Kimetsu No Yaiba:悲しみに囚われた
Fall of the Heavens

T

e damos la bienvenida a Kimetsu no Yaiba: Fall of the Heavens. ¡Esperamos que tu estadía sea grata! No olvides dar click en los links mostrados abajo, para poder guiarte con más facilidad.

01
Bienvenido
Invitado
03Navegación
02EnlacesDesplegar lista
Afiliados悲しみに囚われた
00/30Élite
00/18Directorios
00/18Hermanos
Agradecimientos a Necromancer Codes y Carhartl, por JS Cookie. reditos: Las imágenes utilizadas no nos pertenecen, créditos a sus respectivos autores. Rol basado en el universo de Kimetsu no Yaiba. Agradecimiento especial a Mayu, Sky y Kaonashi.
Diseñado por Entourage
» diez caractyeres
—Las bendiciones nunca vienen en pares y los infortunios nunca vienen solos || [Priv. Wolf] || [FB] EmptyLun Oct 18, 2021 6:43 pm por Fokkusu-san

» Afiliación Élite - Rousseau Academy
—Las bendiciones nunca vienen en pares y los infortunios nunca vienen solos || [Priv. Wolf] || [FB] EmptySáb Oct 02, 2021 11:00 am por Invitado

» Keiko Suzuki
—Las bendiciones nunca vienen en pares y los infortunios nunca vienen solos || [Priv. Wolf] || [FB] EmptyMar Sep 21, 2021 1:58 pm por Keiko Suzuki

» Peticiones al Staff
—Las bendiciones nunca vienen en pares y los infortunios nunca vienen solos || [Priv. Wolf] || [FB] EmptyMiér Sep 08, 2021 4:40 pm por Rengoku Kyojuro

» [Priv] Promesas vacías
—Las bendiciones nunca vienen en pares y los infortunios nunca vienen solos || [Priv. Wolf] || [FB] EmptyLun Sep 06, 2021 1:36 pm por Harashi

» Ficha De Personaje | Harashi
—Las bendiciones nunca vienen en pares y los infortunios nunca vienen solos || [Priv. Wolf] || [FB] EmptyDom Sep 05, 2021 10:41 pm por Fokkusu-san

» Respite | Priv. Nick
—Las bendiciones nunca vienen en pares y los infortunios nunca vienen solos || [Priv. Wolf] || [FB] EmptyDom Sep 05, 2021 1:04 am por Nick Miller

» Registro de PB
—Las bendiciones nunca vienen en pares y los infortunios nunca vienen solos || [Priv. Wolf] || [FB] EmptySáb Sep 04, 2021 8:04 pm por Sakura-chan

» The Assassin & The Red Panda [Bei Hí ID]
—Las bendiciones nunca vienen en pares y los infortunios nunca vienen solos || [Priv. Wolf] || [FB] EmptySáb Sep 04, 2021 8:00 pm por Sakura-chan

» Pure Hypnotic Powder [Jingyi ID]
—Las bendiciones nunca vienen en pares y los infortunios nunca vienen solos || [Priv. Wolf] || [FB] EmptySáb Sep 04, 2021 7:58 pm por Sakura-chan

悲しみに囚われたくはないTablón de anuncios

Japón, El clima es cálido y humedo, recuerda beber mucha agua y proteger tu cabeza de los rayos solares. Las noches son frescas y la comida abunda, aunque también los insectos.
Estación: Verano
Hasegawa InoueCazadora Kanoeí. Ficha más reciente
Rengoku KyojuroHashira - Pilar de las llamas.Personaje destacado
Novedades
Apertura del foro.14 de Agosto —El foro abre sus puertas. Sean bienvenidos a Fall of the Heavens, capitulo 1.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

L04. Lealista
campo1 frase : I won't suffer, be broken, get tired or wasted, surrender to nothing.
Campo2 Mini imagen : —Las bendiciones nunca vienen en pares y los infortunios nunca vienen solos || [Priv. Wolf] || [FB] Sin_tz28
Campo3 Experiencia : 1
Yenes : 118
Salud : 00
Espíritu : 00
Mensaje : 37

—Las bendiciones nunca vienen en pares y los infortunios nunca vienen solos || [Priv. Wolf] || [FB] Empty —Las bendiciones nunca vienen en pares y los infortunios nunca vienen solos || [Priv. Wolf] || [FB]

Mensaje por Bei Hí Sáb Ene 16, 2021 9:28 am

«Bei Hí está en problemas. Akash y Akaza se van a enfadar. Pero no es culpa de Bei Hí que ellos no le estén vigilando ahora»

En algún lugar de su mente, la joven cosita que por norma general se hacía pasar por un panda rojo, sabía que se había metido en un problema muy grande. Tras los eventos poco afortunados de la desagradable villa hundida en una diarrea mística muy caótica, Akaza y Akash —sus protectores— le habían hecho prometer que no volvería a marcharse por tanto tiempo y que si lo hacía, debía ser responsable y no meterse en problemas.

Evitar de una buena vez a los cazadores. Mejor. Olvidarse de su existencia.

La regañina fue recibida, para sorpresa de los tres implicados, con una rabieta por parte de Bei Hí. Él que siempre parecía compuesto y comprensivo; atento y sensible a las preocupaciones de sus protectores, esa sugerencia de evitar el peligro y mucho más en específico dejar de merodear cerca de cazadores le había resultado demasiado irónica como para aceptarla.

Se habían metido ellos más en problemas por culpa de cazadores que él.

¿Acaso no podían predicar con el ejemplo, un poco, y dejar de preocuparle?

Tras la escena que montó, aún en su forma de panda rojo, decidió que iría dar otra vuelta y que no regresaría hasta que le pareciese que sus protectores habían pensado con consecuencia sus acciones. Como siempre, había encontrado la manera de conseguir que algún humano lo recogiese y le permitiese dormir en su casa durante las mañanas. Y en algunos momentos su cansancio había sido tal, que se sorprendió al descubrir que una parte de él se lamentaba por ser incapaz de alimentarse con la normalidad que lo hacían otros demonios.

Dormir durante varios días, escondido en una de esas casas, le había dado la perspectiva suficiente como para volver a armarse de paciencia y esperar a encontrar al humano indicado para que le sirviera de alimento. Con el tiempo, Bei Hí había descubierto que era muy fácil encontrar a monstruos en los pueblos más pequeños. Aprovechaban el aislamiento que las aldeas solitarias les ofrecían para hacer sus fechorías sin el miedo de ser reprendidos por las autoridades.

En aquel caso, se había tratado de un humano adulto. Un hombre. Desagradable, malo, violento y... asqueroso. No había sido difícil para Bei Hí convencerlo de dejarle entrar en su casa, una vez hubo tomado una apariencia más humanoide y pequeña. No fue difícil para Bei Hí matarle. De hecho, resultó extremadamente fácil y poco catártico.  Tardó varias horas en retirar todo lo que pudo de los restos humanos para esconderlos en sal y arroz y poder transportarlos con él en cuanto retomase su viaje.

Los problemas de  Bei Hí llegaron después, en el momento en que salía de la aldea; usando una mezcla de varios conjuntos de ropa que había encontrado de las víctimas de su comida. De la nada había conseguido captar el rastro de otro demonio y dos humanos más. Si hubiera sido inteligente, habría ido por un camino diferente.

Pero la inteligencia de Bei Hí era una inteligencia que parecía morir en cuanto percibía que alguien podía estar en peligro. Incluso sabiendo que eran sus congéneres, el oni simplemente reaccionaba en contra de los mismos cuando los veía atacar humanos. Era absurdo.

Quizá, sino hubiera existido el precedente de que fuese uno de sus supuestos colegas el que hubiera asesinado a su padre y primer cuidador, las cosas hubieran sido diferentes.

Y era por esa incapacidad de olvidar ese dolor que el propio rencor le incitaba a ir en contra de una especie con la que no se identificaba y a la cual, en su mayoría de veces, detestaba. Y así era, como Bei Hí había terminado en medio de algo que debería haber querido evitar.

Había usado su propio arte de sangre en contra de un demonio y evitar daños mayores a un cazador que a duras penas se mantenía consciente. Sus protectores le asesinarían si lo vieran en aquel momento, cargando con un humano que de estar bien era muy probable que, le hubiera intentado asesinar. Corría por el bosque, intentando atraer al demonio hacia el otro olor que percibía.

Con un poco de suerte, el cazador estaría demasiado ocupado matando al otro y ocupándose de su colega como para preocuparse por él.
Bei Hí
Contacto:
Ver perfil de usuario


Volver arriba Ir abajo

N08. New User
campo1 frase : I won't suffer, be broken, get tired or wasted, surrender to nothing.
Campo2 Mini imagen : —Las bendiciones nunca vienen en pares y los infortunios nunca vienen solos || [Priv. Wolf] || [FB] Sin_tz28
Campo3 Experiencia : 1
Yenes : 100
Salud : 00
Espíritu : 00
Mensaje : 32

—Las bendiciones nunca vienen en pares y los infortunios nunca vienen solos || [Priv. Wolf] || [FB] Empty Re: —Las bendiciones nunca vienen en pares y los infortunios nunca vienen solos || [Priv. Wolf] || [FB]

Mensaje por Wolfgang Lauridsen Sáb Ene 16, 2021 10:11 am

Esta fue una de esas veces en las que Wolfgang estuvo muy cerca de morir.

Para ningún cazador es extraño tener tantos encuentros con la posibilidad de de terminar su vida durante una misión, el simple hecho de portar una nichirin es señal de has aceptado que tu destino es, probablemente, morir a manos de un demonio. Entonces la pregunta sería, ¿cómo alguien puede saber realmente cuando estás más cerca de palmarla que otras veces?, si Wolf tuviera que responderla, diría que son cosas que se saben, el cómo no tiene sentido indagar en eso, sobre todo si tus prioridades son mantenerte con vida después de que te has cargado al demonio a cambio de terminar con un boquete en el estómago.

Ughh... —soltó un quejido después de ver el cuerpo de su adversario desaparecer, la cabeza separada del cuerpo mostraba una mueca de estúpido regocijo, como si se burlara de sus esfuerzos por aniquilarlo: heh, mira de qué te ha servido chaval, si igual te vas a morir al igual que todas esos humanos que devoré mientras vivía. Ehehehe, mira de qué te ha servido. Wolfgang le sostuvo la mirada con una iracunda impasibilidad, como si le dijera que le valía tres pimientos, al final, había cumplido con su puto deber y el demonio se iría al infierno. —Espero que te pudras ahí, viejo baboso.

Y con ese insulto se desplomó. Aún aferraba su hacha-nichirin con ambas manos, como si fuera un bastón, las rodillas le fallaban, no se veía capaz de ponerse de pie con prontitud, y la hemorragia en su estómago comenzaba a empaparle todo el uniforme en una escandalosa alerta de morir desangrado antes de que llegase algún miembro del escuadrón kakushi a socorrerle. Su compañero luchaba más adelante contra el compañero del demonio que acababa de aniquilar, no contaba con que tuviese tiempo de sacarlo de allí.

Hizo lo mejor que pudo para controlar el sangrado mediante la respiración, tal como había aprendido de su maestra y repetido en varias ocasiones, aunque nunca con una gravedad como esta. Consiguió levantar una rodilla, bien, le faltaba poco para usar la otra y enderezarse, mientras el otro demonio no se diera cuenta...

Se dio cuenta, menos de medio segundo se lanzó contra él pasando épicamente del otro cazador. Sabiendo que le sería imposible bloquear las zarpas de su enemigo hizo un esfuerzo por interponer el acero del hacha en un intento de protegerse el cuello y la cabeza. No alcanzó, iba a morir, eso habría pasado si las cosas no se hubiesen puesto extrañas con otro individuo saliendo de la nada para atacar a su semejante, salvándole en el proceso.

Ni tiempo tuvo de procesar lo que acababa de ver, la oscuridad comenzó a arrastrarlo y le costó mucho no desvanecerse. El dolor ayudó cuando empezaron a moverse, volvió en sí con un quejido sobresaltado al descubrirse en manos de su aparente salvador. Wolfgang todavía no perdía la suficiente sangre como para que su cerebro no hiciera las asociaciones pertinentes, pero sí la suficiente como para plantearse con cuidado qué hacer con las fuerzas que le quedaban, y la vitalidad que se le iba escapando, apenas retenida por sus esfuerzos por mantener la respiración.

Tú... qué... ¿qué es..tás haciendo? —pero nada de eso le impedía intentar conseguir respuestas, si iba a morirse, al menos deseaba enterarse de las cosas— ¿por... qué...?

Volver arriba Ir abajo

L04. Lealista
campo1 frase : I won't suffer, be broken, get tired or wasted, surrender to nothing.
Campo2 Mini imagen : —Las bendiciones nunca vienen en pares y los infortunios nunca vienen solos || [Priv. Wolf] || [FB] Sin_tz28
Campo3 Experiencia : 1
Yenes : 118
Salud : 00
Espíritu : 00
Mensaje : 37

—Las bendiciones nunca vienen en pares y los infortunios nunca vienen solos || [Priv. Wolf] || [FB] Empty Re: —Las bendiciones nunca vienen en pares y los infortunios nunca vienen solos || [Priv. Wolf] || [FB]

Mensaje por Bei Hí Sáb Ene 16, 2021 12:31 pm

Bei Hí nunca se había preguntado lo difícil que podría ser cargar a un humano herido siendo más bajito y tener que ocuparse de que ninguno de sus movimientos empeorase sus heridas. Ahora sabía qué, era una cuestión que debería haber estudiado más a fondo porque no parecía tan fácil como lo habían hecho ver Akaza y Akash en su momento. Sus padres eran unos malditos por no explicarle a su debido tiempo lo difícil que era ser ellos.

¡Por el amor de todos los Dioses, Akaza era super más bajito que el cazador de fuego y lo había transportado como si fuera una pluma sin romperlo!

La voz del humano le sacó de su estado, técnicamente concentrado, y le hizo tratar de mirarlo de reojo. Al hacer aquello pudo oler mejor al demonio que continuaba dándoles caza. ¡Genial!

Te estoy salvando porque estás herido. Necesitas ayuda —gruñendo por lo bajo, Bei Hí decidió detenerse y dejar al cazador apoyado contra un árbol. Sólo había una manera de arreglar aquello: ocupándose del oni—. No intentes huir, morirás por estúpido —aunque su intención era explicarle que por sus heridas era más probable que terminase desangrado si empezaba a arrastrarse por el suelo, las palabras le se salieron sin pensarlas a penas. Era la primera vez que se sentía tan estresado; quizá porque tampoco hacía mucho que su último intento de rescate le hubiera pues...

Explotado en la cara.

Aquel pensamiento, volvió a revolver algo en su interior; esas emociones que técnicamente deberían estar reservadas para los humanos. Creó una barrera alrededor del cazador y saltó hacia el demonio que les había dado alcance ya. Con su altura por debajo del promedio, un demonio de inteligencia limitada, creería que las habilidades de su adversario serían igual de pequeñas. Esa era la ventaja de Bei Hí, la forma en que muchos parecían subestimarle.

Corrió directamente hacia él, ante la sorpresa del otro demonio. Cuando se encontraba tan cerca que podría haberle metido un dedo en el ojo, Bei Hí giro sobre si mismo, agarrándose muy fuerte del cuello de oni  y con un último impulso de sus piernas saltó.

Saltó, y los elevó a ambos. Sus garras se hundieron en el cuello de su oponente en lo que en la maniobra que realizaba le enterraba la cabeza contra la roca y tierra sobre la que técnicamente iban a luchar. Bei Hí no quería perder el tiempo cuando había un humano que estaba desangrándose ahí en medio y no obtenía ningún placer ni satisfacción peleando tampoco.

En el suelo, inmovilizando aún al oni con una de sus propias barreras, usó su mano izquierda para hundirla repetidas veces en la cabeza del demonio, hasta que el mismo dejó de regenerarse.

Urgh... —murmuró, haciendo un puchero al notar que la ropa  estaba empapada de sangre y otras substancias asquerosas. Negó suavemente con la cabeza y trató de concentrarse en lo importante: el humano—. No, ¡no te duermas!

La angustia de Bei Hí era real, aunque no conocía de nada al cazador; no le apetecía tener que cargar con la muerte de otra persona. Sobre todo, cuando él sabía que podía ayudarlo.  Y eso sería lo que haría.

»

»

»

»

Si Bei Hí era un buen aprendiz, se debía a que Shifu era una gran médica y maestra. Las curas de emergencia que había realizado en el bosque habían servido para que la otra oni, una vez hubiera llegado a su clínica, hubiera podido curarle sin tanto apuro. En su fuero intero, Bei Hí simplemente se había contentado con agradecer que aquel encuentro no se hubiera dado tan lejos de dónde residía su maestra.

Le había costado un viaje largo de casi toda la noche. Al fin al cabo, el pueblo del que había salido no era precisamente el más cercano a las grandes villas y ciudades.

En realidad no estaba seguro de cómo había sido capaz de correr tanto.

Estaba tan cansado que, tras haber observado como su maestra cuidaba del cazador y que ésta misma le asegurase de que iba a estar bien y tan pronto como recuperase la conciencia podría escortarle a una casa de glicinas con los suyos, Bei Hí prácticamente se había dejado caer sobre la cama del enfermo con la idea de dormir durante los próximos tres siglos.

Aún así, porque seguía preocupado había optado por tomar su forma animal y dormir junto a la cabeza del cazador para asegurarse de que no le ocurría nada mientras se recuperaba. Dormitando siempre que podía,  a veces se despertaba para descubrir que mientras soñaba, se había dedicado a ahuecarle el cabello al otro.

Tras algunos días bajo los cuidados de Shifu, el cazador ya tenía mejor aspecto. Al menos eso determinó Bei cuando se despertó  esta vez, parecía haberse hecho ovillo cerca del hueco del cuello del cazador. Con cuidado y sabiendo que Xue le había dicho que era mejor dejarle descansar, Bei se fue acercando a la cabeza del humano y con mucho cuidado, comenzó a darle pequeños y muy suaves golpecitos con las almohadillas de sus patas delanteras en la mejilla.

Gruñó un poquito, antes de aplastar  su afelpado y chato rostro contra el del contrario, soltando una suerte de ronroneo. Bei no solía ser tan desobendiente, pero por su propia tranquilidad, quería asegurarse de que el cazador despertaba y estaba bien.
Bei Hí
Contacto:
Ver perfil de usuario


Volver arriba Ir abajo

N08. New User
campo1 frase : I won't suffer, be broken, get tired or wasted, surrender to nothing.
Campo2 Mini imagen : —Las bendiciones nunca vienen en pares y los infortunios nunca vienen solos || [Priv. Wolf] || [FB] Sin_tz28
Campo3 Experiencia : 1
Yenes : 100
Salud : 00
Espíritu : 00
Mensaje : 32

—Las bendiciones nunca vienen en pares y los infortunios nunca vienen solos || [Priv. Wolf] || [FB] Empty Re: —Las bendiciones nunca vienen en pares y los infortunios nunca vienen solos || [Priv. Wolf] || [FB]

Mensaje por Wolfgang Lauridsen Sáb Ene 16, 2021 6:06 pm

Lo único que Wolfgang recuerda antes de que la inconsciencia se lo llevara fue la imagen borrosa del jovencito encarando al demonio que los perseguía, y la sensación de anonadada incredulidad por lo que contemplaban sus ojos. Le resultaba increíble que, dentro de toda una raza de asesinos violentos, monstruos devoradores de humanos, existiera al menos uno que estuviese haciendo tanto por alguien a quien se le escapaba la vida por un hueco en el estómago, por un alguien que le serviría de comida caliente en un caso más usual.

Pero nada era usual, con esa única certeza se lo llevó la oscuridad dando una bocanada y bajando a medias los párpados hasta que se sellaron. Por varios días permanecieron así, inmóviles, a veces se veía un movimiento leve en las retinas, indicativo de que Wolfgang no sólo dormía, sino que también soñaba.

Soñaba con despertarse en su habitación, la que compartía con su primo Hansel, en el departamento de sus tíos. La luz entrando por la ventana no le daba de lleno pero sí le molestaba, lo bueno es que la bloqueaba la bola de pelos, suavecita y esponjosa. Estiró una mano para acariciarle el lomo a Duquesa, la gata de Hansel cuyo pelaje le recordaba la nieve sobre la montaña, un gris plata brillante. Como en los viejos tiempos, quiso apoyar la frente en la panza felpuda para escuchar mejor los ronroneos de Duquesa, mientras ella fingía marcar una distancia estirando sus patitas contra las mejillas del chico…

Necia bonita… hoy no te salvarás del cepillado…, y debió entender a qué se refería porque se ganó un sonidito de reproche acompañado de un cabezazo insistente...
Wolfgang rio en sueños, colocó las manos sobre la cabecita del animalito regalando unas caricias adormiladas, prometiendo que ya se levantaría, porque el desayuno no tardaría en estar listo.

La sorpresa no le agarró de golpe, sino poco a poco conforme levantaba los párpados y la luz entraba por primera vez en días dentro de las terrosas pupilas del danés. Poco a poco dejaba el sueño y se superponía la consciencia, los recuerdos de la noche en que se estaba desangrando después de acabar con un demonio en plena misión deberían haberle alterado, después de todo, se encontraba en un sitio desconocido, adolorido y con un animal que no reconocía en toda la cara. Sin embargo al propio Wolfgang le sorprendió su propia tranquilidad, no sabía si se debía a soñar con una escena tan familiar de hace años o porque se encontraba en presencia de una cosita peluda muy adorable.

Me duele todo —fue lo primero que soltó como conclusión de por qué no se apuraba en pedir explicaciones de dóndes, cuándos y por qués. Sin pensarlo Wolf ya sabía que invertir sus escasas fuerzas en eso sería inútil, lo peor que pudo pasarle es que lo matasen —desde su punto de vista— y ahí estaba, vivo, con la sensación de que el cráter ardía como recordatorio de lo ocurrido, pero vivo al fin y al cabo. En su situación, lo mejor consistía en esperar y ver. —Qué cosita más rara eres, demasiado bonito para ser un mapache —añadió, tomándose el atrevimiento de levantar un poquito a lo que después asociaría con un panda rojo, le dejó en el mismo sitio— gracias por hacerme compañía —lo decía con la sinceridad de siempre, rascando una de sus orejitas en la parte trasera. Hizo un movimiento para ver mejor su alrededor, en busca de alguna señal de su compañero, no le sorprendió encontrar ni rastro de él.

A juzgar por la habitación este debía ser un sitio bastante civilizado, el orden predominaba en la neutra y sencilla decoración. Ese detalle se le hizo todavía más curioso que ser el único cazador rescatado por ese extraño joven demonio. Todavía le resultaba increíble, sí, pero tampoco se consideraba un necio como para negar lo inexplicable, por muy tosco o bruto que Wolf luciera en principio.

Me pregunto qué clase de sujeto es ese chico, apareció de la nada y… supongo que fue él quien me trajo aquí, sea dónde sea que es aquí —comentó a la nada, o al animalito que le hacía compañía, usaba los dedos para levantarle las patitas delanteras a modo de juego— lo único que entiendo es que todo es muy raro —y no se sintió nada brillante con tan escueta conclusión, más bien lo contrario.

_________________
#009966

Volver arriba Ir abajo

L04. Lealista
campo1 frase : I won't suffer, be broken, get tired or wasted, surrender to nothing.
Campo2 Mini imagen : —Las bendiciones nunca vienen en pares y los infortunios nunca vienen solos || [Priv. Wolf] || [FB] Sin_tz28
Campo3 Experiencia : 1
Yenes : 118
Salud : 00
Espíritu : 00
Mensaje : 37

—Las bendiciones nunca vienen en pares y los infortunios nunca vienen solos || [Priv. Wolf] || [FB] Empty Re: —Las bendiciones nunca vienen en pares y los infortunios nunca vienen solos || [Priv. Wolf] || [FB]

Mensaje por Bei Hí Dom Ene 17, 2021 8:52 am

Bei Hí intentó saltar de la felicidad cuando el cazador despertó y comenzó a hablar, lo único que consiguió fue tropezarse con las sábanas y mantas y enredar una de las patas traseras entre ellas. Mientras el joven de apariencia extranjera seguía diciendo cosas,  él gruñía y se peleaba con las telas mientras se retorcía hasta que el otro le levantó las patas delanteras.

Se tensó porque no había escuchado nada y porque le había venido por sorpresa. Con la patita enredada, se cayó sobre la cama y soltó un muy leve chillido mientras trataba de treparse al cazador y olisquearlo, para asegurarse que los movimientos que hacía el más alto no provocasen que ninguno de los puntos fuera a soltarse.

¡Lo habían logrado!

Con las tres colas que siempre mostraba en su forma animal, acarició con suavidad el brazo del cazador, aunque más bien pudiera parecer que trataba de sacarle las motas de polvo invisible que pudieran haberse quedado sobre su ropa.  Había muchas cosas que quería explicarle pero estaba demasiado cansado como para tomar su forma humana o siquiera intentar hablar en aquella forma.

Por suerte para él, uno de los ayudantes de Shifu entro en aquel momento, mostrándose también aliviado al ver al cazador despierto por primera vez en días—. ¡Que bueno verle despierto, señor cazador! Cuando el joven maestro Bei Hí lo trajo a la clínica de Xue-shifu, estábamos muy preocupados por su estado. Es una suerte que pudiera administrarle las curas de emergencia a tiempo o - —el estudiante se calló de golpe al recibir un pequeño gruñido por parte de Bei, miró al panda rojo y se disculpó, mientras hacía una pequeña reverencia. Aquel chico no necesitaba que le recordasen a cada rato lo cerca que había estado de morir—. La maestra Xue está  fuera de la clínica en estos momentos y el joven maestro está demasiado cansado para atenderle, propiamente. Por favor, espere un poco más a que puedan explicarle las cosas. Ahora le traeremos algo de comer, pero debo pedirle que repose y no intente salir aún de la cama.

Tras disculparse una vez más, el joven humano desapareció cerrando la puerta tras de si. Bei, por su parte, volvió a dirigir la vista al cazador y  volvió a olisquearle el estómago.  En su forma animal, había pocas cosas que el oni podía hacer, más aún cuando estaba tan cansado. De ser como el resto de sus congéneres, aquello no se hubiera dado.

Ni Bei estaría cansado.

Ni el cazador estaría vivo.

La situación actual era la que prefería él, en lo personal.

Volvió a soltar ese sonido tan cercano al ronroneo de un gato y se pegó al cazador. No siendo capaz de comprender aún porque algo que antes le parecía tan normal y lógico, ahora le provoca esa invasión de alivio sin sentido que le permitía quedarse tranquilo y, al mismo tiempo, le hacía temer pensar en lo que hubiera pasado de no haber sido capaz de llegar a tiempo con su maestra.

Aquello provocó que Bei le mordiese con suavidad y, solo usando sus almohadillas delanteras, le diera varios golpecitos mientras le regañaba a base de gruñiditos y coletazos por parte de sus colas-plumero a donde fuera que llegase. No importaba lo conscientes que fueran los cazadores de todos los riesgos que llevaba consigo enfrentarse a demonios.

La vida era demasiado valiosa para perderla a manos de una aberración como eran los seres como él.

Se detuvo, de pronto, cuando la puerta volvió a abrirse. Y reapareció el mismo ayudante, Akio; con algo que el cazador pudiera comer sin poner en riesgo su salud y que por ahora podría digerir. Aunque no fuesen las cosas más ricas y apetecibles del mundo.
Bei Hí
Contacto:
Ver perfil de usuario


Volver arriba Ir abajo

N08. New User
campo1 frase : I won't suffer, be broken, get tired or wasted, surrender to nothing.
Campo2 Mini imagen : —Las bendiciones nunca vienen en pares y los infortunios nunca vienen solos || [Priv. Wolf] || [FB] Sin_tz28
Campo3 Experiencia : 1
Yenes : 100
Salud : 00
Espíritu : 00
Mensaje : 32

—Las bendiciones nunca vienen en pares y los infortunios nunca vienen solos || [Priv. Wolf] || [FB] Empty Re: —Las bendiciones nunca vienen en pares y los infortunios nunca vienen solos || [Priv. Wolf] || [FB]

Mensaje por Wolfgang Lauridsen Vie Ene 29, 2021 1:15 pm

Uno se esperaría que Wolfgang se mostrara más impaciente a medida que fuese más consciente de lo que le ocurrió y su situación actual por el tipo de personalidad que, engañosamente, proyectaba sin proponérselo. Los que le conocían mejor sabían que él no era de reaccionar siempre por el primer impulso que se le pasara por la cabeza, en especial si le faltaban las energías para eso. Y que también, solía fiarse de su instinto, que pocas veces fallaba; este le decía que se encontraba a salvo.

Además, si quisieran hacerle algo malo, ya lo habrían hecho con bastante antelación, ¿cierto?, tampoco se le ocurría una razón malvada para que un demonio arriesgara su pellejo salvándole.

En fin, nada iba a lograr comportarse como un mal paciente. Así que en cuanto el animalito lindo dejó de mordisquearle y pegarle con las almohadillas —Wolf había tratado en el pasado con tantos animales como para saber que no pretendía hacerle daño real— y dejaron la comida a su alcance, se dispuso a comer sin chistar ni fijarse en la apariencia o sabor de los platos. No iba a ponerse quisquilloso en su posición.

Al principio comió poco a poco, pues no sabía cómo le sentaría a su estómago después de lo sucedido. Al rato su apetito se abrió, pidiendo más, y como hasta los momentos todas las cremas, purés y alimentos blandos le estaban sentando bien, no tardó más que unos minutos en vaciar la bandeja sin apenas sobras.

Siento si no te ofrecí nada —se disculpó con el panda rojo, que, teniendo la oportunidad de ahondar en las características del peludito, no se parecía a ningún animal que conociera. Además, ¿qué clase de familiar de los mapaches poseía tres colas?, no se le antojaba biológicamente posible para alguna especie. Otro detalle en que reparó fue: —tampoco parecía como si te apeteciera, curioso, siempre me pareció normal que a la mayoría de los animales sintieran ganas de probar la comida de alguien que come en frente de ellos… bueno, no es como si se viera u oliera muy sabrosa tampoco… —suspiró medio pensativo, lo acarició en la cabeza y en la barbilla con los dedos— la próxima vez te compartiré un poco, te lo debo.

Al cabo de un rato, Akio volvió por la bandeja, le sorprendió gratamente el apetito del joven que afirmaba tener hambre todavía. Wolfgang le explicó que solía comer un poco más que las personas normales, cosas de su organismo, y el otro lo entendió, sin hacer más preguntas le dijo que traería otra dentro de un momento, pero que por precaución, no le dejarían atiborrarse a la primera por ser demasiado pronto. Todavía tenían que ver cómo le sentaba todo al final.

Wolfgang repitió la misma hazaña cuando le trajeron la segunda bandeja, y para no ponerse pesado, dijo que así estaba bien. La comida no era lo más delicioso del mundo pero, tras pasar días sin comer, su hambre hacía pasar todo por un manjar. Hizo unas cuantas preguntas sobre el lugar, la doctora Xue y, sobre todo, Bei Hí, el demonio que le trajo, pues todavía le parecía extraño que un humano corriente aceptara tan tranquilamente que un demonio apareciera allí con un cazador a las puertas de la muerte.

Las respuestas simples de Akio lo satisficieron, junto a la promesa de que se le explicaría todo en su debido momento. Al quedar de nuevo sólo con la compañía del mapache rojo de tres colas dispuso del tiempo que le quedaba antes de que el sueño quisiera llevárselo de nuevo para mimarle y jugar con él lo que le permitía su estado.

Luego el sueño lo golpeó y durmió otras varias horas antes de volver a despertarse.

_________________
#009966

Volver arriba Ir abajo

L04. Lealista
campo1 frase : I won't suffer, be broken, get tired or wasted, surrender to nothing.
Campo2 Mini imagen : —Las bendiciones nunca vienen en pares y los infortunios nunca vienen solos || [Priv. Wolf] || [FB] Sin_tz28
Campo3 Experiencia : 1
Yenes : 118
Salud : 00
Espíritu : 00
Mensaje : 37

—Las bendiciones nunca vienen en pares y los infortunios nunca vienen solos || [Priv. Wolf] || [FB] Empty Re: —Las bendiciones nunca vienen en pares y los infortunios nunca vienen solos || [Priv. Wolf] || [FB]

Mensaje por Bei Hí Vie Ene 29, 2021 4:16 pm

Tras haber jugado un rato con el cazador,  Bei Hí se sentía tan cansado que también optó por dormir un par de horas más junto a él.  Esa vez, cuando despertó; decidió no molestar al cazador y optó por saltar a la cama.  Sabía que  Akio le había dejado una muda en el armario y, por lo mismo, no tuvo problemas en tomar su forma antropomorfa en la habitación.

Bei Hí nunca había sentido envidia por los que podían metamorfosearse con ropa incluida, de algún modo le parecía medio sucio y a él le agradaba poder cambiarse de ropa y lucir diferente. ¿No era raro estar vistiéndose siempre igual?

Como seguía cansado,  decidió no cambiar por completo y mientras se tomaba su tiempo para vestirse; decidió que en lo que quedaba de día usaría sus colas como estolas, caían inmóviles sobre sus hombros y ocultaban gran parte de los adornos dorados que tenía su ropa. Aquella muda, era una de las cosas que Xue le había comprado hacía poco, como premio por haber sido tan buen aprendiz.  

En lo que  esperaba que  el cazador decidiera despertar por él mismo, Bei se dedicó a hablar con Akio y  pasar algunas horas con Xue. Ese día, su shifu le había enseñado como hacer ungüentos que ayudaban a cicatrizar más rápido. Sabía que la médica lo había hecho siendo muy consciente de a quien le iba a regalar el sobrante de sus prácticas.

Pese a todo, Bei Hí seguía sintiéndose muy afortunado por seguir conociendo gente que le quisiera y consintiese tanto. Ese sentimiento conseguía que los días malos fueran pocos y durasen menos, por suerte.

Cuando Xue-shifu le permitió retirarse, el camino que siguió Bei Hí fue, obviamente, el pasillo que le llevaría a la habitación dónde se encontraba el cazador durmiente.  Junto a la cama, sobre la mesa auxiliar que había, dejó varios botecitos con el remedio que había conseguido preparar con éxito y tomó asiento a los pies de la cama. Entreteniéndose durante las próximas horas con un libro de cuentos populares extranjeros que le había regalado uno de sus padres.
Bei Hí
Contacto:
Ver perfil de usuario


Volver arriba Ir abajo

N08. New User
campo1 frase : I won't suffer, be broken, get tired or wasted, surrender to nothing.
Campo2 Mini imagen : —Las bendiciones nunca vienen en pares y los infortunios nunca vienen solos || [Priv. Wolf] || [FB] Sin_tz28
Campo3 Experiencia : 1
Yenes : 100
Salud : 00
Espíritu : 00
Mensaje : 32

—Las bendiciones nunca vienen en pares y los infortunios nunca vienen solos || [Priv. Wolf] || [FB] Empty Re: —Las bendiciones nunca vienen en pares y los infortunios nunca vienen solos || [Priv. Wolf] || [FB]

Mensaje por Wolfgang Lauridsen Dom Ene 31, 2021 5:46 pm

Esta vez Wolfgang durmió sin sueños, aquello le sirvió para que cuando despertase no se sintiera tan cansado y dolorido como la primera vez. No encontró a nadie en la habitación en ese momento del día, ni siquiera al hermoso peludito que le estuvo haciendo compañía la última vez. Supuso que estaría por otra parte, haciendo cosas de su estado natural; los animales, salvajes o no, se sentían más cómodos en espacios abiertos, en lugar de una habitación de clínica. De por sí le seguía pareciendo extraño el animalillo, eso y muchas otras cosas más que no se dedicaría a pensar ahora.

Akio no tardó en traerle la comida, el mismo preparado de la última vez. Se lo comió todo y volvió a dormirse sin soñar.

Cuando despertó lo hizo con un poco de dolor en la zona abdominal y en los músculos de la espalda, no dio muestras de quejarse pero se movía con cuidado y hacía gestos con la cara cuando se disparaba el dolor. Entornó los ojos en el jovencito que leía sentado en la cama, el mismo que le salvó la vida.

Bei Hí —lo llamó al reconocerle— ese es tu nombre, Akio lo mencionó, dijo que hiciste un camino muy largo para llegar hasta aquí —recapituló otorgando importancia al detalle, a pesar de que el semblante del cazador fuese tranquilo y extrañamente introspectivo. —Llevaste mi nichirin a cuestas también, Bernadette es bastante pesada, y aunque sé que los demonios no tienen las mismas limitaciones físicas que los seres humanos, entiendo que debió ser toda una tarea titánica… sin contar con que te entrometiste en medio de un combate, arriesgándote a ser visto como otro enemigo. —Wolfgang frunció levemente el ceño, casi parecía estarle regañando, pero en realidad, mencionaba todo eso porque necesitaba procesarlo y llegar a una conclusión. —De no ser por eso no estaría vivo, y por ello te estoy muy agradecido. Sólo me gustaría saber, ¿por qué? —inquirió— lamento si soy un escéptico, pero como cazador lo último que espero es que un demonio me ayude en una situación normal. ¿Acaso tú… no le rindes cuentas al tal Muzan Kibutsuji?

Sabía muy poco o nada sobre los demonios bautizados como lunas nuevas, y el único ejemplo que tenía era el de los que pertenecían al escuadrón Yomi, los cuales todavía no conocía más que de oídas. Y Wolfgang nunca aprendía de los rumores.

_________________
#009966

Volver arriba Ir abajo

L04. Lealista
campo1 frase : I won't suffer, be broken, get tired or wasted, surrender to nothing.
Campo2 Mini imagen : —Las bendiciones nunca vienen en pares y los infortunios nunca vienen solos || [Priv. Wolf] || [FB] Sin_tz28
Campo3 Experiencia : 1
Yenes : 118
Salud : 00
Espíritu : 00
Mensaje : 37

—Las bendiciones nunca vienen en pares y los infortunios nunca vienen solos || [Priv. Wolf] || [FB] Empty Re: —Las bendiciones nunca vienen en pares y los infortunios nunca vienen solos || [Priv. Wolf] || [FB]

Mensaje por Bei Hí Dom Abr 04, 2021 11:33 am

Así es —respondió Bei Hí, cerrando los ojos por unos instantes. Durante los últimos meses Xue había estado fastidiándole con su forma de expresión oral, llamándole la atención por las veces en que usaba formas muy infantiles con las que hablar. Si quería comportarse como el joven adulto que debería ser, tenía que esforzarse un poco más. A Bei le costaba horrores tener que hablar de la forma correcta—. No tengo ningún tipo de conexión con el creador Muzan. No estamos seguros de cómo se dio el proceso en mi caso personal; pero mi unión con él era muy débil y un día simplemente desapareció —intentó explicar, aunque no estaba seguro de si estaba haciendo un buen trabajo. Hablar nunca le había gustado demasiado, otra de las razones por las que prefería su forma animal, cuestiones de comodidad. Cuando era un panda, nadie esperaba que respondiera preguntas ni se expresase del modo correcto.

Su mirada se paseó de un lado a otro de la habitación, buscando algunos de los medicamentos que había dejado preparados Xue para el cazador; sin embargo, no se levantó a recogerlos, simplemente cerró el libro que había estado leyendo y se ajustó bien la cola alrededor de sus hombros.

Te he salvado porque en ese momento pensé que era lo correcto. Esos demonios eran asesinos, ¿verdad? —resultaba complicado explicar cómo Bei Hí hacía diferencia entre unos y otros, pero había conocido suficientes oni hasta la fecha para saber que existían aquellos que abrazaban la naturaleza más caótica y homicida de su naturaleza y otros que buscaban hacer algo mejor que no fuese comer, matar y hacerse fuertes. Como shifu—. Puede que te sorprenda, pero no todos los demonios son malos. Casi todos lo son, pero no todos. Algunos solo quieren vivir en paz y otros quieren, pues, ayudar a su manera. Tú necesitabas ayuda y yo quería ayudar. No es tan raro si excluyes la parte en la que soy un demonio —dijo, mientras esbozaba una suave sonrisa.

Tras pensar un poco en cómo proceder, Bei Hí bajó de la cama de un saltito y se encaminó hasta dónde se encontraba el cazador, las manos del oni resplandecieron ligeramente emanando una tibia luz de colores dorados y morados—. Estoy aprendiendo, por eso no pude terminar de curarte. Pero creo que ahora puedo hacer que te sientas un poco mejor, he notado que te dolía algo cuando despertaste —tras decir eso, Bei Hí estiró las manos y posó una sobre el hombro del cazador y la otra en el pecho—. Seguiremos dándote medicina, pero al menos así te recuperarás más rápido y sin tanto dolor —explicó y, aunque era cierto que usar su arte de sangre para tratar heridas seguía en proceso de ser mejorada, se sentía bastante orgulloso con lo que estaba consiguiendo—. Bei Hí es un mapache —ups, al menos no estaba Xue para reprenderle esta vez—. Es un panda rojo —volvió a sonreír, como si algo en esa aclaración le hiciera ponerse de buen humor; probablemente porque se había acordado de los medios halagos que recibía en su forma de animalillo—. ¿Cómo te llamas, cazador?
Bei Hí
Contacto:
Ver perfil de usuario


Volver arriba Ir abajo

—Las bendiciones nunca vienen en pares y los infortunios nunca vienen solos || [Priv. Wolf] || [FB] Empty Re: —Las bendiciones nunca vienen en pares y los infortunios nunca vienen solos || [Priv. Wolf] || [FB]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado
Contacto:


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.