Kimetsu No Yaiba:悲しみに囚われた
Fall of the Heavens

T

e damos la bienvenida a Kimetsu no Yaiba: Fall of the Heavens. ¡Esperamos que tu estadía sea grata! No olvides dar click en los links mostrados abajo, para poder guiarte con más facilidad.

01
Bienvenido
Invitado
03Navegación
02EnlacesDesplegar lista
Afiliados悲しみに囚われた
00/30Élite
00/18Directorios
00/18Hermanos
Agradecimientos a Necromancer Codes y Carhartl, por JS Cookie. reditos: Las imágenes utilizadas no nos pertenecen, créditos a sus respectivos autores. Rol basado en el universo de Kimetsu no Yaiba. Agradecimiento especial a Mayu, Sky y Kaonashi.
Diseñado por Entourage
» Jujutsu Kaisen Rol [Confirmación Élite]
Balada de los Malditos, parte I [Priv. Kohaku Kuroo] EmptyDom Mayo 15, 2022 3:51 pm por Invitado

» Blood is my pleasure [Afiliación/Élite]
Balada de los Malditos, parte I [Priv. Kohaku Kuroo] EmptySáb Mayo 07, 2022 5:56 am por Invitado

» Registro de PB
Balada de los Malditos, parte I [Priv. Kohaku Kuroo] EmptyMiér Abr 27, 2022 1:42 pm por Issei

» El camino Del Cazador [Privado]
Balada de los Malditos, parte I [Priv. Kohaku Kuroo] EmptyMiér Abr 27, 2022 1:08 am por Miyagou Azumi

» Misiones Especiales | Registro de apertura y cierre
Balada de los Malditos, parte I [Priv. Kohaku Kuroo] EmptyMar Abr 26, 2022 6:18 pm por Hyo Miyamoto

» Chismes en la oscuridad | Rol Libre a todas las clases
Balada de los Malditos, parte I [Priv. Kohaku Kuroo] EmptyMar Abr 26, 2022 12:58 pm por Zhang Li Xing

» Padre nuestro, perdona nuestros pecados... [Busqueda 1/3]
Balada de los Malditos, parte I [Priv. Kohaku Kuroo] EmptyMar Abr 26, 2022 12:18 am por Andrew D. Rockefeller

» Let me be your desire [Busqueda de Negai 3?/4]
Balada de los Malditos, parte I [Priv. Kohaku Kuroo] EmptyMar Abr 26, 2022 12:17 am por Negai

» Dados Oficiales
Balada de los Malditos, parte I [Priv. Kohaku Kuroo] EmptyDom Abr 24, 2022 10:24 pm por Fokkusu-san

» Issei| ID
Balada de los Malditos, parte I [Priv. Kohaku Kuroo] EmptyDom Abr 24, 2022 8:59 pm por Fokkusu-san

悲しみに囚われたくはないTablón de anuncios

Japón, El clima es frío. Posibilidad de nevadas. No querrás perderte en las altas montañas durante esta época. La comida puede llegar a escasear.
Estación: Invierno
HisokanaEclipse Superior - Un Proscrito que se rebeló a Muzan. Shinobi. Ficha más reciente
Takeda AyumiHashira - Mizūmi no otome, la doncella del lago. Implacable.Personaje destacado
Novedades
Cierre Inscripciones28 de de febrero —Este día cerraran las inscripciones para el evento Misterio en Hokkaido.
Nuevo Evento Global16 de enero —Misterio en Hokkaido: Inscripciones abiertas.
Recompensas exclusivas.16 de enero —Por tiempo limitado a los personajes nuevos por la apertura.
Busqueda de Staff16 de enero —Buscamos staff. ¿Interesado en aportar un granito de arena? Contactanos por Discord.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

L04. Lealista
campo1 frase : Let me be your desire
Campo2 Mini imagen : Balada de los Malditos, parte I [Priv. Kohaku Kuroo] MNtcI0U
Campo3 Experiencia : 1
Yenes : 25
Constitución : E
Destreza : F
Fuerza : C
Percepción : E
Velocidad : F
Carisma : D
Mensaje : 76

Balada de los Malditos, parte I [Priv. Kohaku Kuroo] Empty Balada de los Malditos, parte I [Priv. Kohaku Kuroo]

Mensaje por Negai Dom Ene 16, 2022 11:49 am

Balada de los Malditos I
No puedo escapar. No puedes escapar.


Un vistazo al pasado.


Tras siglos deambulando por esta tierra maldita olvidé todo aquello que me hacía humana, incluso mi nombre verdadero. Bueno, no todo. Lo único que aun no he olvidado es lo crueles que pueden llegar a ser los humanos. “Una lucha entre el bien y el mal” dicen, pero he sido testiga de como se tratan entre sí. No son más que una tanda de hipócritas asesinos…al igual que yo, la diferencia es que yo soy mejor en este juego.

Y por eso, los convertiré en mis presas. Tal y como va a suceder con la cazadora a la que le estoy siguiendo el rastro. La luz argenta de la luna llena me baña a medida que me acerco al monasterio abandonado. La pagoda se alza solitaria sobre una colina rodeada de un espeso bosque. Un camino de piedras serpenteante y visiblemente degradado por los elementos, que apenas si es visible en algunas secciones, enlaza la edificación con el único camino de herradura que se adentra tan profundo en la montaña. Los lugareños no se atreven a recorrerlo ni siquiera de día, pues se dice que aquellos que se atreven nunca son vistos de nuevo. Creen que está maldito o algo así, los muy imbéciles.

Y es justamente por ese motivo que los cazadores cada vez más se adentran en este bosque maldito. Cazadores como la curiosa pelirosa que hace unos minutos ingresó al lugar abandonado. Un graznido de un cuervo a la distancia, pronto mis garras se teñirán de sangre y tendré el placer de escuchar como suplica por piedad mientras le quito un pedacito de cuerpo a la vez. Oh, de solo pensarlo se me acelera el pulso. Me muerdo un labio, entusiasmada, a la vez que muevo mis látigos expectantes. Asesinar es divertido, asesinar cazadores lo es aun más.

Llego a la puerta de paneles, abierta de par en par. El lugar esta derruido, pero alguien le ha estado haciendo mantenimiento a juzgar por los parches de tablas en las paredes y techos. Desconozco si se trata de un humano o un demonio, aunque tampoco es que importe mucho, esta cazadora es mía y solo mía. Nos divertiremos hasta el amanecer, ya lo verás, pequeña.

Al adentrarme la madera del suelo cruje bajo mis pies. No hago ningún esfuerzo en ocultar mi presencia, al contrario, quiero que quede claro a que vengo. Me gusta cuando se asustan, qué puedo decir. Paso mis garras por uno de los paneles, marcándolo con un chillido estridente. Los muebles e incensarios estan destruidos en su mayoría. No se puede rescatar gran cosa.

Oh, cazadorcita—Llamo con una voz cantarina, a la vez que cierro la puerta detrás de mi con uno de mis látigos. En el silencio nocturno, cada una de mis acciones resultan claras para el oído atento—. Sé que estas aquí, diría que si te rindes tu muerte será rápida…pero no prometo nada—Acompaño esta broma con una risita, al menos estoy siendo sincera, a veces trato de controlarme…pero la sangre aun caliente es taaan deliciosa. Me gusta mantener a mis víctimas con vida el mayor tiempo posible. Mi record es de una semana, já—. Muéstrate, vamos.

Y entonces, desde lo profundo del lugar, escucho una puerta abrirse. Con una sonrisa genuina en mi rostro me adentro aun más en el laberinto de madera y paneles, acechando. Ya te tengo, pequeña idiota, serás mía y morirás entre gritos de dolor. Pero a lo que parece ser medio camino, otra puerta se abre a mis espaldas. Luego otra a mi izquierda, y otra, y otra más. Es como si el sonido viniera de todas direcciones a la vez, pero, ¿cómo es posible? Solo hay una cazadora, estoy segura.

¡Tus trucos bobos nos van a salvarte!—Insisto, confiada, mientras giro 180 grados tratando de captar algo en la oscuridad con mi vista superior. Entonces una nueva esencia, una distinta a la de los humanos se hace presente. Muy tarde me doy cuenta de que se trata del inconfundible olor de un congénere. De repente tiene sentido porque el lugar está parcheado en su totalidad: para bloquear la luz solar. Esta es la guarida de uno de mis colegas y parece que anda en casa.

No deberías estar aquí. Tu tampoco deberías estar aquí. Nadie debería estar aquí—Una vez más la voz parece provenir de todos los recovecos del lugar. Bufo con desdén, me importa un carajo que se trate de un territorio ajeno, no voy a soltar mi presa con tanta facilidad. No sería la primera vez que asesino a uno de los míos, oh no, aunque…preferiría no hacerlo, no vale la pena, a otro demonio no me lo puedo comer—. Nadie. Nadie. Nadie, nadienadie.

Asesto un latigazo a la oscuridad, destrozando uno de los altares de madera con relativa facilidad. Si es necesario derrumbare todo el maldito lugar.

¡Basta!—Esta vez la voz viene de una dirección concreta. Me giro y desde la oscuridad se alza una silueta de unos dos metros con brillantes ojos carmesís. Parece tener algo en la mano…¿es eso una flauta?—. Basta. Basta, bastabasta. ¿Quién te crees que eres?—Su tono parece desesperado, incluso agónico, como si destruir el lugar le provocará gran dolor. Mantiene fija la mirada en mí, así que hago lo que mejor se me da hacer y destrozo otra pared, esta vez con un puñetazo.

Uuups…¿me perdonas?—Respondo, jocosa, para luego añadir en un tono serio—. Lárgate de aquí, rarito. Esto no te incumbe.

Esta vez él no responde nada. Simplemente se lleva la flauta a la boca y empieza a tocar. Es una melodía familiar…muy familiar, dulce como la miel, pero movida como el ron…una melodía antigua, popular… una melodía cuyas notas me las sé.

…¡NO!—Espeto, mostrando los colmillos. De inmediato cargo contra él, dispuesta a arrancarle esa estúpida cabeza de ese cuerpo patético—. ¡Imbécil, te mataré!

Pero antes de poder ponerle mis garras encima, todo se vuelve negro por unos instantes.


NegaiKohakuNocheFlashback
TAGGED
@Hye Ri



Negai
Contacto:
Ver perfil de usuario


Volver arriba Ir abajo

N08. New User
campo1 frase : I won't suffer, be broken, get tired or wasted, surrender to nothing.
Campo2 Mini imagen : Balada de los Malditos, parte I [Priv. Kohaku Kuroo] Sin_tz28
Campo3 Experiencia : 1
Yenes : 225
Constitución : E
Destreza : D
Fuerza : E
Percepción : E
Velocidad : A
Carisma : E
Mensaje : 24

Balada de los Malditos, parte I [Priv. Kohaku Kuroo] Empty Re: Balada de los Malditos, parte I [Priv. Kohaku Kuroo]

Mensaje por Kohaku Miér Feb 09, 2022 1:49 pm







Es difícil estimar la naturaleza de la existencia. Ninguna metáfora se da abasto de por sí sola, ni termina de explicar el principio o el fin de tal fenómeno, si es que existe uno. No abarca la escala, del más diminuto momento hasta cataclismos que cambian el rumbo del destino. De eso se trata: de ese concepto tan efímero que los humanos le han puesto como nombre destino. Una fuerza contra la que luchan los seres vivos para trazar su propio camino, sin jamas saber si lograron su cometido de llegar a ser esa pequeña excepción o si simplemente siguieron aquella historia pre-escrita.

El encuentro de esa noche califica como una situación en limbo, una que fácilmente podría describirse como algo predestinado, pero las acciones subsiguientes no necesariamente caen en la misma categoría.

Kohaku es firme creyente de que fabrica su propio futuro, de que tiene voluntad propia, dictada solo por ella misma, por lo que decide hacer o no y por ello, para bien o para mal, acepta las consecuencias de sus acciones como algo propio, algo que no pertenece a nadie más.

Por ejemplo, decide seguir las órdenes de la Organización de Cazadores, confiar en la red de información que les permite saber dónde se ubican los demonios más peligrosos para así acabar con ellos. Es su misión de vida, no por asignación, sino vocación.

Camina por el bosque y se dirige al templo abandonado, aparentando no tener preocupación alguna. Esta acostumbrada a utilizar su propio cuerpo como carnada,as cicatrices que decoran su cuerpo son prueba de ello. No le importa, se siente útil así, siente que tiene un propósito y que aporta más de lo que haría intentando pelear. Por eso se adentra a la pagoda y espera. Conoce el riesgo y los rumores que originan en este sitio, desde luego, le asignaron esta misión por ello.

Si bien se dejó ver, ahora se esconde entre las sombras del templo. Sería tonto dejar a un lado el elemento que le permite explotar su especialidad al máximo y espera unos momentos.

Kohaku no tiene que hacer ningún esfuerzo por sentir la presencia del demonio o siquiera buscarlo entre oscuridad que la rodea. Ella misma se revela, la llama y hace un escándalo con el fin de mostrarse superior o intimidar - tal vez uno, tal vez ambos. Tiene un aire de maldad pura y crueldad, de esos demonios que no sólo cazan por comer, sino por un sadismo impregnado en sus almas. Ha visto varios de ellos y le satisface decir que ha acabado con todos.

Está a punto de atacar cuando escucha una segunda voz. Los reportes no mencionaban a un segundo demonio, pero puede que no sea algo necesariamente malo. Si tiene suerte, los demonios se matarán entre ellos y no tendrá que hacer más que ver para asegurarse de que eso ocurra y tal vez dar el golpe de gracia si hace falta.

Los Kuroo juegan sucio, se aprovechan de las circunstancias, cazan a los demonios de día mientras duermen y explotan todas y cada una de sus debilidades sin pensar por un segundo si es honorable o no.

Lo que no se espera es caer víctima de una técnica que ataca todo a su alrededor sin discriminación. Trata de resistirlo, pensando inocentemente que su determinación es suficiente para negar la técnica de un demonio. Sin embargo, no tarda mucho para que se aleje de la realidad que conoce y se acerque a otra.





Kohaku
Contacto:
Ver perfil de usuario


Volver arriba Ir abajo

L04. Lealista
campo1 frase : Let me be your desire
Campo2 Mini imagen : Balada de los Malditos, parte I [Priv. Kohaku Kuroo] MNtcI0U
Campo3 Experiencia : 1
Yenes : 25
Constitución : E
Destreza : F
Fuerza : C
Percepción : E
Velocidad : F
Carisma : D
Mensaje : 76

Balada de los Malditos, parte I [Priv. Kohaku Kuroo] Empty Re: Balada de los Malditos, parte I [Priv. Kohaku Kuroo]

Mensaje por Negai Jue Feb 17, 2022 6:22 pm

Balada de los Malditos I
No puedo escapar. No puedes escapar.


Un vistazo al pasado.


Desde el despejado cielo celeste de mediodía me bañan rayos de sol, cálidos como un abrazo. La refrescante brisa del océano Pacifico contrarresta el calor del verano agobiante mientras el pequeño bote de pesca se mueve al vaivén del oleaje. A mi espalda se encuentra la basta isla principal del Japón y al frente mío un centenar de islotes Matsushima, unos grandes, otros pequeños, pero todos coronados por frondosos pinos verdes. Además del repicar típico del mar solo os graznidos de unas cuantas aves acompañan mi silencio. Me dirijo a una de las islas más grandes del archipiélago, una roca deshabitada y hermosísima. A veces transporte peces, otras veces contrabando, pero hoy solo llevo un par de dangos, redes vacías y a alguien de alcurnia, alguien quien en circunstancias normales no iría en un viejo botecito que se cae a pedazos.

¡No te vas a arrepentir, Hirotaka! Al interior, en lo alto de la isla, hay una pequeña meseta rodeada de roca y pinos. Apenas si se escucha el mar, es el lugar perfecto para componer música—Exclamo con una pierna posada justo en la proa, parada sobre el bote mientras mantengo el equilibrio con gracia. Mía es la sangre de los mercaderes y aventureros portugueses que navegaron alrededor del Cabo de Buena Esperanza desde la península Ibérica, un oleaje calmado en un archipiélago japones no es nada en comparación Me acomodo el sombrero kasa, el cual me protege del sol y oculta parte de mi rostro. Mi larga cabellera rubia la llevo trenzada y visto un yukata negro de manga corta que recubre un pantalón de cuero y una camisa blanca de marinero portuguesa. Ajusto la dirección con el remo mientras sigo hablando—. Además, es cerquísima, estaremos allí en menos de nada, já, podríamos haber llegado nadando.

Acompaño eso ultimo con una risita un tanto estridente, soy de la opinión que esa broma fue excelente.

Hay algo extraño, algo que hace que todo lo demás parezca ligeramente fuera de lugar pero que es tan ínfimo que no vale la pena arruinar un día perfecto con ese tipo de pensamientos. A lo mejor lo extraño es justamente eso: lo perfecto del clima, de la marea, todo esta justo en su punto, como si no se tratará de un día si no de un cuento o el escenario de un poema. Uno que empieza alegre y divertido.

Por supuesto, quien empezará a hilar pronto tejería la mentirá que habitamos, porque un demonio no puede sobrevivir a la luz solar, porque un demonio no habla con humanos, solo los devora…y lo más importante de todo, un demonio no puede ser feliz.

Tal vez por eso no lucho por salir, sencillamente me agrada aquí.

Y es que aquel sentimiento eluyente ya no lo es más. Hasta me olvido por momentos de la tragedia acontecida, de los gritos, del fuego, de la larga y tormentosa marcha a lo largo de este país hipócrita y desagradecido. Me olvido de la muerte, de mis padres asesinados y de mi hogar en Nagasaki. Por primera vez en años parece que hay un futuro más allá del mañana. Incluso los nobles locales son justos; me dejan estar con tal de que no cause muchos líos. Si me mantengo lejos de los samuráis y no me agarran robando, podría vivir aquí permanentemente.

¡Es esa! Já, y en una sola pieza—Señalo a lo lejos y volteo a ver a mi pasajero. Sobre el kasa, escrito en purpura en caligrafía tosca: “テレマ”. Thelma. Un nombre que ya no uso, un recuerdo que desearía querer olvidar y cambiar. El tinte purpura es bien escaso, pero tengo unas cuantas botellas del taller de mi padre ocultas en una caleta.






NegaiKohakuNocheFlashback
TAGGED
@Hye Ri




Negai
Contacto:
Ver perfil de usuario


Volver arriba Ir abajo

N08. New User
campo1 frase : I won't suffer, be broken, get tired or wasted, surrender to nothing.
Campo2 Mini imagen : Balada de los Malditos, parte I [Priv. Kohaku Kuroo] Sin_tz28
Campo3 Experiencia : 1
Yenes : 225
Constitución : E
Destreza : D
Fuerza : E
Percepción : E
Velocidad : A
Carisma : E
Mensaje : 24

Balada de los Malditos, parte I [Priv. Kohaku Kuroo] Empty Re: Balada de los Malditos, parte I [Priv. Kohaku Kuroo]

Mensaje por Kohaku Dom Feb 20, 2022 9:37 pm








Lo primero que siente es un breve vuelco de su estómago como si se hubiera lanzado a un precipicio. Por un momento lo que le rodea es obscuridad y luego una ráfaga de imágenes. Una niña de cabello rosado, un chico de aspecto parecido, escenas de ambos hasta que la imagen se vuelve una sola, hasta que sus recuerdos y su identidad se vuelve clara. Aún así hay un sentimiento de incomodidad, como si este cuerpo no fuera suyo del todo. Que sensación tan extraña…

“…estaremos allí en menos de nada, já, podríamos haber llegado nadando.”

Esa voz… sí, la conoce. La conoce bien. Abre los ojos y desde donde está, acostado en un pequeño bote, ve a su compañera. Cabello rubio resplandeciente, ojos claros, un kimono puesto algo torpemente, no por falta de experiencia sino por la ropa que lleva por debajo que hace ver algo abultado al vestido tradicional.

Sonríe, no solo por el entusiasmo contagioso, sino porque no puede evitarlo. Pero inmediatamente cambia su expresión a algo de repugnancia. “¿Nadar? Estás más loca de lo normal. Sería demasiado esfuerzo, prefiero que me lleves.” Su madre lo llamaría un holgazán si lo escuchara, pero qué va, la vieja no está así que puede salirse con la suya. Puede pretender que es una persona cualquiera, que tiene un oficio común y que nadie lo molesta por tomar tiempo libre cuando le da la gana. Sí, puede jugar a fingir, así sea por una tarde.

Sin embargo, aún lleva una espada consigo. Se intenta decir a sí mismo que es para hacerse pasar por samurái y aprovechar los privilegios que trae ser alguien de alto cargo, pero no es más que otra parte de aquella fantasía que ha fabricado por el día y no la carga más pesada que lleva encima, una que debe tomar otra vez en cuanto se ponga el sol.

Por lo menos puede aliviar su cansancio aquí, en este pequeño bote, en esa isla aislada y con Teru a su lado. “Espero que el viaje valga la pena, sino me debes el almuerzo. Mi tiempo es preciado ¿sabes?” Dice, aunque para él lo valió al momento en que se montó en el bote y en su tono se nota que no habla del todo en serio. Bueno, siempre es así: burlón, relajado, engreído – por lo menos en la superficie. Hay pocas personas que saben interpretar lo que verdaderamente siente o quiere decir, pero Teru es una de ellas.

Cuando su compañera se baja del bote, toma su shamisen y su katana y la sigue, robándole el sombrero con una mano y despeinándola con la otra. Hay un sendero cerca de ellos, uno que marca la isla como un destino visitado por lo menos con cierta frecuencia. Ajusta su arma en su cintura y da el instrumento a la contraria antes de hacer un gesto para que se monte sobre su espalda y así cargarla hasta la cima.

“Ven, ya tu hiciste una parte del trabajo, déjame hacer el otro.”








Kohaku
Contacto:
Ver perfil de usuario


Volver arriba Ir abajo

L04. Lealista
campo1 frase : Let me be your desire
Campo2 Mini imagen : Balada de los Malditos, parte I [Priv. Kohaku Kuroo] MNtcI0U
Campo3 Experiencia : 1
Yenes : 25
Constitución : E
Destreza : F
Fuerza : C
Percepción : E
Velocidad : F
Carisma : D
Mensaje : 76

Balada de los Malditos, parte I [Priv. Kohaku Kuroo] Empty Re: Balada de los Malditos, parte I [Priv. Kohaku Kuroo]

Mensaje por Negai Jue Feb 24, 2022 2:08 pm

Balada de los Malditos I
No puedo escapar. No puedes escapar.


Un vistazo al pasado.



Conozco esa sonrisa entusiasta y hasta cierto punto descarada, ese es el verdadero mensaje tras las palabras engreídas. Por supuesto, no me queda otra opción más que responder con un puchero y sacar el remo del agua en un ángulo que “accidentalmente” causa que le caiga un poco de agua encima y amenazar con hacer volcar el bote para hacerlo nadar. Me volteo para ocultar mi propia risita por lo bajo ha medida que nos acercamos a la costa.

Las gentiles olas nos llevan hasta la playa, la marea suave de esta hora facilita las cosas. Conozco estos islotes como la palma de mi mano, para mi saltar del bote una vez tocamos la arena para amarrar la cuerda de proa a un pino muerto resulta lo más natural del mundo. El agua lame mis pies mientras culmino de darle vueltas a la soga…solo para ser despojada de manera vil e injusta de mi sombrero de paja.

¡HEY!—Protesto airadamente, con mi cabellera rubia un tanto más despeinada de lo normal. Me olvido por completo del amarre y hago un ademan un tanto flojo de perseguirlo. Siempre ando con mi kasa puesto cuando me muevo en Sendai, ocultando lo más posible mis rasgos foráneos para no despertar sospechas ni atraer miradas. Sentir el sol directamente en mi rostro es algo que me permito solo cuando me encuentro sola o acompañada por Hirotaka. Con él puedo ser más yo. Desisto de mi intentona de recuperar el sombrero y agarro el shamisen, me gusta bastante, y me gusta aun más verlo con este instrumento en la mano que con la katana. Siempre anda con el arma al costado, envainada, aunque eso no es extraño para los miembros de la nobleza—. Bah, está bien. Te dejaré conservarlo… por ahora, solo porque se te ves lindo.

Me monto en su espalda y permito que me cargue. Al principio, cuando lo conocí, me resultó sorpresivo darme cuenta de lo fuerte y rápido que es. Me sostengo poniendo una mano en su pecho y aun sobre la tela puedo sentir lo fibroso que es su cuerpo. Un guerrero con alma de artista y cabello pintoresco. Extravagante sin duda, y atractivo también, pero el verdadero espectáculo es escucharlo tocar.

En retrospectiva supongo que debería haber sospechado. No lo hice, porque no quería tener que alejarme de él. ¿Cuánto sufrimiento hubiéramos evitado si nunca nos hubiéramos conocido?

Adelante, so vago, mueve esas piernas—Empiezo a toquetear las cuerdas del shamisen, creando acordes extraños y repitiendo sonidos que por azar resultan sonar medianamente bien—. Vamos, ¿qué diría tu vieja si te viera moverte tan lento?

Señalo el camino, una línea recta hasta un arco de piedra no muy alto, de hecho, tengo que agachar un poco mi cabeza al estar sobre la espalda la espalda del joven. Tras el arco nos espera una arbolada rodeada por murallas de piedra de varios metros y en todo el centro un pequeño claro. Hay restos de fogatas y un árbol caído hace las veces de banca.

Aquí es, mi palacio de verano— Salto de su espalda y deposito el instrumento con sumo cuidado contra el tronco, dejándolo parado, al igual que la bolsita de cuero que contiene los dangos. Doy un vistazo alrededor y me dispongo a quitarme el yukata negro para luego dejarlo doblado a un lado. Lo uso para pasar desapercibida entre los japoneses, al igual que el kasa, pero ya en uno de mis refugios siento que es seguro dejarlo de lado. Debajo del yukata llevo un pantalón de cuero curado ceñido y una camisa holgada, blanca y de tela delgada que me queda algo grande, pues perteneció a mi padre en su juventud. Para contrarrestar el tamaño la meto dentro del pantalón, así se ajusta mucho mejor a mi contextura y figura. Apenas acabo me volteo y extiendo los brazos—. ¿Y bien? ¿Qué te parece? Espero que valga el tiempo invertido por su excelencia.



NegaiKohakuNocheFlashback
TAGGED
@Hye Ri




Negai
Contacto:
Ver perfil de usuario


Volver arriba Ir abajo

N08. New User
campo1 frase : I won't suffer, be broken, get tired or wasted, surrender to nothing.
Campo2 Mini imagen : Balada de los Malditos, parte I [Priv. Kohaku Kuroo] Sin_tz28
Campo3 Experiencia : 1
Yenes : 225
Constitución : E
Destreza : D
Fuerza : E
Percepción : E
Velocidad : A
Carisma : E
Mensaje : 24

Balada de los Malditos, parte I [Priv. Kohaku Kuroo] Empty Re: Balada de los Malditos, parte I [Priv. Kohaku Kuroo]

Mensaje por Kohaku Lun Mar 07, 2022 6:36 pm







Se ríe como si le hubiera contado un chiste. “¿Un cumplido viniendo de ti?” Dice en un tono exageradamente sorprendido. “Creo que te reemplazaron por otra. ¿Cuáles es que son esas leyendas que me habías contado? ¿Simeras o algo así? ¿Eres una de esas y reemplazaste a la pobre Teru cuando se cayó al mar el otro día?”

Dicho eso, se mueve más lento a propósito cuando escucha el reclamo. “Hm… diría que me van a apuñalar o algo si me sigo moviendo así.” No es mentira, si fuese así de lento habría perdido la vida hace años frente a algún demonio, pero se queda ese detalle para sí mismo. Es mejor que su compañera siga asumiendo que se trata de una pelea entre humanos. Siempre será mejor dejarla fuera del mundo en el que realmente vive, o eso se dice a sí mismo. A veces se cuestiona a sí mismo, se pregunta si simplemente está adoctrinado por su familia o si en realidad cree que mentirle a Teru – así sea por omisión – sea mejor. Siempre llega a la misma conclusión.

“Diría Hirotaka, si sigues como un holgazán vas a deshonrar el nombre de los gran Kuroo, deja esas cancioncitas y ensériate de una buena vez, dice imitando terriblemente a su madre. Si bien el tono está lejos de la realidad, las palabras no lo están. Las ha escuchado una y otra vez, tanto así que puede repetir la conversación entera como si vinera de un guion.

Deja de pensar en ello cuando llegan a la cima de la pequeña montaña y deja que Teru se baje de su espalda antes de sentarse, apoyando su espalda en un árbol. Si, la vista es bonita, pero no es nada que no haya visto ya. Ha viajado por todo el archipiélago de Japón, desde Hokaido hasta Okinawa y ha visto todo lo que el país tiene para ofrecer.

Siempre valdrá la pena si estoy contigo.


Dice otra cosa completamente distinta. “Eso lo sabré si por fin me da algo de inspiración para seguir componiendo.” Y ese es el supuesto propósito de este pequeño viaje, intentar terminar o por lo menos continuar la canción en la que ha estado trabajando desde hace un tiempo. Hay algo que no le termina de gustar, que no termina de encajar en la melodía y mucho menos en la letra.

“Mi shamisen, por favor,” dice, haciendo un gesto para que Teru le devuelva su instrumento. "Por lo menos hay silencio. Es mucho mejor que estar en mi casa, últimamente se rehúsan a dejarme en paz."







Kohaku
Contacto:
Ver perfil de usuario


Volver arriba Ir abajo

L04. Lealista
campo1 frase : Let me be your desire
Campo2 Mini imagen : Balada de los Malditos, parte I [Priv. Kohaku Kuroo] MNtcI0U
Campo3 Experiencia : 1
Yenes : 25
Constitución : E
Destreza : F
Fuerza : C
Percepción : E
Velocidad : F
Carisma : D
Mensaje : 76

Balada de los Malditos, parte I [Priv. Kohaku Kuroo] Empty Re: Balada de los Malditos, parte I [Priv. Kohaku Kuroo]

Mensaje por Negai Lun Mar 14, 2022 12:31 pm

Balada de los Malditos I
No puedo escapar. No puedes escapar.


Un vistazo al pasado.



Apenas me solicita que le pase el instrumento voy acabando de organizar la ropa. Comprendo la situación de Hirotaka; es tan distinto a los demás nobles que he conocido en este país, hipócritas y altivos. Me gustaría poder hacer algo más que escuchar, pero en estos asuntos mi poder es nulo. No somos más que piezas en un juego que nos supera, pero al menos nos tenemos el uno al otro. No lo dice, pero lo sé con solo escucharlo. Este es su escape, su pequeño reino donde no tiene que cumplir con los deberes nobiliarios.

Aquí nadie te va a molestar…bueno, solo yo, já—La tiendo el instrumento con una risita presumida teniendo cuidado de no tocar nada indebido, imitando como Hirotaka lo porta. Parece una guitarra, aunque con menos cuerdas. Su textura es extraña, como una especie de cuero, a lo mejor se trata de madera trabajada o algo—. Aun no me acostumbro a cogerla, se siente totalmente distinto a otros instrumentos de cuerda.

Lo rodeo y me recuesto sobre su espalda, dejando car todo mi peso sobre él, asomándome por sobre su hombro derecho para observar el instrumento. Escucharlo tocar resulta extrañamente cautivador, como si los sonidos hablaran directamente con el alma. Una de las pocas cosas que tengo claras sobre esta extraña existencia que me tocó sortear, es que mi pelirrosa favorito tiene una vocación para la música innegable. El sol en su cenit nos baña con sus rayos, pero curiosamente no resulta picante como usualmente es el sol de verano nipón. Una vez más, todo parece estar en su punto. Antes de que pudiera decir nada ya me he adueñado de su espalda.

Tienes que comer más, tus huesos me incomodan—Finjo molestia, aunque no hago ademan alguno de querer levantarme—. Venga, muéstrame la canción, tal vez pueda echarte una mano.



NegaiKohakuNocheFlashback
TAGGED
@Hye Ri





Última edición por Negai el Lun Abr 11, 2022 3:13 pm, editado 1 vez
Negai
Contacto:
Ver perfil de usuario


Volver arriba Ir abajo

N08. New User
campo1 frase : I won't suffer, be broken, get tired or wasted, surrender to nothing.
Campo2 Mini imagen : Balada de los Malditos, parte I [Priv. Kohaku Kuroo] Sin_tz28
Campo3 Experiencia : 1
Yenes : 225
Constitución : E
Destreza : D
Fuerza : E
Percepción : E
Velocidad : A
Carisma : E
Mensaje : 24

Balada de los Malditos, parte I [Priv. Kohaku Kuroo] Empty Re: Balada de los Malditos, parte I [Priv. Kohaku Kuroo]

Mensaje por Kohaku Sáb Mar 26, 2022 9:57 am









Nunca podrías ser una molestia.

¿Por qué no puede decir ese tipo de cosas en alto? Se lo pregunta por un segundo y no haya respuesta concreta. Tal vez es su crianza, tal vez es el hecho de que normalmente cuando dice cosas así a otras mujeres no son más que palabras vacías que quieren escuchar. Con Teru es distinto, no serían banalidades ni coqueteos, solo una sinceridad a la que no está acostumbrado. Sí, debe ser eso.

Finge no haber estado distraído con sus propios pensamientos y se encoge de hombros. “Estoy acostumbrado. No sé si te había dicho antes, pero primero aprendí a tocar el koto, pero son demasiado grandes y pesados como para llevar por ahí, así que cambié al shamisen. Dato curioso,” dice, guiñando un ojo.

Teru se coloca detrás de él y se apoya sobre su hombro. Es cálida, suave, y casi por instinto, Hirotaka apoya su cabeza de la contraria por un momento. Cierra los ojos y suspira lentamente antes de regresar a lo suyo.

“No puedo cambiar mi dieta,” dice mientras afina el instrumento. Está concentrado en lo que está haciendo, y a diferencia de antes, habla con un tono más serio. “Debo tener fuerza, pero ser lo suficientemente ligero como para moverme rápido. De lo contraria es probable que muera.” Es un hecho. Tiene que cuidar todos los aspectos de su vida, entrenar constantemente, comer una dieta estricta, practicar cada una de las posturas hasta que queden engranadas en su ser. Es agotador, pero un recordatorio más de que él y Teru viven en mundos completamente distintos que solo se cruzan en momentos como este.

Frunce el ceño casi inmediatamente cuando menciona su canción. Están allí por eso, en teoría, para ayudarle a encontrar algo de inspiración, pero no deja de frustrarle o dejarle un sabor amargo en la boca cada vez que piensa en lo atascado que está.

“Hmmmm…” Piensa por un par de segundos. “Nah, empezaré por otra para calentar, luego vamos a esa. Solo tengo parte de la primera estrofa y algo del coro, no valdría la pena intentar tocarla de una sola vez.” Antes de escuchar alguna protesta, procede a su canción.

Su voz es grave, pero suave y llena el silencio con una melodía, una canción sobre un hombre que conoció a una mujer en medio de una tormenta de nieve, una mujer que lo arrastra desde la oscuridad hacia la luz y le da un nuevo significado al amar y ser amado.

Parece fría, pero es cálida
Envuelve la oscuridad que hay en mi
Como la nieve

Celos, lujuria
El amor es como el mismo infierno
Eso pensaba
Antes de conocerte


Negará hasta la muerte que se trata de su actual compañera.







Kohaku
Contacto:
Ver perfil de usuario


Volver arriba Ir abajo

L04. Lealista
campo1 frase : Let me be your desire
Campo2 Mini imagen : Balada de los Malditos, parte I [Priv. Kohaku Kuroo] MNtcI0U
Campo3 Experiencia : 1
Yenes : 25
Constitución : E
Destreza : F
Fuerza : C
Percepción : E
Velocidad : F
Carisma : D
Mensaje : 76

Balada de los Malditos, parte I [Priv. Kohaku Kuroo] Empty Re: Balada de los Malditos, parte I [Priv. Kohaku Kuroo]

Mensaje por Negai Lun Abr 11, 2022 4:14 pm

Balada de los Malditos I
No puedo escapar. No puedes escapar.


Un vistazo al pasado.


Sí me habías contado—Respondo, mi voz ahogada por tener la cabeza entre tu espalda como si se tratase de una almohada huesuda. Si algo le apasiona a Hirotaka son los instrumentos y la música, tiene alma de trovador ambulante, estoy convencida y la historia del koto lo demuestra. Ese es un instrumento engorroso, uno con el cual probablemente no podríamos disfrutar de estos momentos—. Ni loca te dejaría subir un koto a mi bote. Cuanto menos te cobraría pasaje aparte por el trasto ese.

“Morir”. Y es que Hirotaka no es una joven común y corriente de la nobleza nipona. Inhibo un suspiro, esa katana no la porta por estatus ni estética. Trabajar días y noches con mínimo descanso, arriesgando la vida por una sociedad ingrata y ni siquiera ser capaz de disfrutar una buena comida, aunque tenga los medios. Mis manos acarician su pecho como respuesta muda a tales palabras. Este país ya me ha quitado a mis padres y a mis amigos, este pelirrosa es lo único que me queda e imaginarme…no, no vale la pena pensarlo. No quiero pensarlo.

Hmph—Me quejo cuando se niega a mostrarme la canción que está componiendo pues la curiosidad me carcome, no obstante, pronto se me pasa cuando su melodiosa voz se alza entre la roca y los arboles acompañada por el instrumento de cuerda que toca con tanta destreza y contrasta hermosamente con su voz grave. Un llamado desde lo más profundo de su alma, una visión temporal de quien verdaderamente es y, tal vez, de lo que en verdad desea.

Porque no podemos mentirnos a nosotros mismos. Yo realmente ya no puedo hacerlo y menos cuando tocas ese instrumento que me hace sentir como marinera en altamar que se encuentra una sirena. Me acomodo mejor y permito que el arte florezca sin ser interrumpido. A medida que la letra va haciendo sentido a mis oídos levanto una ceja, repentinamente intrigada por el significado.

Y es que, como dije, no se puede ignorar aquello que surge desde nuestra mismísima alma.

Cuando el silencio vuelve a sobreponerse vuelvo a poner mi rostro al lado del suyo.

Hmm, hermoso y cautivador como siempre—Me refiero a la canción y a su arte, por supuesto…¿o no?—. Aunque me pregunto a qué mujer le habrá compuesto esa canción el rompecorazones Hirotaka.

Mi actitud confiada y jocosa enmascara un poco los celos y la expectativa que reposan en esa pregunta, aunque tampoco tengo muchas esperanzas de que me lo diga conociéndolo.

No obstante…hay algo en lo que se equivoca. Algo que se oculta en lo profundo de la fibra que une cada fragmento de este sueño de verano que resulta tan claro como el cielo despejado que nos bendice: el amor ES un infierno.




NegaiKohakuNocheFlashback
TAGGED
@Hye Ri




Negai
Contacto:
Ver perfil de usuario


Volver arriba Ir abajo

Balada de los Malditos, parte I [Priv. Kohaku Kuroo] Empty Re: Balada de los Malditos, parte I [Priv. Kohaku Kuroo]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado
Contacto:


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.