negó, sobretodo cuando pasó a ser menos amistosa y con un amago más intimo del que parecía pretender el otro en un principio.

Sabía que estaba muy perdido, desde que había regresado a la okiya, ¿para qué lo había hecho?

Toda la pequeña racionalidad que pudiera quedarle desapareció en cuanto volvieron a besarse, la sensación de que sus sentidos estaban por colapsar regresó con más intensidad; una que cargaba con una electricidad placentera que le hizo soltar una suerte de quejido en el beso.  A ciegas, consiguió dejar el vasito de sake en el borde de la bandeja y, tras el pequeño y absurdo hito, se colgó del cuello de Odasaku, tirando de él para que se inclinase un poco más y él no tuviera que vivir de puntillas.

Maldita sea, ¿por qué se escuchaba tan dulce?

¿Por qué se sentía tan limpio y libre de ruido?

¿Por qué olía tan suave y extravagante?  Era una suavidad diferente, profunda con un sabor delicado y ácido, como un fruto del bosque. Una baya salvaje.

Se separó lo suficiente para poder marcar el contorno del labio inferior del vagabundo con la punta de su lengua y echó la cabeza hacia atrás en un intento frustrado de no expresar en el modo más vulgar que se le ocurría, lo extremo que le parecía él al tacto. Apenas había comenzado a tocarle y, sentía que iba a quedar insensible por mucho tiempo a otras personas.  No entendía y, no podía culpar al sake ni al opio que había inhalado muchas horas atrás, porque todo Odasaku le parecía tan sensual, tan apetecible.

Sobraba decir que, no había pasado media fracción de segundo cuando había vuelto a besarle, más insistente y curioso. El gusto no era su sentido más desarrollado, pero tampoco implicaba que no pudiera disfrutar de la sensación que se transmitía cuando su lengua rozaba una nueva zona, o casi mejor, cuando sentía a Odasaku hacer lo mismo.  Al principio, tras haberse colgado del cuello del vagabundo, había dirigido sus manos al cabello de éste, primero porque la sensación de sus dedos hundiéndose entre las hebras de él era agradable  y segundo porque era más fácil por la diferencia de alturas empezar a acariciar desde ahí. Ahora, mientras se asía de él con una mano, la que tenía libre había viajado dentro de una de las mangas de Odasaku y recorría su brazo, quizá porque lo último que había visto fueron esos tatuajes tribales, quería tocarlos.

Sus pulmones, los cuales había ignorado olímpicamente, le hicieron separarse de Odasaku para recuperar el aliento. ¿Lo hizo? A medias, porque mientras trataba de respirar habría preferido entretenerse dejando besos a lo largo de su cuello, sin querer contenerse aprovechó para sorber la piel de la zona y se detuvo en cuánto notó como empezaba  hacer algo de presión con los dientes.

Se sorprendió y casi asustó por el nulo auto-control del que estaba haciendo gala. Y sabía que debería abochornarse por estar pensando tan intensamente en lo mucho que necesitaban desnudarse, teniendo en cuenta que no solía asaltar a desconocidos. No era propio de un humano cívico y que sintiera el más leve respeto por las normas morales.

Al fin, Nana se sintió capaz de levantar la vista para mirar directamente a Odasaku. Su respiración más que entrecortada, podía notarse agitada, llena de excitación mal contenida. Su expresión ahora mismo era transparente, reflejaba sin pudor alguno todo lo que pasaba por su mente, todo lo que quería en ese momento y, por ello, se permitió hacer la pregunta que había tratado de evitar hacer desde el poco tiempo que llevaban en la terraza—: ¿Me dejas pasar a tu habitación, Odasaku? —sonrió, sintiéndose casi liberado al decirlo, ¿había sido lo suficientemente claro?  Nana, volvió a pasar los brazos por encima de los hombros del hombre y se puso de puntillas para poder acercarse lo más que pudo a él, sus labios apenas rozando el lóbulo de la oreja derecha del contrario—. Solo para ser claros y honestos,  ahora mismo, no hay otra cosa que me apetezca más, que seguir con esto —hasta no poder dar más de sí.
Invitado
avatar
Contacto:


Volver arriba Ir abajo

N08. New User
campo1 frase : I won't suffer, be broken, get tired or wasted, surrender to nothing.
Campo2 Mini imagen : —Every little thing [priv.Akash]|| [+18][FB]  Sin_tz28
Campo3 Experiencia : 1
Yenes : 0
Salud : 00
Espíritu : 00
Mensaje : 27

—Every little thing [priv.Akash]|| [+18][FB]  Empty Re: —Every little thing [priv.Akash]|| [+18][FB]

Mensaje por Akash Vie Ene 08, 2021 5:59 pm

No alcanzaba a recordar cuando fue la última vez que se sintió tan atraído sexualmente por un humano, y si había tenido la misma intensidad que ahora. Lo que tiene llevar muchos decenios existiendo implica que olvides mucho, incluso en la forma de vagabundo se suele sugestionar a dejar ir detalles de sus viajes y aventuras, reteniendo sólo lo que considere relevante.

Estaba seguro que esta noche no la iba a olvidar, y se encargaría de que Nana no lo hiciera tampoco.

Porque lo que le está haciendo sentir es tan, tan embriagante y delicioso como la más hechizante melodía que sus sensibles oídos hubiesen captado. Lo deja claro cuando al separarse del primer beso suelta un suspiro, permitiendo que su voz brote con una nota lánguida y placentera. Su expresión es ligeramente atontada, pero se agudiza en cuanto se da una repetición mucho más larga e íntima de ese primer tercer beso. En esa vez Odasaku es más inquisitivo y curioso, explora sin pudor la cavidad contraria, en reiteradas ocasiones acariciándole la lengua. No recordaba que un acto tan simple entre humanos causara tanto deleite. Procuraría no olvidarlo.

No le sorprende descubrir que sus brazos actuaron en automático de nuevo, rodeaba a Nana de la cintura en una postura medio inclinada, pero al mismo tiempo, la intención de descender un poco más abajo estaba, como queriendo elevarlo a su altura en la menor oportunidad que se le diese. Si hubiese sido por él, habría terminado todo en el mismo sitio, pero la pausa de Nana, justa y necesaria, le recordó al vagabundo que los humanos no acostumbraban a copular en espacios abiertos, dónde otros puedan ver. Por dentro Akash suspiraba con un atisbo de hastío ante lo que consideraba una contradicción, en sus tiempos estaba bien visto que se hicieran ejecuciones públicas, muestras de tortura y cosas horrendas, en cambio, algo tan natural como el deseo de dar o recibir placer de otro debía ser siempre donde nadie pudiera verte. Le bastó con mirarlo de reojo para que se le pasara ese micro-instante de molestia, eso y que su voz tan cerca de su oído…

Si tan solo no te escucharas tan bien…, pensó mordiendo la parte interior de su labio inferior, pequeño gesto de contención antes de dedicarle una sonrisa levísima que decía más que cualquier palabra. Nada le daba más gusto que complacerle en ese momento.

Deslizó el brazo derecho por detrás de las piernas del contrario, y con el otro se valió para terminar de hacer lo que había pretendido inconscientemente, alzarle en una suerte de postura de bebé koala. Sabía que Nana podía llegar por sí mismo, que el gesto sobraba, pero Odasaku era el que hacía cosas porque quería y le nacían en el momento, además de que poder observar el rostro del cazador en esa perspectiva acabó siendo de su agrado como sospechaba. Sus ojos dorados no necesitaban aprovechar la luz nocturna para detallar las facciones finas, neutrales, limpias y hermosas, pero sabía que en la oscuridad se percibiría diferente y, deseaba quedarse con ambas perspectivas. Se estaba comportando de forma avariciosa, comenzaba a demostrarlo a medida que dejaba uno que otro beso sobre el cuello de Nana.

No se le ocurrió pensar que al otro le parecería raro que no le costara mucho moverse de ese modo con el peso de una persona de por medio, hace bastante rato que dejó de pensar como tal. El máximo cuidado que reservaba era el dejarse descansar sobre el futón, quedando sentado, permitiendo a su compañero reposar sobre él a horcajadas.

Sin una pausa más volvió a su cuello, respiraba entrecortadamente entre cada beso y succión desde la unión con el hombro hasta detenerse en las clavículas. Una de las manos del vagabundo buscaban con un gesto casi desesperado deshacerse del nudo que mantenía la ropa junta, mientras la otra tiraba un poco de la tela para descubrir más piel del lado que se dedicaba a besar y lamer. Le gustaba el sabor, claro que le iba a gustar si es un humano, lo normal sería comérselo, por ello no era extraño que a veces, Akash tuviese que regañarse a sí mismo cuando sentía que la intensidad de lo que ya se estaban volviendo mordidas muy regulares en el pecho corrían peligro de no parecer las de un humano. Además, daba fe que si llegaba a probar su sangre acabaría volviéndose más salvaje de lo que ya se sentía.

Como Odasaku no tiene modo de comunicar su propia excitación con palabras —y usar señas en ese momento es imposible y fuera de discusión— prefiere dejar que sea su cara, sus ojos, la parte más expresiva de su persona, y el asomo de su voz quienes lo dejen claro.
Akash
Contacto:
Ver perfil de usuario


Volver arriba Ir abajo

Invitado

—Every little thing [priv.Akash]|| [+18][FB]  Empty Re: —Every little thing [priv.Akash]|| [+18][FB]

Mensaje por Invitado Vie Ene 08, 2021 6:09 pm

No recordaba cuando había sido la última vez que había perdido de tal modo su capacidad de raciocinio y, en aquel momento, tampoco le importaba en absoluto. Había apagado cualquier vocecilla que estropease la situación, cualquier duda o detalle extraño. Era, además, difícil concentrarse cuando el corazón latía desbocado y todo su cuerpo reaccionaba tan gratamente a lo que hacía Odasaku.  En su mente flotaba el típico ¿por qué? Y cada vez que trataba de concentrarse y buscar algún tipo de respuesta, el vagabundo hacía algo que le hacía perder el hilo. Además, ¿por qué importaba?

Lo que  en un principio le había sorprendido, era lo mucho que se excitaba por un par de mordidas. Las últimas, más intensas, le habían arrancado varios gemidos que sin duda dejarían claro a sus vecinos qué era lo que estaba ocurriendo en la habitación. Una de sus manos se había asido de la nuca de Odasaku, dónde hundía los dedos con fuerza en un intento de no soltar todas las malas palabras que se le venían a la mente cuando algo le gustaba demasiado. ¿Por qué razón lo único que se le ocurría era maldecir?  

En algún momento, Nana se sintió apretar los muslos contra los costados del vagabundo, como si aquello le diera un mejor impulso para tomar aire. Una bocanada muy profunda de aire y, después, con una más aparente facilidad; se tomó tiempo para quitarse el yukata y luego hacer lo mismo con el contrario. Lejos de hacerlo rápido y con la misma cuasi-violencia que había usado en los baños, Nana se dedicó a quitar la tela que cubría el cuerpo del otro sin prisa; casi relamiéndose ante cada centímetro de piel que conseguía exponer y que  ahora podía recorrer con más libertad.  No apartó los ojos de su labor hasta que  sus manos  se detuvieron en las caderas ajenas.

Con una ceja arqueada y, componiendo una expresión que casi parecía burlona, en silencio Nana acepta que todos los planteamientos y cuestiones sobre lo que podría hacer en aquel momento si eran más importantes que lo que pudiera haber estado pensando antes. En un gesto medio frustrado se mordió el labio inferior y terminó diciendo, en un casi susurro—: Sería menos complicado hacer una lista de lo que no quiero hacerte —¿porque..., qué era lo que no le haría en ese momento?  Había algo en él que  parecía mantenerle hechizado, y apenas parecía molesto por ello. Cuando perder el control era uno de los mayores temores del cazador.

No estaba siendo nada racional, y no le estaba molestando en lo absoluto.

Volvió a besarle, profundamente y con una necesidad que casi le resultaba desesperante. Todo él era una explosión a los sentidos de Nana, una increíblemente placentera. Mejor que las otras veces que había conseguido experimentar algo parecido.  ¿Por qué olía tan bien? No sabía que era lo que exudaba Odasaku pero parecía ser algo que estupidizaba sus sentidos. Y cuánto más tocaba, más se perdía. Succionando sólo en su justa medida el labio inferior del otro,  lo suficiente para poder volver a explorar su boca sin algún accidente provocado por el ansia y la torpeza.

Sus manos, que seguían en acariciando los costados del vagabundo, fueron trazando pequeños círculos, descendiendo hasta la cadera y el bajo vientre, hundiendo los dedos y ejerciendo presión suficiente como para que sus sentidos atrofiados llenasen los oídos de Nana de un tacto lleno, con un olor profundo, dulce e intenso que llenaba sus oídos y conseguía que su cuerpo casi temblase de la anticipación. Había algo en todo eso que resultaba casi fastidioso, si no era capaz de bajar la intensidad a todos los estímulos que recibía, iba a empezar muy rápido y muy fuerte.
Invitado
avatar
Contacto:


Volver arriba Ir abajo

N08. New User
campo1 frase : I won't suffer, be broken, get tired or wasted, surrender to nothing.
Campo2 Mini imagen : —Every little thing [priv.Akash]|| [+18][FB]  Sin_tz28
Campo3 Experiencia : 1
Yenes : 0
Salud : 00
Espíritu : 00
Mensaje : 27

—Every little thing [priv.Akash]|| [+18][FB]  Empty Re: —Every little thing [priv.Akash]|| [+18][FB]

Mensaje por Akash Vie Ene 08, 2021 6:38 pm

Sí que es hermoso..., no se le ocurrió en el momento un mejor adjetivo para describir lo que veía una vez que Nana terminó con la tediosa labor de quitarse la ropa que él, tan torpemente, había intentado casi arrancarle. La piel expuesta no revelaba nada que él no hubiera visto antes en los baños comunitarios, pero para él era como la primera vez que le veía, de verdad, desnudo. Estaba tentado a pasar sus dedos esmaltados de negro sobre la cicatriz del pecho, pero acabó desviándose hacia la parte central de la línea de los bíceps, descendiendo por la zona abdominal en una caricia larga y casi superficial, expectante.

Odasaku todavía sostenía una mirada veladora en lo que hacía cuando escuchó que Nana susurraba algo, los ojos dorados volvieron al rostro del otro y su respuesta se dio en forma de una amplia sonrisa, honesta y totalmente desvergonzada, traía con ello la pregunta retórica de si había algo que le retuviese y la certeza de que le gustaría conocer lo que contenía aquella lista imaginaria. Se olvidó de ello cuando volvieron a besarse, ladeó el rostro para poder cavar en la boca contraria con mayor facilidad, escapándose en ocasiones de muy breves pausas suspiros de pura complacencia. Le encantaba el sabor de Nana, no tenía nada que ver con el aderezo del sake y comenzaba a sospechar que tampoco con el hecho de que, a fin de cuentas, estaba saboreando a otro humano de un modo distinto.

Se le escapó un gemido algo cavernoso, teniendo que separarse por breves instantes de los labios contrarios por la pequeña irrupción que provenía de su bajo vientre, le recorría una corriente agradable allí abajo, lo demostraba también la forma en que se arqueaba su espalda baja y la forma sugerente en que la pelvis se inclinaba contra el resto del cuerpo del cazador, cómo si estuviese anticipándose. Con los labios ligeramente entreabiertos, Akash lo miró con tal intensidad que ni se preocupó por el detalle de los ojos brillantes, enseguida volvió a retomar el sofocante beso dónde se había quedado, y cuando no pudo seguir porque le urgía probar otra cosa, descendió deteniéndose un momento en la barbilla de Nana, dónde dejó una suave mordida, otra más pronunciada y con ferocidad contenida acabó en su cuello. El deseo de probar la sangre seguía allí, presente, pero también la cautela de no querer arruinarlo sin siquiera saborear el final.

Akash llevaba un rato preguntándose a sí mismo por qué se estaba obligando a ralentizarse —entre otras cosas—, porque eso no hace más que incrementar su ansia, y va a acabar volviendo a correr peligro de ser incapaz de controlarse a duras penas para seguir aparentando una humanidad que no posee, y eso es lo más tortuoso de todo. Entonces, se responde como lleva rato haciendo, que darle rienda suelta a todo de una vez era igual o más peligroso y probable que todo lo anterior, y lo que es peor, hará que el momento se consuma más rápido.

En lo que marca nuevamente la piel de Nana con otra mordida en el lado derecho del pecho, sorbiendo la piel entre unos dientes contenidos y ansiosos, las manos del vagabundo han encontrado su camino por la piel de la espalda, una de ellas desciende desde la nuca por toda la línea de la espina dorsal deteniéndose unos momentos en abarcar la espalda baja en trazos curiosos e irregulares. Suelta otro suspiro de gusto por el sabor de la piel y el tacto tan inesperadamente suave, la mayoría de las áreas conservan eso, al menos, las que ha ido explorando con el pasar de los segundos. ¿Será igual o más suave dentro?, pensarlo le provocó un estremecimiento, no supo ni cuando su diestra se adelantó a su propio pensamiento, acariciando uno de los glúteos codiciosa y sin pudor, desviando los dedos más largos a la zona interior tan solo para palpar lo más superficial que podía sin adentrarse más. Suave, sigue siendo suave....
Akash
Contacto:
Ver perfil de usuario


Volver arriba Ir abajo

Invitado

—Every little thing [priv.Akash]|| [+18][FB]  Empty Re: —Every little thing [priv.Akash]|| [+18][FB]

Mensaje por Invitado Vie Ene 08, 2021 7:05 pm

En alguna parte de su mente, quedaba un reducto de pensamiento lógico que antes de desaparecer por completo dejó un pensamiento flotar, inamovible y que le perseguiría en los días que llegarían cuando fuese capaz de razonar. Te vas a arrepentir. Pero en aquel momento, Nana poca atención podría prestar a su parte racional.  Su propia voz le ensordecía cualquier otra cosa que no fueran ellos dos, lo aislaba de otros olores, preocupaciones y lo que antes habían sido ganas de enviarlo todo a paseo.

Había algo de hipnótico en el deseo que ahora experimentaba, curioso y embriagador. No tenía la necesidad de pensar, ni de preocuparse. Se dejaba ser y se permitía olvidar las contenciones para comportarse como un humano normal, ¿normal?

¿Alguna vez lo había sido?

El cazador se muerde el labio inferior, y aunque no imprime tanta fuerza, es suficiente para enfocar un poco más lo que hace. Sus labios se habían hinchado ligeramente  y como el resto de su cuerpo, se encontraban especialmente sensibles. Sus ojos parecían haberse quedado clavados en el cuerpo del otro, apreciando el cambio en la postura  de Odasaku.

«Urgh... a quien pretendo engañar» Nana cerró los ojos, intentó respirar por la boca en cuanto sintió la última mordida; el aire pasó entre sus dientes con dificultad. Esa no iba a poder ser la primera y última vez, si pretendía hacer realidad su lista imaginaria; sus sentidos tenían que adaptarse al otro y, no sería algo que lograría esa noche con la hipersensibilidad que arrastraba.

Tampoco es que fuese un sacrificio intentar repetirlo.

Los dedos del otro ejerciendo la más leve presión en su entrada provocó una reacción en cadena que no hizo más que acrecentar el ansia por acelerar lo que Nana había tratado de aplazar. Su mente no pensaba. No era racional. No quería pensar, ni esforzarse en pretender. Quería sentir más, y quería averiguar que pasaría con él. Lo único que le molestaba de la situación era, la duda de no estar seguro. Al fin y al cabo, y hasta dónde sabía Nana, no había muchas personas con la capacidad de sentir el mundo como él lo hacía.

Para espantar un pensamientos que no le interesaba tener, se concentró en mantener firmes sus caderas y evitar terminar el movimiento que habían comenzado a hacer, echándose un poco hacia atrás y  forzar lago más ese punto de fricción. Comprendía las reacciones de su ahora desbocado y descocado instinto básico; ¿si aquello le gustaba, para qué detenerse? ¿Por qué conformarse con un poco si podía tener más?

En ese momento, Nana se sintió más cerca del humano común que de costumbre. Egoísta, descarado, necesitado y hasta cierto nivel, muy estúpido.

Notó como dejaba caer su frente, ya perlada por una fina capa de sudor, contra el hombro de Odasaku. Volvió a permitirse dejarse atontar por lo que su sonido, su olor y su tacto provocaban en él ; no fue consciente del suspiro ensimismado y complacido que dejó escapar con ello.

Desvió la mirada, recorriendo con  lentitud el cuerpo del peliblanco, sus dedos volvieron a recorrer parte de los tatuajes tribales que decoraban su piel. Ninguno de los gestos que hubiera podido hacer Nana a lo largo de su vida podrían describirse como bruscos,  no era algo que hiciera aposta; habiendo crecido con gente que exudaba elegancia era normal que él hubiera terminado como ellos.  Dejó otra caricia en el bajo vientre del otro, antes de dirigir su atención a su miembro.  Hasta el momento había decidido ignorarlo, creyendo ilusamente que en cuanto hubiera pasado más tiempo para que sus sentidos se adaptaran; pero en vista de que eso no iba a ocurrir, mejor aprovecharlo.  No había sido muy consciente del momento en que se había detenido para lamerse la mano, pero lo notó enseguida en el tacto húmedo que ahora tenía y en la misma reacción en la piel contraria en cuanto  comenzó a explorar la zona que había estado ignorando tan activamente hasta el momento.  La posición en la que se encontraban, no le permitía abarcar toda la zona con libertad, pero aún así, Nana siguió con su primera intención y empezó con caricias circulares en los testículos;  la punta de sus dedos se hundían en las zonas que él sabía adecuadas. Tomándose su tiempo y, por supuesto, buscando la manera de poder ayudar a Odasaku a saturarse tanto como él.
Invitado
avatar
Contacto:


Volver arriba Ir abajo

N08. New User
campo1 frase : I won't suffer, be broken, get tired or wasted, surrender to nothing.
Campo2 Mini imagen : —Every little thing [priv.Akash]|| [+18][FB]  Sin_tz28
Campo3 Experiencia : 1
Yenes : 0
Salud : 00
Espíritu : 00
Mensaje : 27

—Every little thing [priv.Akash]|| [+18][FB]  Empty Re: —Every little thing [priv.Akash]|| [+18][FB]

Mensaje por Akash Vie Ene 08, 2021 7:19 pm

Como demonio, Akash estaba más familiarizado con el placer de devorar humanos, de satisfacer el hambre visceral con la que todos los de su especie vienen programados —y debido a ello son perseguidos y purgados por los cazadores— que con el simple y llano placer carnal que tiene su raíz en unos órganos que, pese a que la mayoría de sus funciones se mantienen, técnicamente ya no son necesarios, ya que ellos se reproducen por la sangre. Hasta dónde alcanza su memoria, no había tenido la más mínima necesidad de probar cómo resultaba la cópula con otro humano, o demonio. El hambre y el deseo de satisfacer sus metas se llevaban la mayor parte de su atención.

Al menos hasta este momento.

Por eso no le pareció extraño que la corriente placentera naciendo desde los sensibles puntos que, con maestría y sutileza tanteaba Nana, lo dejaran estupidizado por un rato que se le antojó eterno, en dónde sólo podía escucharse gemir de puro gusto y por debajo, la respiración jadeante de Nana muy cerca de su cuello.

Habiendo perdido de momento el hilo de todo, en general, incluso de la contención que mantenía para no dar muestras de detalles nada propios de un humano, Akash llevó sus manos a los lados y las aferró sobre el cobertor, hundiéndolas hasta la colcha del futón con fuerza. Se suponía que los demonios no necesitan respirar, aunque por muchas razones se lo permitían —comodidad, apariencia— y él no entendía por qué de repente esa necesidad de aire se volvía tan vital, era incapaz de dejar de jadear, de sentirse vibrar en una frecuencia hasta ahora desconocida para él.

Se sentía extraño, delicioso y al mismo tiempo era una vulnerabilidad que debería colocarle en alerta por el mero instinto de supervivencia de todo ser vivo, pero sucedía todo lo contrario. Deseaba quedarse a merced de eso, que lo llevara a dónde quería, que lo arrastrase de ser preciso.

Nunca había comprendido el fetiche de otros demonios por mezclar el sexo con la comida, o viceversa, y aunque después de la experiencia Akash seguiría prefiriendo mantener las dos cosas separadas por cuestiones de su criterio, admitiría que la tendencia de depravar en un baile de dos cosas completamente opuestas, pero oscuramente similares, resultaba hasta cierto punto comprensible. No es que no deseara comerse a Nana en ese preciso instante, pero también quería que hiciera lo mismo con él.

Toda aquella experiencia estaba resultado muy extraña, eso concluiría después, por ahora sólo tenía espacio para acciones y reacciones, todas bastante lejos de una razón ya abandonada y una contención que cada vez se alejaba más de él.

Le regaló una levísima y libidinosa sonrisa, sin saber a qué venía a cuento, le dejó un beso sobre la frente sudorosa, justo como pensó hace poco hacer, antes de la química sexual hiciera un desastre con su cerebro.

La forma en la que comenzó a humedecerse los dedos con la propia saliva fue todo lo sugerente que Odasaku se permitió en ese estado medio ido y poco contenido, todavía guardaba una minúscula parte de entereza para no arremeter a lo loco contra el pelinegro, pequeña comprensión que asimiló después de ver a Nana hacer lo mismo antes. Los humanos no son como los demonios, si los hieres o se rompen, pueden sanar muy lento o no sanar y morir. Por eso aceptaba esa preparación como necesaria. Y aunque por otro lado, resultaba muy placentera, también lo inflamaba y acrecentaba la urgencia de consumar.

Soltando un suspiro bastante sonoro, retomó la postura de antes rodeando a Nana con ambos brazos, se valió de una mano para ir acariciando uno de los glúteos igual que la primera vez, sólo que con la diferencia de que esta vez no se conformaría sólo con acariciar la entrada. Entre caricias circulares en el alrededor, cual espiral, fue haciéndose espacio hasta dentro, y a medida que avanzaba con el mismo ritmo que no apremiaba pero tampoco se detenía, presionaba más el labio inferior que llevaba rato mordiéndose. El tacto era suave, cálido y apretado, lo mejor era cuando la sensación resbaladiza le permitía comprobar hasta dónde era capaz de llegar.



Nunca creyó que cultivaría todavía más su paciencia y templanza, y que lo llegaría a hacer de este modo.
Akash
Contacto:
Ver perfil de usuario


Volver arriba Ir abajo

Invitado

—Every little thing [priv.Akash]|| [+18][FB]  Empty Re: —Every little thing [priv.Akash]|| [+18][FB]

Mensaje por Invitado Vie Ene 08, 2021 7:57 pm

¿Era extraño sentirse tan desesperado cuando no era la primera vez que tenía sexo?

Natsuki hubiera deseado atribuir la sensación que iba comiéndose el resto de emociones a la pura impaciencia de alguien que llevaba tiempo haciendo caso omiso a la búsqueda de su propio placer. Olvidarse de sí mismo era fácil cuando se obligaba a poner por delante todo lo que se suponía que era más importante: onis, humanos, su hermano. Su madre, sus promesas.

Y sin embargo la facilidad con la que había decidido desechar esas preocupaciones y responsabilidades, ese desespero que le estaba colmatándo, sólo porque una parte muy visceral de él quería consumir toda la experiencia en ese mismo instante y condensarla. Condensarla de tal modo que pudiera retenerlo y sentirlo como algo más que un corto periodo de una noche aleatoria que podría no llegar a repetirse.

Quería capturar un momento efímero con tanto frenesí que entendía perfectamente que no sólo deseaba sentir todo el placer que no creía que pudiera sentir en mucho tiempo después; quería que aquel contacto cálido, cuasi desquiciado, frenético y en algunos momentos un poco raro permaneciese impreso en él el tiempo suficiente para que sus sentidos lo pudieran registrar y volverlo familiar.

No podía decir, Natsuki, que no hubiera tenido encuentros parecidos con otros cuasi desconocidos; no le avergonzaba en absoluto llegar a admitirlo y sin embargo en aquella ocasión, él mismo se sentía en algunos momentos cohibido por lo precipitado que había sido.  No entendía, aún, la diferencia que tenía Odasaku de otros que Natsuki ya ni recordaba; y sabía que sería imposible olvidarse de esa química entre ellos que nublaba tanto sus sentidos.

Nana nunca había sido de morder.  En los dientes sus sentidos no reaccionaban igual que en el resto del cuerpo, por lo que prefería tocar, algo que había dejado obvio, en ningún momento había dejado de hacerlo aún si ahora en ese espacio en concreto se hubiera limitado a masturbarle. Sin embargo, su movimiento se había ralentizado considerablemente, su frente ahora estaba pegada al hombro del peliblanco y volvía a respirar, con cierta dificultad.

No podía concentrarse, no recordaba la última vez que sus sentidos atrofiados le hubieran provocado marearse de tal forma, que le hubieran hecho sentirse una argamasa de emociones explosivas que pedían más. Y él no podía más.  

Estaban más que listos, y Nana no podía fingir que estaba lo suficientemente sobrio para aguantar más aquel nivel de tortura. Su piel ya se había erizado por la anticipación, su cuerpo que hasta ahora había reaccionado en pequeños movimientos, buscando poder saturar aún más su sentido del tacto. Había sujetado con suavidad la muñeca de Odasaku, haciéndole entender que podía sacar los dedos. Si quería hacerlo, debía ser ahora; que aún tenía la certeza que iba a ser capaz de no perder el conocimiento después.

Me moriría de la vergüenza —soltaría en un murmullo, en lo que ajustaba mejor su posición y con mucho cuidado dirigiría al otro para que pudiera ir entrado en él, despacio. Al menos esa sería su intención hasta que, al final, pudo sentarse sobre él.

La sensación que le invadió, como venía siendo usual en aquella noche, volvió a colmatar sus sentidos y le sobrevino el impulso estúpido de comenzar a maldecir, impulso que contuvo mordiéndose el labio y contemplando la posibilidad de comenzar a recitar mantras.

Había perdido por completo la cabeza, lo supo con certeza cuando tras un momento de calma, volvió a sentir que esa sensación frenética que no le permitía detenerse. Con templar las cosas con más sosiego o racionalidad.

¿Era extraño sentirse tan desesperado?
Invitado
avatar
Contacto:


Volver arriba Ir abajo

N08. New User
campo1 frase : I won't suffer, be broken, get tired or wasted, surrender to nothing.
Campo2 Mini imagen : —Every little thing [priv.Akash]|| [+18][FB]  Sin_tz28
Campo3 Experiencia : 1
Yenes : 0
Salud : 00
Espíritu : 00
Mensaje : 27

—Every little thing [priv.Akash]|| [+18][FB]  Empty Re: —Every little thing [priv.Akash]|| [+18][FB]

Mensaje por Akash Vie Ene 08, 2021 8:22 pm

Hasta Akash se sorprendió de lo natural que fue entrar.

Soltó una suerte de jadeo profundo, casi gutural, que terminó en un suspiro suave, sonaba como alivio. No sabía por qué, pero sentía la boca más húmeda que momentos atrás, cómo si la engañosa hambre quisiera volverse real o sólo pretender serlo mientras buscaba la manera de satisfacerse. Lo asociaba con el hormigueo constante en el vientre bajo y ahora, el calor aglomerado dentro, todas sensaciones que sólo incrementaban el ansia, de algo que parecía no encontrarse satisfecho.

Era tan voraz, tan visceral, tan animal, resultaba difícil no confundirlo con el hambre después de pasar muchos días sin comer. Por suerte comenzaba a diferenciarlo, a marcar un límite que resultaba más fácil de mantener en la medida que sus sentidos aprendían a discriminar, y, más importante, su cuerpo sabía mejor que él lo que necesitaba sin pensarlo.

No quería decir que dejaría pasar la oportunidad de probar la piel del otro si la tenía al alcance, morder seguía siendo tan placentero como besar, como tantear en el interior con un empujón leve. Escondía el rostro en el hueco del cuello de Nana, así pasó unos pocos segundos de tranquilidad antes de besar la unión con el hombro y sorber, para acabar mordiendo. Sin contar que llegaría a presionar tan fuerte debido a la intensidad con la que empezaba a moverse que un sabor con el que estaba muy familiarizado se deslizaría por sus papilas gustativas.

El hierro de la sangre sólo inflamó más las cosas, el vagabundo rodeó con ambas manos las caderas de Nana y convirtió el impulso en movimientos más precisos que se inclinaban contra el contrario con la absurda y muy comprensible necesidad de estar más, más y más dentro, de estrellarse contra los límites, absorber el impacto en forma de descargas que llenaban y, paradójicamente, aumentaban el deseo de más.

Akash ya no estaba seguro —ni le importaba mucho— si se estaba escuchando como un humano o cómo el monstruo que es, sabía que ya no iba a detenerse hasta acabar, hasta que estuviese satisfecho, hasta que estuviesen tan llenos el uno del otro que nada similar llegaría a ser ni la mitad de lo apetecible de esto. No sabía que haciendo esto dejaría una marca y se marcaría a sí mismo, y no tenía nada que ver con las mordidas que dejó antes. Tampoco es que le importara en aquel momento.

Si pasaron segundos, minutos, o la eternidad misma, no sería consciente de eso sino hasta mucho después de terminar. Casi no se daba pausas entre un roce y otro, en las pocas sorbía los labios de Nana porque, a diferencia de los humanos él no necesitaba respirar, y en ese momento no tanto como toda esa clase de contacto placentero. No tardó en alcanzar ese punto en que la única contención que podía permitirse era la de no imprimir fuerza que pudiese destrozar nada, y eso ocupaba todo el raciocinio que pudiese quedarle.

Ah, ojalá pudiera hacerte saber lo bien que se siente, lo bien que te sientes. No pensó que esta sería de esas pocas ocasiones en las que desearía poder hablar.
Akash
Contacto:
Ver perfil de usuario


Volver arriba Ir abajo

Invitado

—Every little thing [priv.Akash]|| [+18][FB]  Empty Re: —Every little thing [priv.Akash]|| [+18][FB]

Mensaje por Invitado Lun Ene 18, 2021 4:12 pm

Era la primera vez que veía lo que sentía, no estaba seguro si la saturación a todos sus sentidos había llevado su atrofia a otro nivel y tampoco le importaba. Era difícil expresar siquiera con palabras la plenitud que uno podía sentir cuando los sentidos trabajaban de manera individual y, al mismo tiempo, como uno solo. Probablemente, era una de las pocas ventajas que tendría Nana con aquel tipo de enfermedad. Aquella podría ser, sin duda, la ocasión en la que había sentido tal grado de satisfacción con otra persona.

Su mente, en algún momento, siempre viajaba a cuestiones que para otros podrían ser triviales en momentos como aquel. ¿Cómo preocuparse por la higiene cuando el sexo, en sí mismo, era de todo menos higiénico? Esta, era muy probable la única vez que Natsuki no habría pensado en ello.

Estaba completamente en blanco. Como Odasaku simplemente se había permitido dejarse llevar y regodearse muy salvajemente en  las sensaciones que nacían y expolió para su disfrute. Ojalá hubiera podido dar al menos la mitad de lo que él había experimentado. Debería haberse preocupado en el momento que escuchó el hierro característico de su sangre, pero cualquier atisbo de alarma había desaparecido en lo que su mente se deshacía en estallidos. No sabía si le dolía el costado, si le gustaba la presión que ejercía sobre él. Disfrutaba de como su cuerpo se saturaba y, como siempre ocurría con las cosas que le eran adictivas, pedía por más.

En algún momento, creyó ver colores dónde Odasaku tocaba, en la estática que los rodeaba. Y en las palabras y sonidos entrecortados que trataba de emitir y  que se superponían unos a otros.

Y durante un tiempo impreciso, del cual no hubiera podido calcular ni de forma abstracta, todo en cada uno de sus sentidos fue Odakasu y  a ello le precedió un plancentera y absoluta inmensidad.

Cuando su propio cuerpo le permitió ser un poco consciente de lo que ocurría a su alrededor, Natsuki casi sintió derretirse, a falta de encontrar una mejor palabra para describirse. Le pareció curioso que las zonas que deberían sentirse adoloridas, fuese por agarres quizás más fuertes de lo debido, mordidas muy intensas y otras cosas; desprendían un olor agradable que llegaba a sus oídos como notas melosas y primaverales que se tornaban suaves. Sabía que cuando se despertase iba a tener que dar las gracias de que había llevado consigo la medicina para el dolor de las heridas que técnicamente debería estar sanando.

Debería sentirse muy avergonzado por su actitud, algo que era evidente que no sentía lo más mínimo por la expresión atontada y satisfecha que tenía.

Intentaba recuperar el aliento, y asegurarse de que esa saturación no le llevase a quedarse fuera de combate al instante; pero a Natsuki tampoco se le ocurría que decir que no fuese a romper la atmósfera agradable que había quedado, así que un poco a ciegas, movió de forma lánguida una de sus manos hasta que reposó sobre la cabeza de Odasaku, le acarició muy suavemente, hundiendo y enredando los dedos entre los mechones blancos de su largo cabello. Que raro era.

Qué personita tan extrañamente fascinante a sus sentidos y para él.
Invitado
avatar
Contacto:


Volver arriba Ir abajo

N08. New User
campo1 frase : I won't suffer, be broken, get tired or wasted, surrender to nothing.
Campo2 Mini imagen : —Every little thing [priv.Akash]|| [+18][FB]  Sin_tz28
Campo3 Experiencia : 1
Yenes : 0
Salud : 00
Espíritu : 00
Mensaje : 27

—Every little thing [priv.Akash]|| [+18][FB]  Empty Re: —Every little thing [priv.Akash]|| [+18][FB]

Mensaje por Akash Jue Ene 28, 2021 1:24 pm

El roce en sus cabellos le sacó lentamente del ensueño dónde se encontraba sumergido después de haber alcanzado el clímax, su rostro llevaba un rato reposando en el hueco que se unían el cuello y el hombro, mirando sin mirar las zonas que muy pronto lucirían rojas o un poco amoratadas por las rudas caricias de las que era responsable. Un rastro de sangre llamó su atención al momento de removerse, venía de la herida del cuello, la misma que ahora, sin pensar en lo descarado que podría ser aquel gesto, se dedicaba a limpiar con la lengua para darle una última probada a la sangre del cazador. Se iba a grabar ese sabor y después sería un problema.

Levantó la cabeza con lentitud, ofreciendo una pequeña sonrisa, estupidizada, nada pudorosa y muy satisfecha sonrisa. Soltó un suspiro y se concedió el capricho de permanecer así, contemplando a Nana, con la mente en blanco. Hacía mucho tiempo que pasaba un lapso tan eterno sin tener nada qué pensar, y se sentía bien.

Con lo agradable de la atmósfera creada gracias a la extraña química entre ambos, a Odasaku no le costó nada relajarse lo suficiente para retirarse sin problemas y acomodarse, acomodarlos de un modo más agradable. Él se sentía bien, una agradable plenitud le hacía sentir el cuerpo liviano, flotando en una nube; sin embargo la oscuridad no ocultaba la realidad de sus ojos, había abusado del cuerpo seudo convaleciente de Nana, después de aquella sesión el dolor pasaría sus facturas. Los seres humanos eran así de frágiles.

Al pensarlo sintió una pequeña molestia consigo mismo, se evaporó casi al instante de conseguir recostarse en el futón de modo que el pelinegro descansara en una postura más cómoda. Alcanzó el cobertor allí dónde quedó y lo usó para cubrirlos a ambos, junto al desastre que quedó debajo, dónde sus manos atravesaron la colcha dejando motas de algodón desperdigadas.

Largó un bostezo antes de acurrucarse contra el otro rodeándole con un brazo, sin preguntar si acaso estaba bien después de semejante sesión de ejercicio. No lo encontró extraño, sino al contrario, aquel capricho se le hizo familiar y agradable, buscar algo de calor corporal en ese estado.
Akash
Contacto:
Ver perfil de usuario


Volver arriba Ir abajo

—Every little thing [priv.Akash]|| [+18][FB]  Empty Re: —Every little thing [priv.Akash]|| [+18][FB]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado
Contacto:


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.