Kimetsu No Yaiba:悲しみに囚われた
Fall of the Heavens

T

e damos la bienvenida a Kimetsu no Yaiba: Fall of the Heavens. ¡Esperamos que tu estadía sea grata! No olvides dar click en los links mostrados abajo, para poder guiarte con más facilidad.

01
Bienvenido
Invitado
03Navegación
02EnlacesDesplegar lista
Afiliados悲しみに囚われた
00/30Élite
00/18Directorios
00/18Hermanos
Agradecimientos a Necromancer Codes y Carhartl, por JS Cookie. reditos: Las imágenes utilizadas no nos pertenecen, créditos a sus respectivos autores. Rol basado en el universo de Kimetsu no Yaiba. Agradecimiento especial a Mayu, Sky y Kaonashi.
Diseñado por Entourage
» Jujutsu Kaisen Rol [Confirmación Élite]
Rock Bottom [Privado Ayumi] EmptyDom Mayo 15, 2022 3:51 pm por Invitado

» Blood is my pleasure [Afiliación/Élite]
Rock Bottom [Privado Ayumi] EmptySáb Mayo 07, 2022 5:56 am por Invitado

» Registro de PB
Rock Bottom [Privado Ayumi] EmptyMiér Abr 27, 2022 1:42 pm por Issei

» El camino Del Cazador [Privado]
Rock Bottom [Privado Ayumi] EmptyMiér Abr 27, 2022 1:08 am por Miyagou Azumi

» Misiones Especiales | Registro de apertura y cierre
Rock Bottom [Privado Ayumi] EmptyMar Abr 26, 2022 6:18 pm por Hyo Miyamoto

» Chismes en la oscuridad | Rol Libre a todas las clases
Rock Bottom [Privado Ayumi] EmptyMar Abr 26, 2022 12:58 pm por Zhang Li Xing

» Padre nuestro, perdona nuestros pecados... [Busqueda 1/3]
Rock Bottom [Privado Ayumi] EmptyMar Abr 26, 2022 12:18 am por Andrew D. Rockefeller

» Let me be your desire [Busqueda de Negai 3?/4]
Rock Bottom [Privado Ayumi] EmptyMar Abr 26, 2022 12:17 am por Negai

» Dados Oficiales
Rock Bottom [Privado Ayumi] EmptyDom Abr 24, 2022 10:24 pm por Fokkusu-san

» Issei| ID
Rock Bottom [Privado Ayumi] EmptyDom Abr 24, 2022 8:59 pm por Fokkusu-san

悲しみに囚われたくはないTablón de anuncios

Japón, El clima es frío. Posibilidad de nevadas. No querrás perderte en las altas montañas durante esta época. La comida puede llegar a escasear.
Estación: Invierno
HisokanaEclipse Superior - Un Proscrito que se rebeló a Muzan. Shinobi. Ficha más reciente
Takeda AyumiHashira - Mizūmi no otome, la doncella del lago. Implacable.Personaje destacado
Novedades
Cierre Inscripciones28 de de febrero —Este día cerraran las inscripciones para el evento Misterio en Hokkaido.
Nuevo Evento Global16 de enero —Misterio en Hokkaido: Inscripciones abiertas.
Recompensas exclusivas.16 de enero —Por tiempo limitado a los personajes nuevos por la apertura.
Busqueda de Staff16 de enero —Buscamos staff. ¿Interesado en aportar un granito de arena? Contactanos por Discord.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

C02. Cazadores
campo1 frase : I won't suffer, be broken, get tired or wasted, surrender to nothing.
Campo2 Mini imagen : Rock Bottom [Privado Ayumi] Sin_tz28
Campo3 Experiencia : 1
Yenes : 150
Constitución : F+
Destreza : F
Fuerza : F
Percepción : F
Velocidad : E+
Carisma : F
Mensaje : 55

Rock Bottom [Privado Ayumi] Empty Rock Bottom [Privado Ayumi]

Mensaje por Andrew D. Rockefeller Miér Ene 19, 2022 6:35 pm





Bang Bang!


 
Once you hit rock bottom, the only way is up…I guess.



Fuck y’all—Murmuro, visiblemente borracho, mientras trastabillo lejos de la entrada principal de la Ciudad Sagrada. En una mano porto una botella de whisky, de las caras, de esas que traje conmigo desde los Estados Unidos de America. Ya está medio vacío, y si la cosa sigue como hasta ahora, para cuando amanezca habré completado el trabajo. Mi caminado no se debe exclusivamente a un exceso de alcohol; con la otra mano me agarro mi costado adolorido, allí donde aquel demonio de poca madre me desgarró la piel. Viviré, aunque la herida sigue abierta, el liquido tibio se escurre entre mis dedos, solo para enfriarse casi de inmediato al entrar en contacto con el ambiente gélido—. Ni que los necesitará, cabrones.

Despues de despachar a aquel monstruo grotesco con tentáculos que acechaba en los bosques cercanos, me dirigí a la Ciudad para descansar y buscar algún medico que pudiera coserme el dichoso arañazo. Cada paso se sentía como caminar en el mismísimo infierno, y bueno, tomé un traguito para aliviar un poco el dolor y una cosa llevó a la otra.

Y entonces, en la entrada de la ciudad, me dicen que me largue, que no quieren extranjeros allí, mucho menos borrachos.

¡Qué se vayan al demonio! Yo, que lo dejé todo para entrenar en el arte de cazar demonios, yo… ¿por qué? ¿qué estoy haciendo aquí? Jornadas interminables, miradas hostiles en cada rincón…¿qué hago aquí? Jesucristo… Camino por inercia hacia un callejón cercano y solitario, dejando una hilera de huellas tras de mi sobre la nieve recién caída. Acerco la botella a mi boca y me jarto otro trago. Hermoso y desagradecido Japón, creo que nunca te he odiado tanto como esta noche.

Finalmente me recuesto sobre una caja de madera abandonada. Ni un alma a la vista. En medio de mí, ejem, situación el poncho con el cual usualmente escondo mi espada se corre y revela el arma nichirin. Claro, no es común que un extranjero posea una katana, mucho menos que la porte. Pero no me importa. Ya no me importa.

No siento frio ni dolor, gracias, Dios, por el alcohol. Suspiro, sin saber muy bien que hacer ahora. A lo mejor debería descansar un poco en este callejón. Tan absorto me encuentro en mis pensamientos que no me fijo si alguien…o algo… está en el callejón. Mi cuervo se posa sobre mi hombro y empieza a picotearme, a lo cual respondo con un manotazo.  



 
   



 
Me and my sword freezing outside the sacred city

 



Ciaran


Última edición por Andrew D. Rockefeller el Lun Ene 24, 2022 2:14 pm, editado 1 vez

Volver arriba Ir abajo

C02. Cazadores
campo1 frase : A veces en la vida hay que saber luchar no sólo sin miedo, sino también sin esperanza.
Campo2 Mini imagen : Rock Bottom [Privado Ayumi] Pp,840x830-pad,1000x1000,f8f8f8
Campo3 Experiencia : 1
Yenes : 150
Constitución : D
Destreza : D
Fuerza : D
Percepción : D
Velocidad : D
Carisma : B
Mensaje : 41

Rock Bottom [Privado Ayumi] Empty Re: Rock Bottom [Privado Ayumi]

Mensaje por Ayumi Dom Ene 23, 2022 7:29 pm

Por una de esas extrañas casualidades del destino aquella misma noche, en la que un gaijin y cazador de demonios herido acababa tirado en un callejón, Takeda Ayumi se encontraba en la Ciudad Sagrada acompañando a su padre en una de sus visitas de cortesía que todo noble debía de brindarle al Emperador.

La joven de hecho se encontraba cenando junto con su padre en la residencia de los Takeda en la ciudad, una villa noble completa con jardín japonés incluido que poseían en el lugar. Algo que no era extraño pues todo noble debía mantener una casa digna del estatus de su familia en la ciudad del  Emperador como muestra de lealtad y sumisión a su autoridad, al menos aparentemente puesto que quién había iniciado dicha tradición no fue otro que el antiguo Shogun y unificador de Japón: Tokugawa Ieyasu.

Su padre presidía la habitación y la cena desde su zabutón. Frente a él, ligeramente escordada hacia el lado izquierdo de su progenitor estaba Ayumi. La comida acababa de ser servida en dos pequeñas mesas bajas y la asistenta apenas había terminado de servir el saque al señor de la casa cuando al otro lado de la puerta de la habitación se solicitó permiso para entrar.

Como correspondía a la etiqueta, la asistenta dejó la jarra de sake en su bandeja y procedió a acudir hasta la puerta para comprobar que asunto era el que había llevado a alguien a interrumpir la cena de sus señores. Tras una breve conversación, la asistenta regresó y se acomodó en seiza a la derecha de Ayumi.

—Mi señora— la mujer, finamente arreglada y ataviada con un kimono de trabajo de color negro, muy sobrió y en el que se podía ver claramente los cuatro rombos del mon del clan Takeda, agachó ligeramente la cabeza al tiempo que se inclinaba hacia delante.

—¿Ocurre algo, Haruko?— Ayumi, quién vestía con un kimono negro bastante simple, tan sólo decorado con motivos florales en tonos rojos, dejó la pequeña copa de sake sobre la bandeja.

—Acaba de llegar un mensaje de Ubuyashiki-dono— le tendió un pequeño trozo de papel doblado como si se tratase de un pequeño pergamino, lo que indicó a la joven que acababa de llegar transportada por un cuervo.

—Padre...— la mujer comenzó a pedir permiso a su padre para poder atender la carta pero no tuvo ni que empezar la frase, su padre asintió mientras apuraba el alcohol en su copa.

Tomó el documento con delicadeza y procedió a desplegarlo frente a ella, no era más que una escueta carta en la que le informaba de que un cazador de demonios había llegado a la ciudad y, como era lógico, fue rechazado sin más preguntas. Al parecer estaba herido y el patrón le solicitaba a ella que le prestase su ayuda.

—¿Hay algún problema, Ayumi? ¿Debes marcharte?— interrogó su padre.

—No, padre— negó con suavidad la joven —Al parecer hay un miembro de la organización herido en las proximidades,  Ubuyashiki-dono simplemente solicita que le preste mi asistencia.

—Entiendo, Haruko, haz que lo traigan aquí y llama a un médico

—A sus órdenes, mi señor

—Sé discreta por favor, no queremos llamar la atención.

—Por supuesto— la mujer se levantó al instante para cumplir la orden de su señor.

Un poco más tarde, un palanquín se detenía frente a la entrada de un oscuro callejón a las afueras de la ciudad. Los dos hombres que los transportaban, se internaron en el callejón guiados por un ruiseñor bastardo en mitad de la gélida noche y tan sólo alumbrados por la luz de un pequeño farol.

—¿Estás seguro de que es aquí?— le dice uno al otro, pues no consiguen distinguir nada.

—El pájaro de la señorita Ayumi nos ha traído hasta aquí, así que debe de estar aquí— replicó el otro hombre con seguridad —Fíjate, creo que allí hay alguien tirado en el suelo— señaló un poco más adelante, justo donde el ruiseñor reboloteaba junto a otra ave.

Ambos hombres avanzaron lentamente, alzando el farol todo lo posible para iluminar lo más posible el lugar.

—Debe ser él, lleva katana y sus ropas se parecen a las de un cazador aunque, aunque nunca había visto un sombrero como ese...

Se aproximaron un poco más.

—Por el amor de Buda, menuda peste a alcohol— aún estaban relativamente lejos pero el olor era intenso —¿Seguro que es él?

El ruiseñor bajo hasta posarse sobre la rodilla del hombre.

—Es él— asintió el segundo —Hey, señor cazador, ¿está consciente?

El hombre se aproximó un poco más con el farol por delante, tratando de dilucidar el estado el extraño muchacho.
Ayumi
Contacto:
Ver perfil de usuario


Volver arriba Ir abajo

C02. Cazadores
campo1 frase : I won't suffer, be broken, get tired or wasted, surrender to nothing.
Campo2 Mini imagen : Rock Bottom [Privado Ayumi] Sin_tz28
Campo3 Experiencia : 1
Yenes : 150
Constitución : F+
Destreza : F
Fuerza : F
Percepción : F
Velocidad : E+
Carisma : F
Mensaje : 55

Rock Bottom [Privado Ayumi] Empty Re: Rock Bottom [Privado Ayumi]

Mensaje por Andrew D. Rockefeller Lun Ene 24, 2022 3:20 pm





Bang Bang!


 
Once you hit rock bottom, the only way is up…I guess.



Primeros pasos, luego voces, eso es lo que escucho, aunque es como si estuvieran por allá bien lejos, completamente ajenas a mí. Me decido ignorarlo, prefiriendo el consuelo momentáneo del alcohol y el cansancio, manteniendo los ojos cerrados y la cabeza volteada en sentido contrario a la dirección de donde provienen los ruidos. Las palabras no parecen palabras, al menos no en mi mente. Es entonces cuando mi dichoso cuervo vuelve a posarse en mi hombro a la vez que siento un par de patas ligeras sobre mi pantalón.   Gruño por lo bajo.

¡Craw, craw!—Aquel hijo del demonio que me fue asignado como cuervo grazna en mi oído, despertándome momentáneamente de mi letargo de muy malas pulgas. No quiero saber nada de nadie, nada, así que me sacudo violentamente para sacármelo de encima. Mi cuervo y aquella otra curiosa ave que no había visto hasta entonces alzan vuelo. Un corrientazo de dolor recorre mi costado derecho, hago un puño con mis dedos entumecidos.—. Es él, es él, craw.

¡Traidor! Hip—Fijo mi mirada en mi ave de mal agüero, convencido de que fue él quien me echó al estanque. Y es que no necesito estar sobrio para reconocer que se trataban de enviados de la organización, ni para comprender, aunque sea de una forma básica, que no doy la mejor de las impresiones. Irgo la espalda y los saludo con un movimiento de cabeza en un intento no muy convincente de mostrarme bien y en todos mis sentidos—. Caballerosss, estoy perfectamente, solo estaba… descansando las piernas…¡ugh!

Sin duda ni el frio ni la borrachera parecen ser ya suficientes para ocultar bajo la alfombra metafórica de la inhibición de los sentidos el feo arañazo. Arqueando la espalda, lo único que lamento en mi mente es que mi cuerpo herido haya socavado lo que en este momento considero fue una puesta en escena magistral. Suspiro, me encojo de hombros y procedo a tapar la botella torpemente para luego aferrarme a ella cual naufrago a un pedazo de madera astillado. Aquel whiskey sureño dejo de producirse durante la guerra, quien sabe cuando o siquiera si volverán a producirlo.

Me dejo caer de la caja de madera contra el frio suelo, tapando mis ojos y la mitad superior de mi rostro con mi inconfundible sombrero, permitiendo así que el par de hombres me monten en el palanquín.

Ugh, I don’t even care anymore—Les digo por lo bajo en mi idioma nativo. Una sacudida vuelve a provocarme un fuerte dolor—. ¡Cuidado, ah!

Y así emprendimos la marcha, entre quejas de parte y parte.





 
 



 
Me and my sword freezing outside the sacred city

 



Ciaran

Volver arriba Ir abajo

C02. Cazadores
campo1 frase : A veces en la vida hay que saber luchar no sólo sin miedo, sino también sin esperanza.
Campo2 Mini imagen : Rock Bottom [Privado Ayumi] Pp,840x830-pad,1000x1000,f8f8f8
Campo3 Experiencia : 1
Yenes : 150
Constitución : D
Destreza : D
Fuerza : D
Percepción : D
Velocidad : D
Carisma : B
Mensaje : 41

Rock Bottom [Privado Ayumi] Empty Re: Rock Bottom [Privado Ayumi]

Mensaje por Ayumi Mar Ene 25, 2022 3:09 pm

El cuervo que acompañaba al ruiseñor de su señora confirmó finalmente el hecho de que aquel era el hombre al que buscaban y, aún así, cuando la luz del farol lo iluminó les resultó bastante difícil de creer que realmente era él. Frente a ellos no estaba uno de sus compatriotas si no un tipo rubio y con facciones que le delataban como un occidental, lo que junto con la extraña mezcla de ropas que llevaba les resultó un tanto desconcertante. Y, por si fuera poco, había que añadirle el espectáculo que estaba dando con claros sintomas de haberse pasado con la bebida.

Primero la tomó con su pájaro, luego trató de actuar como si no pasara nada sin demasiado éxito. Tanto el olor a alcohol como sus movimientos erráticos le delataban ante los dos posteadores que simplemente se miraron en silencio. No necesitaban palabras para saber lo que ambos estaban pensando.

Observaron al hombre tapar la botella y lo interpretaron como la señal para acercarse hasta él, rápidamente acortaron la distancia. Hicieron un rápido chequeo bajo la luz del farol para comprobar el estado, a parte de la herida en el costado parecía estar relativamente en buen estado si obviaban la borrachera que llevaba encima y la potencial resaca que le esperaba al día siguiente.

—Intenta no moverte mientras te movemos— dijo uno de ellos mientras se pasaba el brazo derecho del borracho sobre su cabeza para colocarlo en su hombro y poder así usar sus manos para levantarlo. El rubio era un tipo grande, bastante más grande que su porteador, así que se vió obligado a recibir ayuda de su compañero para transportarlo.

El camino hasta el palanquín fue complicado pero consiguieron llegar a pesar de las varias quejas del herido. Lo metieron como buenamente pudieron en el interior y le dieron una manta. Acomodaron las armas de manera que no hubiera riesgo de que se cayesen desde el interior del transporte.

Finalizada la tarea, cada uno fue hacia su puesto se pusieron en marcha. Tan sólo se detuvieron en la entrada para departir con los guardias, lo cual fue rápido gracias al mon de los Takeda que se podía ver en las cortinas laterales del transporte. Si los guardias hubieran revisado el interior del palaquín... el asunto podría haber complicado bastante más de lo que ya estaban, al fin y al cabo estaban introduciendo a un extranjero en la ciudad del emperador.

Desde ahí hasta la residencia de los Takeda apenas tomó más de diez minutos. Una vez traspasaron los muros del jardín, el palanquín se dirigió directamente hasta la parte posterior de la edificación. Allí se detuvieron y abrieron la cortina del transporte, desde el interior del palanquín podía verse la pared de rica madera extenderse hacia derecha e izquierda. Un porche techado de varios metros de ancho separaba al transporte de la edificación.

—Ya hemos llegado, baja con cuidado— dijo una de los hombres nada más descorrer la cortina —No te preocupes por tus cosas, las llevaremos nosotros a la habitación.

De repente, la oscuridad de la noche se ve apartada por la potente luz proveniente de una puerta corredera que acababa de abrirse de par en par. En el umbral de la puerta apareció una mujer, finamente arreglada y ataviada con un kimono de trabajo de color negro, muy sobrió y en el que se podía ver claramente los cuatro rombos del mon del clan Takeda.

—Pasad y acomodadlo en el futón, iré a informar a ojou-sama y al doctor de que el herido ya está aquí— la mujer se retiró rápidamente.

Los dos porteadores cargaron con el cazador hasta el interior de la habitación y de lo dejaron con cuidado sobre el futón que había dejado preparado Haruko.
Apenas un par de minutos más tarde, Haruko accedía a la habitación en la que se encontraban el doctor y su asistenta, el padre de Ayumi y la joven pilar, tomando un poco de sake y conversando tranquilamente mientras aguardaban la llegada del herido.

—Señora, ya han regresado con el cazador herido— informó desde casi el umbral de la puerta.

—Perfecto, lleva al doctor y a su asistente hasta la habitación por favor— solicito Ayumi a su asistenta —Si necesitan cualquier cosa, no dudes en proveersela.

—Entendido.

—Señorita Ayumi, Señor Takeda, si me disculpan— el doctor y su asistenta se pusieron de pie.

Realizaron los saludos formales y, tanto el doctor como la asistenta salieron de la habitación siguiendo a Haruko. Unos minutos más tarde, entraban en la habitación siguiendo a su guía. El doctor era un hombre ya mayor, cojeaba un poco de su pierna derecha, vestía con un kimono masculino marrón oscuro, cabeza rapada, pulcramente afeitado a excepción de un pequeño bigote. La mujer vestía también en tonos marrones oscuros, era joven, bajita y un poco regordeta, transportaba el maletín del doctor.

Nada más entrar a la habitación el impacto a alcohol, que ya se había adueñado de la estancia, golpeó el olfato de los recíen llegados. Haruko frunció el ceño, al tiempo que se llevaba su mano derecha junto con la manga del kimono hasta la nariz en un acto reflejo. Además, el olor, no había sido el único detalle impactante para la joven asistenta. Trató de mantener la compostura mientras observaba atentanmente tanto el cabello como las facciones de aquel hombre para cersiorarse una vez más de que no había visto mal ¡Era una extranjero!

—¿Este es el herido?— el doctor tampoco parecía muy contento con lo que se acababa de encontrar, tampoco parecía contrariado por el hecho de que el supuesto cazador fuera un foráneo.

—Si— Haruko asintió.

—Supongo que no tendré que preocuparme porque se le infecte la herida...— el médico avanzó hasta el futón donde debía de estar el herido y se arrodilló con dificultad hasta quedar en seiza, miró hacia atrás al percatarse de que su acompañante no le había seguido como era habitual —Maya, mi maletín por favor— el hombre entendió que la chica se había quedado impactada, si mal no recordaba era la primera vez que veía a alguien del exterior.

—Esto... si, perdón, doctor Hijikata— la mujer avanzó hasta el médico y se acomodó al lado izquierdo, colocando el maletín frente a ella antes de desplegarlo.

—Bien— centró su mirada en el paciente nuevamente —Permíteme presentarnos, soy el docotr Hijikata Koji y ella es mi asistenta y enfermera,  Watanabe Maya, estaremos a tu cuidado por hoy— ambos se presentaron con una leve reverencia —¿Crees que podrías apartarte la gakuran o seria mejor la corte?— dijo iendo al meollo de la cuestión mientras señalaba a la zona de la herida.
Ayumi
Contacto:
Ver perfil de usuario


Volver arriba Ir abajo

C02. Cazadores
campo1 frase : I won't suffer, be broken, get tired or wasted, surrender to nothing.
Campo2 Mini imagen : Rock Bottom [Privado Ayumi] Sin_tz28
Campo3 Experiencia : 1
Yenes : 150
Constitución : F+
Destreza : F
Fuerza : F
Percepción : F
Velocidad : E+
Carisma : F
Mensaje : 55

Rock Bottom [Privado Ayumi] Empty Re: Rock Bottom [Privado Ayumi]

Mensaje por Andrew D. Rockefeller Miér Ene 26, 2022 1:46 pm





Bang Bang!


Once you hit rock bottom, the only way is up…I guess.



En honor a la verdad el palanquín es cómodo, o al menos lo es mucho más que la caja de madera donde estaba sentado. Las finas cortinas protegen contra el viento helado y por primera vez en lo que llevo de la noche me permito relajarme y estirar un poco los dedos entumecidos. Aun en mi estado inhibido por el brebaje del diablo la pequeña travesía me parece más emocionante y curiosa que otra cosa; es la primera vez que veo un palanquín desde dentro. Cierro los ojos y me decido descansar un rato.

Es entonces cuando escucho una voz que reconozco: la del guardia que me prohibió la entrada antes. Eso solo puede significar que nos dirigimos hacia la Ciudad Sagrada, hogar del emperador y centro político del shogunato. Claro, todo esto yo ya lo sé y si hubiera estado sobrio ni siquiera me hubiera acercado a esta dichosa entrada, pero bueno, ese barco ya zarpó. Me río por lo bajo cuando las voces se detienen y el palanquín vuelve a moverse, ¿Quién es el imbécil ahora, guardia estúpido? No yo, eso es claro.

Los minutos pasan y finalmente el palanquín se detiene. Las cortinas se abren e irritable como me encuentro me cubro el rostro con mi mano derecha para protegerme del choque inicial de la intemperie, pero tras unos pocos segundos me permito abrir los ojos y apreciar el acabado de la madera del porche. Asiento a mi par de acompañantes a la vez que me bajo de forma un poco más brusca de lo que hubiera querido.  

Ugh, it’s alright, it’s alright, gracias—Me apoyo en el par de caballeros a la vez que clavo mis ojos claros en la mujer con el kimono negro. Los rombos no me dicen nada, me digo a mi mismo que de seguro se trata de alguna Casa de Glicinas como tantas otras que se alzan por todo el país nipón. Luego, estando más sobrio, me daré cuenta de la obvia verdad, pero por ahora los cabos simplemente permanecen sin hilar en mi cabeza. La mujer da media vuelta y como pueden el otro par me llevan hasta la habitación asignada. El futón sobre el suelo es tan suavecito que de inmediato me siento como en casa. Hasta el momento no me había dado cuenta de lo cansado que me encuentro, pero ahora mis parpados se me hacen pesados.

Por supuesto, no logro conciliar el sueño. La larga noche aun no acaba, eso me queda claro cuando se abre la puerta corrediza de mi estancia temporal.


Doc, señorita, un gusto—Respondo con la voz un tanto arrastrada al doctor y a su acompañante. No sé cómo lo hacen los dichosos cuervos, pero esta gente no solo sabía dónde encontrarme sino también mi estado. ¿El gakuran? Uh...¡ah!, el uniforme, dice, sí, sí, torpemente empiezo a desabrochar el par de correas de cuero ceñidas a mi cadera junto a la blancuzca oficial—. Ya mismo, doc, ya mismo. Debería ver como quedó el otro, eh.

Me muerdo el labio para inhibir un quejido cuando sin querer roso la herida, apurándome en acabar con las correas para pasar a los botones y poder quitar el mugroso trasto de tela del camino ante la mirada del doctor cuyo nombre olvidé casi de inmediato.





 



Me and my sword freezing outside the sacred city




Ciaran

Volver arriba Ir abajo

C02. Cazadores
campo1 frase : A veces en la vida hay que saber luchar no sólo sin miedo, sino también sin esperanza.
Campo2 Mini imagen : Rock Bottom [Privado Ayumi] Pp,840x830-pad,1000x1000,f8f8f8
Campo3 Experiencia : 1
Yenes : 150
Constitución : D
Destreza : D
Fuerza : D
Percepción : D
Velocidad : D
Carisma : B
Mensaje : 41

Rock Bottom [Privado Ayumi] Empty Re: Rock Bottom [Privado Ayumi]

Mensaje por Ayumi Miér Ene 26, 2022 4:11 pm





Rock Bottom


Haruko no pudo evitar fruncir el ceño ante la falta de modales de aquel chico, lo mismo ocurrió con Maya pero ella supo disimularlo mejor bajando la mirada y fingiendo que revisaba el equipo del maletín. El doctor por su parte no parecía contrariado, se limitó a esbozar una leve sonrisa mientras esperaba a que el chico se retirase la chaqueta para ver la herida.

—Entiendo entonces que lograste derrotar al demonio ¿cierto? Sin duda toda una hazaña— el médico mantuvo la sonrisa cortés mientras respondía al orgulloso ganador del combate que tenía frente a él. No tardó mucho en lograr despojarse de las prendas aunque el dolor era visible en su rostro —Por favor, túmbate muchacho— fue una petición amable pero no espero a que el chico lo hiciera por su cuenta, si no que apoyo su mano derecha en el pecho y presionó con fuerza hasta tumbarlo sobre el futón —Así está mejor— le dió un par de palmadas sobre el esternón mientras observaba la herida desde el exterior —Parece una herida limpia, ¿de garra tal vez?— comentó al tiempo que tendía las manos hacia su asistenta, la cual acababa de recibir un pequeño cubo con agua caliente para ayudar a asear las manos del doctor —No está nada mal para haber logrado matar un demonio salir parado con tan sólo una herida así— el hombre continúo hablando mientras le secaban las manos —Enhorabuena muchacho, un gran tabrajo— la enfermera se levantó un instante para colocarse tras el doctor y empezar a retirarle las mangas del kimono al tiempo que le ataba un cordel —No te negaré que estoy sorprendido, nunca antes había conocido un cazador de demonios que no fuera japonés. Debe haber una historia increíble detrás ¿verdad?— el hombre seguía hablando, sin dejar espacio a que el joven pudieran contestar —Me la tendrás que contar algún día, por cierto ¿qué respiración aprendiste?— una vez sus mangas estaban aseguradas, la enfermera regresó a su posición y el doctor colocó su mano izquierda sobre el abdomen del extranjero, fijándolo con fuerza al suelo mientras seguía hablando sin perder la sonrisa —¿Quizás la del fuego o el agua? La del agua es la más común...— llevó su mano derecha hasta la herida y pasó los dedos con cuidado sobre los bordes —Dime una cosa, muchacho— en ese momento, la sonrisa del médico se borró al mismo tiempo que hundía dos dedos en la herida para comprobar la pronfundida —¿En qué diablos estabas pensando para emborracharte depués de matar un solo demonio?— la voz se volvió dura y de claro reproche —Hay formas más rápidas de suicidarse y menos dolorosas que usar ese uniforme y tirarse en una callejón en mitad de la noche, zopenco— le regañó al tiempo que movía los dedos en el interior de la herida —¿Notas esto? Es tu riñón— deslizó el dedo hacia abajo aún dentro —Y esto de aquí es tu instestino, si hubiera ido un poco más arriba o más abajo podría haber sido una herida mucho más complicada. Has tenido mucha suerte, demasiada como para permitirte vanagloriarte y emborracharte— el médico sacó finalmente los dedos de la herida de un tirón, sin miramientos ante el dolor —¿Duele verdad? Si en lugar de borracharte hubieras estado manteniendo la respiración no te hubiera dolido tanto— sentenció el doctor ante la mirada espantada de Haruko pues los porteadores habían salido por piernas en cuanto la cosa empezó a ponerse tensa —La herida es limpia, no ha tocado nada importante y no es muy profunda— tendió la mano derecha a la enfermera y esta le puso una gasa, la tomó y con un dedo la insertó en la herida para limpiar lo posible —Aguanta un poco, comparado con lo que te podría haber pasado esto no es nada— acabó de limpiar la herida y sacó la gasa, para después proceder a coser a coser —señorita Haruko, informe a Ojou-sama de que su invitado no corre peligro.


—Entendido, doctor— la asistenta realizó una reverencia y procedió a abandonar el lugar aliviada.


Casi al mismo tiempo, desde la puerta del jardín entraban los porteadores con las pertenencias del herido, incluida la botella de whisky.


—La botella llevaósla de aquí—
ordenó el doctor una vez listo para coser —Ni una protesta, mantén la  boca cerrada y espera a que acabe— sentenció el médico y procedió a iniciar la sutura.


Los porteadores por su parte dejaron el equipo del joven en una esquina de la habitación y desaparecieron con la botella por donde habían venido, dejando la puerta cerrada tras de sí.

En el otro extremo de la casa, Haruko accedía al salón donde aguardaban tanto Ayumi como su padre mientras contemplaban el baile de una geisha al ritmo del shamisen. La asistenta se acercó discretamente hasta su señora y procedió a informarle del estado del cazador.

—Excelente, entonces iré a comprobar como se encuentra personalmente— Ayumi hizo el intento de levantarse pero Haruko trato de detenerla.

—Mi señora, el herido no se encuentra en muy buen estado...— trató de disuadir a su señora.

—Vamos—
cortó la joven pilar a su sirvienta.

—No...

Ayumi hizo un reverencia a su padre y este simplemente asintió en silencio, así que se levantó y procedió a abandonar la habitación seguida por una contrariada Haruko que lamentaba en silencio que su señora tuviera que ver a aquel tipo en ese estado.

Mientras tanto, en la habitación, el doctor ya había acabado.

—Listo— entregó los utensilios a su asistenta y procedió a volverse hacia el lado izquierdo para lavarse las manos —Ya puedes hablar mocoso— espetó el doctor —Y estaría bien que empezarás por tu nombre, es lo mínimo en cortesía incluso de la tierra de la que provienes ¿no?


Ciudad Sagrada, Hora de la Rata aprx.

Ayumi
Contacto:
Ver perfil de usuario


Volver arriba Ir abajo

C02. Cazadores
campo1 frase : I won't suffer, be broken, get tired or wasted, surrender to nothing.
Campo2 Mini imagen : Rock Bottom [Privado Ayumi] Sin_tz28
Campo3 Experiencia : 1
Yenes : 150
Constitución : F+
Destreza : F
Fuerza : F
Percepción : F
Velocidad : E+
Carisma : F
Mensaje : 55

Rock Bottom [Privado Ayumi] Empty Re: Rock Bottom [Privado Ayumi]

Mensaje por Andrew D. Rockefeller Jue Ene 27, 2022 7:00 pm





Bang Bang!


 
Once you hit rock bottom, the only way is up…I guess.



Puede contar con ello, bien muerto—Ah, bueno, el doctor parece buena onda al menos. Sí, el demonio está en el infierno donde pertenece, hecho cenizas tras un combate que, en realidad, duró más bien poco.  Una escaramuza mortal entre las sombras, donde mi respiración debería brillar -o, más bien, mimetizarse, já-. La mano firme del doctor me empuja contra el futón a la vez que revisa la herida. Le doy la razón con un movimiento de cabeza a su aseveración sobre la garra.

Te desconcentras un segundo y mueres, así es esto, afortunadamente parece que la saqué barata esta vez. Rememoro aquellos ojos escarlatas que no dejaron de brillar con una determinación propia de un león de montaña herido, ni siquiera cuando estaba convirtiéndose en polvo y su cabeza yacía en el suelo, a varios metros de su tronco. Un vacío se materializa en mi estómago, aunque decido ignorarlo. En cuanto al doctor, la verdad parece un muy buen tipo, aunque habla mucho, ya van dos veces que se me quedan las palabras en la punta de la lengua al tratar de responder, pero tampoco quiero ser descortés e interrumpirlo. De los pocos cumplidos que he recibido en esta tierra alejada de la mano de Dios, ni siquiera Kohaku es muy dada a darlos si se tratan de cosas de Cazadores. En retrospectiva creo que debí haberme dado cuenta, de eso tan bueno no dan tanto, dicen por ahí…

Bah—Resto importancia con un gesto, mi historia no es terriblemente interesantísima y la verdad preferiría no tocar el tema teniendo en cuenta que en casa los barriles de los rifles ni siquiera se han enfriado, al igual que los cadáveres, como los de mis hermanos…maldición, espero que papá no la este pasando tan mal. De cualquier forma, creo que invitarle un trago al doc sería divertido, seguro él tiene también su buena ración de historias y pacientes curiosos.

Me preparo para responderle lo que sea que me quiere inquirir; de repente su sonrisa de esfuma cual ceniza al viento y su mirada se vuelve gélida. Es entonces cuando me doy cuenta que esta noche no ha hecho sino empezar.

AAAGH—De inmediato trato de inhibir el grito por puro orgullo, a la vez que siento como los dedos del “doc” se mueven dentro de la herida. Qué maldito psicópata desgraciado hijo de mala madre, seguro lo vistieron de niño con un suéter de ortiga. Le mantengo la mirada con mis ojos Si las miradas mataran, aquel hombre ya estaría muerto y enterrado. ¿Mi riñón? ¿¡Mi riñón!? ¿¡Qué!? No, no, y lo peor es que mientras estoy literalmente deseando haber sido devorado por el demonio, me tengo que tragar sus regaños. Eso sí, de repente me siento bastante sobrio…

Aprieto los puños y tenso mi cuerpo cuando empieza a coser la herida. Al menos ya dejó mi riñón en paz, pero carajo, en serio me sería útil un trago ahora mismo. Entonces llegan mis buenos amigos del palanquín cargando con mis cosas, no los veo, pues mi torturador/sanador ocupa la mayor parte de mi campo de visión desde mi posición, pero sí escucho como se abre la puerta corrediza de nuevo.

Ghrrr—Gruño por lo bajo, apretando los dientes para no gritar. Malnacido, esa botella es carísima, es de las finas, si pudiera les espetaría que la cuidaran, o cuanto menos que la saborearan bien, pero no me queda de otra que resignarme.

Y bueno, así fue la mayor parte del tiempo, hasta que finalmente la herida se cierra. Me permito relajarme y respirar profundo, cerrando los ojos. Niego con la cabeza.

Está loco, completamente loco—Ni siquiera lo digo como un insulto, a estas alturas parece más una observación imparcial tras un estudio rigoroso en el que yo fui el conejillo de indias—. Rockefeller Andrew, doctor—Ya me he acostumbrado a decir el apellido de primeras, haciendo hincapié en la pronunciación, aunque sé que es inútil. Tampoco debería quejarme teniendo en cuenta mi acento…—. Y esa “tierra lejana” son los Estados Con…Unidos. Recuérdeme nunca venir a esta Casa de Glicinas de nuevo.  



 
 



 
Me and my sword freezing outside the sacred city

 



Ciaran

Volver arriba Ir abajo

C02. Cazadores
campo1 frase : A veces en la vida hay que saber luchar no sólo sin miedo, sino también sin esperanza.
Campo2 Mini imagen : Rock Bottom [Privado Ayumi] Pp,840x830-pad,1000x1000,f8f8f8
Campo3 Experiencia : 1
Yenes : 150
Constitución : D
Destreza : D
Fuerza : D
Percepción : D
Velocidad : D
Carisma : B
Mensaje : 41

Rock Bottom [Privado Ayumi] Empty Re: Rock Bottom [Privado Ayumi]

Mensaje por Ayumi Vie Ene 28, 2022 11:01 am





Rock Bottom


Hijikata se acarició el bigote con toda la tranquilidad del mundo mientras el chico le calificaba como un loco —Parece que además de tratarte la herida he conseguido quitarte también la borrachera, supongo que por este tipo de cosas me consideran le mejor médico de japón jojojo—  rió ufanamente mientras la enfermera sacaba algunas gasas y vendas con una sonrisa reprimida en el rostro. A ella también parecía haberle hecho gracia la respuesta del médico ante la queja de su paciente.

—Así esta mucho mejor, mocoso— el hombre se golpeó la rodilla con la palma derecha mientras la enfermera se aproximaba un poco para colocar una gasa sobre la herida.

—Voy a ponerte un vendaje provisional, necesitarás lavarte antes de dormir— la mujer sostuvo la venda con su mano izquierda sobre el vientre del chico — arquea un poco la espalda— pasó la venda por debajo del joven y prosiguió con su trabajo.

—Estados Unidos— repitió el hombre, no parecía haber escuchado el nombre de ese país antes —¿Casa de glicinas? No tienes ni idea de donde estás, ¿verdad?— el médico dejo escapar un suspiro.

—Es normal, señor Hijikata, al fin y al cabo no es de aquí— replicó con calma Maya.

—Supongo que tienes razón— el hombre endureció el gesto —Estás en la Ciudad Sagrada del emperador Mutsuhito, muchacho, pocos tienen el privilegio y el honor de pisar esta tierra, ya sean japoneses o extranjeros. Solo aquellos provenientes de clanes con alto estatus, embajadores o aquellos que fueran lo suficientemente talentosos para llamar la atención del emperador tenían esa oportunidad— explicó el médico con calma y al detalle para que su interlocutor pudiera empezar a atar los cabos —Ahora que sabes eso, ¿te imaginas lo que debe hacer falta para tener una casa privada como esta en la Ciudad Sagrada? Esto no es una casa de Glicinas, Rockefeller Andrew, estás en la Villa Imperial del Clan Takeda. Uno de los más nobles y antiguos de todo Japón, cuyo linaje se remonta mucho más atrás de la unificación del país— continúo el doctor —En circustancias normales, aún seguirías tirado en ese callejón si no fuera por la intervención de Oyataka-sama y la amabilidad del clan Takeda. Así que espero que seas consecuente y muestres el debido respeto a tus benefactores aunque solo sea mostrando mejores modales— aprovechó la ocasión para abroncarle por su falta de modales aunque sabía que estaba siendo un poco injusto, el muchacho no era japonés.

Justo en ese momento llamaron a la puerta de la estancia.

—Ade...

—Hjikata sensei, no creo que sea apropiado...— Maya echó una mirada al chico vendado, descamisado, apestando a alcohol y visiblemente poco acicalado.

—Entiendo, tienes razón— asintió el doctor antes de levantarse trabajosamente —Si yo fuera un joven en su situación tampoco querría que la primera impresión que Ojou-sama tuviera de mi fuera esta— lanzó una mirada compadeciente al chico antes de darse la vuelta y dirigirse hacia la puerta. La abrió con cuidado y salió por un pequeño resquicio hasta el pasillo, allí le estaba esperando Ayumi acompañada por varios miembros del servicio y Haruko.

—Doctor Hijikata— la joven realizó un suave asentimiento de cabeza, un tanto más pronunciado de lo habitual en señal de respeto por el hombre que tenía delante.

—Ojou-sama— el médico repitió el saludo de la joven aunque el realizó el keirei correctamente, indicando que la diferencia de estatus entre ambos era clara —Me complace anunciarle que el cazador se encuentra en perfecto estado, su herida no revestía mayor gravedad que la de un simple corte aunque pudo haber sido más grave si el ángulo de entrada hubiera sido diferente.

—Entiendo, deberíamos celebrar que la fortuna le sonriera en esta ocasión

—Sin lugar a dudas, Ojou-sama— el doctor estaba completamente de acuerdo con la observación que acababa de hacer la mujer.

—En ese caso, me gustaría hablar con él a ser posible.

Haruko clavó sus ojos en el doctor con la esperanza de que él lograse lo que ella no había conseguido en todo el camino: detener a Ayumi y evitar que su señora viera tamaña desverguenza.

—Me temo que no es el mejor momento, mi señora

Ayumi volvetó su cabeza hacia su izquierda para observar en silencio a Haruko, frunció ligeramente el ceño antes de volver a posar sus ojos grises en el médico —¿Por alguna razón especial? Haruko lleva insistiendo todo el trayecto en lo mismo.

—El joven no se encuentra en la mejor de las condiciones...

—¿No dijo que se encontraba bien?

—No es por su salud, si no por su estado general

—¿Estado general?

—Si.. el chico necesita reposo, un buen baño y reposo— miró a la mujer con la intención de que interpretara aquellas palabras entre lineas y no de forma literal.

—Comprendo— Ayumi se volvió hacia Haruko e inclino levemente la cabeza —Ahora entiendo tu insistencia, solo tratabas de proteger al joven. Me disculpo por mi falta de tacto.

—No... no tiene que disculparse—  la asistenta no sabía que hacer, su señora lo había entendido todo de manera diferente pero el resultado era el que deseaba.

—Le agradezco su comprensión en nombre de mi paciente, Ojou-sama— el médico hizo una reverencia.

—Oyataka-sama lo puso bajo mi tutela, su salud es lo más importante en este momento— respondió la joven —Haruko, ordena que preparen el baño para nuestro invitado y ropa apropiada, tanto para dormir como para diario.

—Si mi señora— Haruko hizo un reverencia y tras esto salió del lugar seguida por dos doncellas.

—Doctor para usted y Maya-dono, hemos preparado dos habitaciones para que puedan descansar esta noche

—No podemos aceptar...


—Mi padre me dijo que diría eso y quería que le dijera que no aceptará un no por respuesta, dice que un buen sake y la gracia del baile de lady Tomoe se aprecian infitamente mejor en compañía de un amigo.

—¿Lady Tomoe?

Ayumi asintió.

—Supongo que no me queda más remedio que aceptar, guienme hasta el salón por favor.

—Será un honor, sigame por favor— una sirvienta se dispuso a cumplir con la labor de guiar a un inmensamente feliz Hijikata.

—Tetsuo, Koji— se dirigió a los dos servientes masculinos que la seguían, quiénes no eran otros que los porteadores del palanquín —Dejo al cazador en sus manos, ocupénse de asistirle en lo que necesite— la mujer se volvió entonces hacia la sirvienta restante —Aiko, me temo que el doctor a abandonado a Maya-dono, ocúpate de guiarla hasta su habitación por favor

—Si señora.

—Si necesitan algo estaré en mi habitación, debo escribir una carta para informar apropiadamente a Oyataka-sama.

Los presentes realizaron una profunda reverencia y observaron en silencio como la mujer se alejaba por el pasillo con su largo kimono.

Una vez Ayumi se hubo alejado, los tres sirvientes llamaron a la puerta y entraron cuando Maya les dio paso.

La sirvienta se aproximó hasta Maya y le informó de la situación del doctor, la mujer simplemente suspiro resignada antes de aceptar la guía de Aiko. Antes de salir del lugar, se dirigiría por última vez al herido para informarle de que si necesitaba cualquier cosa no dudara en contactar con ellos a través del servicio.

Una vez las mujeres se marcharon, los dos hombres se colocaron frente al futón donde descansaba el joven, sentados en seiza e hicieron la perceptiba reverencia mientras se presentaban.

—Honorable invitado de Ojou-sama, estamos a su servicio. Permítanos asistirle en lo que necesite— una vez dicho aquello, los dos hombres recuperaron la verticalidad en su espalda, manteniendo las manos apoyadas con las palmas en sus muslos y mirando fijamentente al joven mientras aguardaban instrucciones.


Ciudad Sagrada, Hora de la Rata aprx.

Ayumi
Contacto:
Ver perfil de usuario


Volver arriba Ir abajo

C02. Cazadores
campo1 frase : I won't suffer, be broken, get tired or wasted, surrender to nothing.
Campo2 Mini imagen : Rock Bottom [Privado Ayumi] Sin_tz28
Campo3 Experiencia : 1
Yenes : 150
Constitución : F+
Destreza : F
Fuerza : F
Percepción : F
Velocidad : E+
Carisma : F
Mensaje : 55

Rock Bottom [Privado Ayumi] Empty Re: Rock Bottom [Privado Ayumi]

Mensaje por Andrew D. Rockefeller Sáb Ene 29, 2022 10:28 pm





Bang Bang!


 
Once you hit rock bottom, the only way is up…I guess.



Reniego una vez más para mis adentros, el mejor medico de Japón, sí, claro, y yo soy Thomas Jefferson. Míralo como sonríe, no puede ser. Resisto el impulso de tocarme la herida recién cocida, limitándome en cambio a seguir las instrucciones de aquel demonio con conocimientos de anatomía suficientes para agitarme el maldito riñón. El vendaje se aprieta contra mi torso, aunque solo hasta el punto justo, manteniendo todo en su lugar a la vez que me permite respirar y moverme con relativa facilidad.

No me sorprende que el nombre de mi tierra natal no evoque gran cosa en el doctor, yo tampoco había escuchado del país del sol naciente antes de embarcarme en las costas californianas rumbo a las Filipinas. No obstante, lo que sí me sorprende es todo lo que le sigue. Escucho atento la explicación, repentinamente anonadado, con la completa certeza de que me van a sacar a patadas de la Organización o algo así. Por supuesto que no es una Casa de Glicinas, ¿cómo pude ser tan estúpido? Las señales estaban justo delante de mí. Me guardo la frustración para mi, solo llevándome una mano a la cien como quien no quiere la cosa.

Entiendo, lo tendré en cuenta…y gracias, doctor—Sigue siendo un loco, pero debo admitir que tiene buena mano cuando no la usa para el mal. Entiendo completamente lo que la asistente quiere decir conque no cree que sea apropiado. Permanezco acostado mientras el par que me atiende se levanta a atender el llamado. En absoluto silencio, sin mover un musculo y con la mano aun cubriéndome la frente escucho atento a lo que están hablando. Logro captar poco, pero es suficiente para mí. Me regaño a mí mismo entre susurros una vez parecen haber finalizado—. Aah, Andrew, you’re such an idiot. Shoulda taken the job at the guano ship.

Por algún motivo la situación me recuerda a aquella otra ocasión en la cual no me di cuenta de que estaba tratando con cierta hashira en un bar. Mis lamentos y autodeprecación fueron interrumpidos por la entrada del par sujetos que según recuerdo fueron los que me sacaron de aquel callejón. Los miro de vuelta un tanto extrañado, aunque supongo que solo estan siguiendo órdenes. ¿Se les hará molesto ayudar a un extranjero? Si es así, no parecen dar muestras de ello.

Por otro lado, parece que la noche acaba de tomar un giro para bien. En lo que necesite, huh. Creo que se me ocurren un par de cosas. Me levanto cautelosamente para quedar sentado sobre el futón, con la garganta tan reseca como una tormenta de polvo e indicios de una jaqueca inminente que amenaza con hacerme la vida imposible. Debo tomar medidas drásticas o mañana seré miserable, o sea, aun más miserable.

Son los del callejón, ¿no? Lamento lo que vieron y les agradezco la ayuda—Apoyo la cabeza contra la pared a mis espaldas, los excesos de la velada estan empezando a pasar factura. Ya estoy hasta el cuello, pero eso no significa que deba hundirme más. Lo primero es evitar la resaca, afortunadamente un buen bebedor tiene sus trucos—. Voy a necesitar una buena cantidad de agua fresca y algo de comer. Salado. También, de ser posible, me gustaría bañarme y escribir una carta.

A pesar de la considerable cantidad de dinero, la cultura es tan distinta en Japón que a veces incomoda. Los arreadores y vaqueros eran tratados más como amigos que como empleados, sin tanta formalidad de por medio más allá de la lealtad que solo puede forjar el sol de mediodía del desierto. Respecto a las labores domésticas…en fin, no vale la pena pensar en eso. Agua y comida para ponerme bien sobrio, un baño porque capté la indirecta y la carta mi maestra, aunque no soy muy hábil en eso de escribir en japones, cuanto menos debo informarle que sigo vivo.

Por ahora solo eso. AH, el doctor me quitó una botella de whiskey sureño, quiero que…—Siento un cosquilleo sobre la herida al recordar lo sucedido minutos antes. Me lo pienso mejor—. La guarden bien. La reclamaré cuando acabe mi estadía aquí.  



 
 



 
Me and my sword freezing outside the sacred city

 



Ciaran

Volver arriba Ir abajo

C02. Cazadores
campo1 frase : A veces en la vida hay que saber luchar no sólo sin miedo, sino también sin esperanza.
Campo2 Mini imagen : Rock Bottom [Privado Ayumi] Pp,840x830-pad,1000x1000,f8f8f8
Campo3 Experiencia : 1
Yenes : 150
Constitución : D
Destreza : D
Fuerza : D
Percepción : D
Velocidad : D
Carisma : B
Mensaje : 41

Rock Bottom [Privado Ayumi] Empty Re: Rock Bottom [Privado Ayumi]

Mensaje por Ayumi Dom Ene 30, 2022 7:59 am





Rock Bottom


—No tiene de que avergonzarse, señor—contestó Koji —A cualquiera se le puede ir la mano con el alcohol en alguna ocasión— trató de quitarle importancia con sus palabras a aquel incidente para que el invitado no se sintiera incómodo tratando con ellos —Y, aunque apreciamos su agradecimiento y el hecho de que valore nuestra asistencia, a quién debería darle las gracias es a Ojou-sama. Nuestra fue quién decidió ayudarle a petición de Ubuyashiki-dono, nosotros solo cumpliamos órdenes.

Ambos hombres escucharon las peticiones del invitado atentamente y respiraron de alivio cuando el joven decidió no solicitar la botella de vuelta aún, puesto que no podrían haber cumplido la petición sin consultar previamente al doctor.

—El baño está siendo preparado en este momento y en breve deben de traer ropas adecuadas— informó Koji —Respecto a la comida, haremos lo posible, Tetsuo levanta a la cocinera y encargale algo de comer salado.

—¡Hi!— Tetsuo se levantó como si tuviera un resorte y salió a toda velocidad de la habitación en dirección a las cocinas.

—Por último, cuando regrese a la habitación procuraré de que disponga de los elementos de escritura necesarios.

Justo en ese momento llamaron a la puerta.

—Debe de ser Haruko-san con sus ropas ¡Adelante!— les dio paso para agilizar las cosas y en la habitación entró la mujer que había estado anteriormente en la habitación guiando al médico y a su enfermera, aunque esta vez estaba seguida por dos mujeres más.

Avanzaron hasta quedar frente al futón y se sentaron en seiza, las dos sirvientas que escoltanban a Haruko dejaron las prendas en el suelo frente a ellas y las empuaron ligeramente hacia delante antes de colocar sus manos en el suelo e inclinarse junto a su superiora en el saludo perceptivo.

—Estimado invitado, permítame presentarme como es debido: Soy Maeda Haruko, sirvienta principal al servicio de Takeda Ayumi y esta noche estaré a su cuidado— repitió la reverencia una vez más —Por recomendación del doctor, hemos preparado el baño y, como muestra de su aprecio hacia usted, Ojou-sama espera que use estas ropas mientras las suyas estén siendo lavadas y reparadas.

A su derecha se encontraba un kimono de hombre japonés de rica tela y un sobrió color marrón oscuro, y al otro lado un pijama azul claro con motivos que emulaban la corriente de un río.

—Koji, guía al invitado hasta el baño por favor— enfocó su mirada brevemente en el hombre —Nosotras nos ocuparemos de preparar la habitación apropiadamente mientras tanto.

—Entendido— Koji se incorporó al momento —¿Necesita ayuda para levantarse?— preguntó al herido para ayudarle en caso de que lo necesitase, si no simplemente le señalaría hacia la puerta por la que habían entrado las mujeres. Abriría la puerta de nuevo —Por favor— le cedería el paso y luego saldría él mismo de la habitación al enorme pasillo, iluminado apropiadamente por multitud de velas en elaborados candelabros con motivos florales —Sigame por aquí.

El sirviente le guiaría a todo lo largo del pasillo, a través de multitud de pinturas y alguna que otra talla como sobría decoración. Todas las puertas a los lados del pasillo estaban cerradas salvo una que daba una enorme habitación presidida por una armadura samurai sobre un altar, frente a ellas un escalón más abajo dos katanas junto a dos retratos con lazos negros.

Una vez llegaron al final del largo pasillo, girarían hacia la derecha para encontrarse con una enorme puerta abierta que hacia de limite entre el suelo de madera y uno de piedra. En la puerta había dos mujeres esperando, una de ellas sostenía una toalla y la otra un cubo de madera con utensilios de baño en el interior.

Realizaron una reverencia cuando ambos llegaron para luego tender los objetos.

—Señor, tomé la toalla por favor— dijo Koji mientras el cogía el cubo de madera —Gracias por su trabajo, pueden descansar— las mujeres volvieron a reverenciar a ambos y se marcharon del lugar —Adelante— le indicó al invitado, señalando la puerta del baño.

El interior era el típico baño japonés pero en modo de lujo: banquetas de buena madera, pilas de piedra para el agua y una enorme bañera del mismo material que casi parecía una piscina de agua caliente.

Koji le daría el paso a Andrew y, una vez que este estuviera dentro, pasaría justo detrás de él.



Ciudad Sagrada, Hora de la Rata aprx.

Ayumi
Contacto:
Ver perfil de usuario


Volver arriba Ir abajo

C02. Cazadores
campo1 frase : I won't suffer, be broken, get tired or wasted, surrender to nothing.
Campo2 Mini imagen : Rock Bottom [Privado Ayumi] Sin_tz28
Campo3 Experiencia : 1
Yenes : 150
Constitución : F+
Destreza : F
Fuerza : F
Percepción : F
Velocidad : E+
Carisma : F
Mensaje : 55

Rock Bottom [Privado Ayumi] Empty Re: Rock Bottom [Privado Ayumi]

Mensaje por Andrew D. Rockefeller Miér Feb 02, 2022 2:27 pm





Bang Bang!


 
Once you hit rock bottom, the only way is up…I guess.




Entiendo—Asiento, comprensivo ante las palabras de los sirvientes. Tal y como lo imaginaba, les fueron dadas las ordenes desde arriba. Es lógico teniendo en cuenta que no se trata de una Casa de Glicinas si no de una villa imperial bastante lujosa, pues evidentemente el trato es distinto. Lo que no se me escapa es el gesto de alivio, maldita sea, ni que yo bebiera tanto…¿o sí? Y ya que estamos tampoco huelo tan mal…¿o sí?—En ese caso, agradézcanle de mi parte, pues.  

Deshecho tales pensamientos cuando ingresan las otras dos sirvientas. Correspondo sus saludos, agradecido de que mis anfitriones pensaran en todo. Me muero de ganas de quitarme mi uniforme ensangrentado y humedecido por la nieve fría. La nieve es hermosísima, pero de lejos, de cerca como que pierde su encanto. Correspondo las reverencias con una inclinación de cabeza para luego estudiar las prendas que me trajeron. Un kimono y un pijama decorado con un patrón semejante a la corriente de un río. Me muero de ganas por embutirme en esta ultima y echarme una siesta, pero aun hay cosas que hacer.

No, no, puedo pararme solo, gracias—Inhibo una mueca de dolor y apoyándome con una mano en la pared me paro, mi uniforme desabrochado y las varias correas de cuero cuelgan inertes con las fundas vacías. Lo primero que hago es dejar de lado el cinturón reglamentario blanco y luego las alforjas con las respectivas correas, no sin antes sacar la bolsita con dinero y la armónica con grabado de oro para dejarlas a un lado, al igual que la camisa, quedando mi torso cubierto solo con el vendaje. Varias cicatrices se hacen visibles, incluyendo una de un disparo al costado contrario de la herida actual—. Aigh, te sigo.

Recorro el pasillo mientras echo una ojeada a mis alrededores, curioso por ver una de estas edificaciones desde el interior. Por la mayor parte del recorrido no hay mucho que ver hasta que paso en frente de una puerta abierta. Distingo claramente una armadura samurai. No es la primer aves que veo una, pero allí sobre el altar, resguardada por dos katanas y en medio del silencio me evoca un sentimiento solemne. No puedo evitar preguntarme si aquellas dos armas que reposan ahí son katanas nichirin.

Me pongo la toalla sobre mi hombro y agarro el balde. Con un silbido admiro el interior del baño, maldición, esto sí es vida. Los baños japoneses son mejores que las albercas de Texas, y este baño japones es mejor que los demás baños japoneses. El sonido de pasos tras de mi me hace voltearme extrañado.

—Me quedo observando a Koji por un par de segundos, extrañado, antes de darme cuenta de lo que sucede. Me encojo de hombros con una sonrisa cansada. Maldito sea el doctor por quitarme el whiskey—. Claro, el balde, déjalo por…no sé, ahí.

Señalo hacia una pila. El doc dijo que quitara el vendaje y limpiara la herida también después de bañarme, ¡no!, antes, sí, antes. Ok





 
 



 
Me and my sword freezing outside the sacred city

 



Ciaran

Volver arriba Ir abajo

C02. Cazadores
campo1 frase : A veces en la vida hay que saber luchar no sólo sin miedo, sino también sin esperanza.
Campo2 Mini imagen : Rock Bottom [Privado Ayumi] Pp,840x830-pad,1000x1000,f8f8f8
Campo3 Experiencia : 1
Yenes : 150
Constitución : D
Destreza : D
Fuerza : D
Percepción : D
Velocidad : D
Carisma : B
Mensaje : 41

Rock Bottom [Privado Ayumi] Empty Re: Rock Bottom [Privado Ayumi]

Mensaje por Ayumi Miér Feb 02, 2022 4:52 pm





Rock Bottom


Koji hizo lo que le pidieron y dejó el valde en el lugar indicado antes de reparar que se habían dejado lo más importante en la habitación: el pijama.

—Disculpeme, Rockefeller-dono pero parece que olvidamos el pijama en su habitación. Volveré en seguida— el hombre se disculpo con una reverencia y procedió a abandonar el lugar para traer de regreso las prendas.

Mientras tanto, al otro lado del edifcio se encontraba Ayumi terminando la carta para Ubuyashiki en su habitación. Era un lugar aún más amplio que la habitación de invitados pero estaba abarrotada por estanterias y pilas de libros por todas partes. Las baldas estaban llenas de libros y manuscritos, en su mayoría poemarios, partituras y obras de teatro pues solía disfrutar de su lectura como forma de pasatiempo. Actualmente estarían cogiendo polvo si no fuera porque Haruko y el resto de sirvientas se encarga de mantenerlas en perfecto estado, pues su dueña ahora se dedica al estudio constante de multitud de antiguos tratados de esgrima, respiraciones, demonios y material similar.

Para Ayumi acabar con aquella plaga de demonios se había convertido en casi una obsesión, prueba de ello era su escritorio repleto de papeles y cuadernos llenos de notas.

Apenas acabó de doblar la carta para poder atarla a la pata del pequeño ruiseñor que descansaba sobre una de las pilas de libros que había junto a la joven, cuando llamaron a su puerta.

—Adelante— a la cazadora no le hacia falta preguntar quién era.

La puerta se abrió solo lo suficiente pera que Haruko pasase, volvió a cerrarla y se sentó en seiza apenas a unos pocos centímetros de la entrada.

—Mi señora—
realizó el saludo corresondiente —Todo ha sido dispuesto según sus órdenes.

—Os agradezco el esfuerzo— Ayumi acabó de atar el mensaje a la pata de su ave kusagai y esta se marchó sin necesidad de indicaciones, sabía perfectamente hacia quién iba dirigida aquella carta —Comunica a todos que una vez hayan terminado sus labores pueden descansar, buenas noches Haruko.

—Entendido— realizó la reverencia pertinente pero no se movió del sitio.

Ayumi cogió un libro y lo extendió sobrel escritorio dispuesta a estudiar pero la presencia de su sirviente a su espalda hizo que se voltease ligeramente.

—¿Querías algo más, Haruko?

—¿Esta noche tampoco dormiréis?— su voz trataba de sonar neutral pero había en ella una mezcla de reproche y preocupación.

—Lo haré un poco más tarde, no te preocupes— la mujer se dio la vuelta y se centró en el libro —Ve a descansar, por favor

—Ayumi-sama...

—Por favor, ve descansar— el tono de voz de la Hashira no cambió pero en sus palabras había algo que denotaba autoridad e, incluso, algo de dureza.

—Si, señora— Haruko hizo la reverencia apropiada y salió de la habitación, no sin antes dedicarle una mirada triste a su señora.

Casi al mismo tiempo, Koji regresaba con el pijama al baño.

—Rockefeller-dono, aquí tiene su pijama—
anunció minetras lo dejaba sobre un mueble de madera a la entrada —¿Necesita algo más?— preguntó servicialmente —Su habitación ya esta lista y la comida debe estar casi a punto, avíseme cuando este listo y le llevaré de vuelta.



Ciudad Sagrada, Hora de la Rata aprx.

Ayumi
Contacto:
Ver perfil de usuario


Volver arriba Ir abajo

C02. Cazadores
campo1 frase : I won't suffer, be broken, get tired or wasted, surrender to nothing.
Campo2 Mini imagen : Rock Bottom [Privado Ayumi] Sin_tz28
Campo3 Experiencia : 1
Yenes : 150
Constitución : F+
Destreza : F
Fuerza : F
Percepción : F
Velocidad : E+
Carisma : F
Mensaje : 55

Rock Bottom [Privado Ayumi] Empty Re: Rock Bottom [Privado Ayumi]

Mensaje por Andrew D. Rockefeller Sáb Feb 05, 2022 4:05 pm





Bang Bang!


Once you hit rock bottom, the only way is up…I guess.




Con sumo cuidado (o al menos tanto como me permiten tener las circunstancias) retiro las vendas, dejando al descubierto la herida suturada de tal forma que la técnica del doctor queda en evidencia. Me contorsiono para verla mejor, movido por el morbo y por la curiosidad. Eh, pudo haber sido peor. Me encojo de hombros y retiro el resto de mis vestimentas, dejando todo lejos del balde de agua en un montoncito desorganizado. Paso la mano por el agua para comprobar con uan sonrisa que en efecto esta tibia. Ah, por fin un poco de paz. Lo primero que hago es formar un tazón con mis manos y tomar varios sorbos. No me han matado los demonios, no me va a matar un poco de agua de baño.

Bañarme me toma varios minutos, admito que me quedé de más reposando y pensando, o al menos intentándolo, pues el escozor en mi garganta y presión en mi sien hacen dificil concentrarme como es debido. Rememoro el desierto texano, aunque no sé si el recuerdo al que me aferro es una representación fidedigna de la realidad o un deseo idealizado hecho imagen. ¿Alguna vez volveré? Já, hace unas horas ni siquiera hubiera podido responder si alguna vez me fui, si es que acaso no nací, crecí y moriré en Japón, probablemente a manos de un demonio, o de mi maestra, a juzgar por las sesiones de entrenamiento reciente. Estados Unidos y Japón, tan distintos y aun así ambos bañados en sangre.

Legados, tradiciones y todas esas cosas raras que construyen naciones. Aquí parece haber más de eso, algunas más bien estúpidas, pero eso es otra cuestión. ¿Cuál es el legado de mi padre, de mi familia? ¿Uno de muerte? ¿Qué otra cosa queda si no los fantasmas y recuerdos tras la rebelión? Nah, no vale la pena pensar en eso. Y sin embargo mi mente deriva hacia la armadura de samurai de la sala, aquella sobre el altar resguardada por espadas que bien podrían ser más antiguas que mi propia patria. ¿Será ese el legado de mi anfitriona?

El agua se acaba y también mis divagaciones. Me seco y justo a tiempo llega Koji con la vestimenta. Abro un poco la puerta, solo lo suficiente como para sacar mi amno y las agarro. Luego me pongo el pijama, muy cómoda por cierto, y creo que estoy listo.

Alright, vamos—Salgo, convertido en un hombre nuevo…o por lo menos en un hombre más limpio. Hasta mi cabellera parece un poco más rubia. Junto a Koji volvemos a recorrer el pasillo en silencio, excepto que esta vez me detengo frente al salón con la puerta abierta. Me adentro un par de pasos sin miramiento alguno, antes de inquirir a mi acompañante—. Supongo que no hay problema si hecho un vistazo rápido…¿verdad?. ¿De quien era esa?

Señalo la armadura.










Me and my sword freezing outside the sacred city




Ciaran

Volver arriba Ir abajo

C02. Cazadores
campo1 frase : A veces en la vida hay que saber luchar no sólo sin miedo, sino también sin esperanza.
Campo2 Mini imagen : Rock Bottom [Privado Ayumi] Pp,840x830-pad,1000x1000,f8f8f8
Campo3 Experiencia : 1
Yenes : 150
Constitución : D
Destreza : D
Fuerza : D
Percepción : D
Velocidad : D
Carisma : B
Mensaje : 41

Rock Bottom [Privado Ayumi] Empty Re: Rock Bottom [Privado Ayumi]

Mensaje por Ayumi Dom Feb 06, 2022 8:48 am





Rock Bottom


Koji trató de detener al invitado pero antes de darse cuenta ya se había metido en la habitación. Dejó escapar un leve suspiro antes de seguirlo al interior mientras se culpaba mentalmente por no haber supuesto que algo como aquello podía pasar.

—No creo que haya problema mientras no toque nada, señor— una vez dentro, no podía decirle que se saliera sin más y optó por dejarlo curiosear un poco desde una distancia prudente —No perteneció a nadie, es una armadura meramente ceremonial que Ojou-sama ordenó fabricar para que presidiera el altar funerario de Tadakatsu-sama y Yoshitsune-dono—
explicó con la esperanza de que el muchacho comprendiera que aquella no era una habitación donde se estuviera exponiendo una reliquia histórica o una obra de arte, si no una dedica a recordar la memoria de fallecidos —Takeda Tadakatsu-sama fue Pilar del Agua, es el hombre del retrato a la izquierda de la armadura y Toyotomi Yoshitsune era su tsuguko— continúo Koji —Y esas katanas nichirin pertenecieron a ellos. Ambos murieron cumpliendo con su deber como Cazadores de Demonios

Le dejó unos instante más para que satisfaciera su curiosidad —Deberíamos regresar a su habitación, la comida ya debe estar lista— Koji se había colocado junto a la puerta de entrada y señalaba amablemente hacia el pasillo, no podía decirle directamente que era mejor que saliera de allí cuanto antes pero esperaba que el extranjero captara la indirecta.

Lamentablemente para el sirviente, antes de que el cazador saliera en la puerta apareció Haruko. La mujer al ver la escena frunció el ceño un instante mirando en la dirección de Koji, su mirada decía claramente "¿Por qué diablos lo has dejado entrar aquí?" Sin embargo, no dijo nada al respecto y simplemente se dirigió al invitado —Estimado invitado, su cena ya esta lista— realizó una ligera reverencia.

Al igual que Koji, no lo echaría pero le haría salir de allí lo antes posible.


Ciudad Sagrada, Hora de la Rata aprx.

Ayumi
Contacto:
Ver perfil de usuario


Volver arriba Ir abajo

C02. Cazadores
campo1 frase : I won't suffer, be broken, get tired or wasted, surrender to nothing.
Campo2 Mini imagen : Rock Bottom [Privado Ayumi] Sin_tz28
Campo3 Experiencia : 1
Yenes : 150
Constitución : F+
Destreza : F
Fuerza : F
Percepción : F
Velocidad : E+
Carisma : F
Mensaje : 55

Rock Bottom [Privado Ayumi] Empty Re: Rock Bottom [Privado Ayumi]

Mensaje por Andrew D. Rockefeller Mar Feb 08, 2022 2:06 pm





Bang Bang!


Once you hit rock bottom, the only way is up…I guess.



Y pensar que ya me estaba animando. Debí imaginármelo, especialmente en la casa de una familia de Cazadores. De repente es como si un vacío se hiciera presente en mis entrañas. Solo me aqueja momentáneamente, un pequeño recuerdo de lo peligroso que puede llegar a ser esta vida, incluso los pilares, tan fuertes y veloces, no pueden escapar cuando les llega la hora. Repaso otra vez el altar antes de acercarme otro paso para observar mejor las katanas, completamente ajeno a los gestos de mi acompañante.

Jesus, ¿los dos?—Murmuro por lo bajo en mi acento natal, cuidando de no tocar nada a la vez que sopeso una respuesta adecuada a tales palabras cargadas de trágico peso. A cada paso que damos la muerte nos acecha, lo único que podemos hacer es continuar adelante y afrontar lo que sea que el destino nos depare, aunque a simple vista carezca de sentido. Qué fácil es flaquear y dudar, Padre. Me da curiosidad saber hace cuanto sucedió, pero decido tragarme la pregunta porque al final no importa. Cierro los ojos y aun parado rezo en silencio por sus almas.

Es en esa posición, de espaldas a la puerta y en silencio, en la cual me encuentra Haruko. No me persigno ni me arrodillo ni hago ninguno de los trucos de feria de los católicos payasos. Tras unos cuantos segundos me doy media vuelta y salgo de la sala, no sin antes agradecer a la criada por avisarme de la comida.

Gracias, ya voy. No me pareció adecuado irme sin mostrar respetos. Espero que hallen la paz—No digo nada más por prudencia a pesar de que estoy seguro que no se lo van a tomar a mal. Es evidente que vuelvo a tener un humor de perros. Me pregunto si el par de Cazadores estarán en el infierno a pesar de entregar sus vidas por una causa a la que nadie puede acusar de no ser justa. Decido que no quiero pensar en eso en este instante…ni nunca, realmente. Quiero un trago—. Koji, ¿serías tan amable de traerme la botella? Es…parte de mi cultura acompañar la última comida del día con un trago. Seguro que el buen doctor entenderá.

Y sin decir más me dirijo hacia la habitación.








Me and my sword freezing outside the sacred city




Ciaran

Volver arriba Ir abajo

C02. Cazadores
campo1 frase : A veces en la vida hay que saber luchar no sólo sin miedo, sino también sin esperanza.
Campo2 Mini imagen : Rock Bottom [Privado Ayumi] Pp,840x830-pad,1000x1000,f8f8f8
Campo3 Experiencia : 1
Yenes : 150
Constitución : D
Destreza : D
Fuerza : D
Percepción : D
Velocidad : D
Carisma : B
Mensaje : 41

Rock Bottom [Privado Ayumi] Empty Re: Rock Bottom [Privado Ayumi]

Mensaje por Ayumi Miér Feb 09, 2022 9:10 am





Rock Bottom


Ambos sirvientes realizan una reverencia antes de abandonar el lugar, se sienten aliviados por haber logrado sacar de allí a aquel muchacho a pesar de que su comportamiento ha sido mucho más acorde a la situación de lo que esperaban.

El invitado abandonó la habitación, todo parecía estar yendo sobre ruedas hasta que el chico realizó su última petición a Koji antes de marcharse hacia su dormitorio. El sirviente quiso responder pero el extranjero se había alejado demasiado, así que buscó con la mirada la autorización de Haruko. La sirvienta por su parte miraba hacia la espalda del invitado con la mirada fruncida, estaba claro que no le había gustado nada que el alcohol volviera a aparecer en escena tras el espectáculo que había brindado el recíen llegado al llegar allí.

Koji tragó saliva cuando la mirada pasó de la espalda del joven hacia él, a pesar de lo menudita que era Haruko podía llegar a imponer bastante.

—Llevasela, sólo espero que sepa mantener la compostura— dijo antes de comenzar a caminar en la misma dirección que el invitado.

El sirviente simplemente asintió y ser marchó en la dirección opuesta para girar hacia uno de los corredores principales y acortar así el camino hasta la despensa donde se encontraba el licor.

En la puerta de la habitación Andrew se encontraría con una de las criadas, una vez llegase a su altura esta haria una ligera reverencias antes de anunciarle que la comida esta lista. Teniendo en cuenta el poco tiempo que han tenido y que la cocinera se acababa de levantar, las viandas son oniguiris rellenas de pescado salado acompañadas de té o agua.

Haruko despediría a la última sirvienta para que fuera a descansar y luego entaría tras él, sentándose  junto a la tetera y la jarra de agua que habían dispuesto junto a la pequeña mesa frente al futón nuevo que se había colocado. Ella serviría el agua y una vez hubiera terminado de comer, recogería todo.

Mientras tanto, Koji había llegado a la despensa y recogido la botella. Regresaba desde el edificio de servicio cuando se cruzó con Hijikata-sensei que regresaba desde el salón principal mientras el señor Takeda despedía personalmente a la geisha Tomoe y su séquito.

—¡Buenas noches, Koji!— médico parecía de buen humor —¿Aún sigues despierto? ¿No te estará dando muchos problemas ese mocoso, verdad?

—Bu-buenas noches Hijikata-dono— la aparición del doctor escoltado por una sirvienta le pilló desprevenido y casi no tuvo tiempo para tratar de ocultar la botella.

—¿Qué llevas ahí muchacho?— el triste intento de ocultar la botella hizo que el médico se percatara de ella, de otra manera seguramente ni hubiera reparado en que el hombre llevaba algo en las manos pues aún seguía rememorando las canciones y poemas de Tomoe en su mente.

—Esto...

El médico se desplazó increíblemente rápido, demasiado para el sirviente que cuando quiso percatarse había perdido la botella de las manos.

—Ese mocoso... maldito sea— el semblante del médico cambió radicalmente, su alegría se desvaneció de un plumazo —¡Se va a enterar!— comenzó a caminar a toda velocidad hacia la habitación del joven mientras Koji corría tras él intentado detenerle.
Los pasos del médico retumbaron en el pasillo cuando encaró la última recta antes de llegar a la habitación del invitado. Tras ellos se escuchaba lo voz de Koji tratando de detener al médico sin éxito alguno.

—¿Qué es todo este ruido...? — El ruido hizo salir de su habitación a Maya —¡¿Hijikata-dono?!— cuando la mujer vió a su jefe, este ya estaba apunto de llegar hasta la puerta del dormitorio asignado a Andrew.

Agarró la puerta y la abrió de par en par con un fuerte golpe, Haruko se sobresaltó hasta de golpear la mesa donde descansaba la tetera aunque logró evitar que todo se cayese con un hábil juego de manos.

—¡Así que quieres beber! ¡¿Eh?!— el médico avanzó a grandes zancas hacia el lugar donde se encontraba Andrew y trataría de cogerlo por el cuello del pijama mientras descorchaba la botella con la boca —¡Ven que te voy a ayudar!

El ruido haría aparecer a algunos sirvientes más, todos con rostros donde se mezclaba aún el sueño del desvelo y la confusión por lo que estaba ocurriendo allí.

Haruko, sabedora de que aquello podía acabar mal se levantó y salió corriendo, encargando a Koji que tratara de detenerlo con ayuda de Tetsuo quién acababa de llegar al lugar.

Koji y Tetsuo tratarían de agarrar al médico, cada uno por un brazo y separarlo del invitado mientras el hombre se revolvía como un tejón rabioso mientras maldecía al extranjero por borracho y por estar manchando la reputación de los cazadores.


Ciudad Sagrada, Hora de la Rata aprx.

Ayumi
Contacto:
Ver perfil de usuario


Volver arriba Ir abajo

C02. Cazadores
campo1 frase : I won't suffer, be broken, get tired or wasted, surrender to nothing.
Campo2 Mini imagen : Rock Bottom [Privado Ayumi] Sin_tz28
Campo3 Experiencia : 1
Yenes : 150
Constitución : F+
Destreza : F
Fuerza : F
Percepción : F
Velocidad : E+
Carisma : F
Mensaje : 55

Rock Bottom [Privado Ayumi] Empty Re: Rock Bottom [Privado Ayumi]

Mensaje por Andrew D. Rockefeller Jue Feb 10, 2022 11:42 am





Bang Bang!


Once you hit rock bottom, the only way is up…I guess.



Con un bostezo me adentro en la habitación, no muy animado por descubrir que los oniguiris estan rellenos de pescado, pero igual agradeciendo a la criada. En fin, menos es nada y aun así se ven ricos. La comida se encuentra sobre una pequeña mesa baja frente al futón y Haruko porta el agua que pedí. Un final bastante benigno comparado con la forma en la que la noche empezó. Me siento de piernas cruzadas y de inmediato agarro uno de los oniguiris.

Nada mal, y eso que no soy mucho de comida de mar”. Saboreo el arroz y el relleno con parsimonia, disfrutando por fin de algo de paz. ¿Qué debería poner en la carta? Mi japones escrito es más bien malo, pero no creo que a ella le importe mucho eso. ¡Oh! Podría hacerle un boceto rápido, del doctor loco, tendré que contarle la historia cuando nos volvamos a ver. A mis espaldas suena algo, una voz que no distingo muy bien. Tal vez se trate de Koji, cerrar la velada con un buen brindis estaría bien. Termino la bola de arroz y me dispongo a agarrar otra…

La puerta se abre de un portazo. No necesito voltear para saber de quien se trata; “Mierda.

Respiro hondo, me llevo una de mis manos al costado de la sutura y con la otra me aferro a ese onaguiri como si mi vida dependiera de ello. De un plumazo me paro e imitando el movimiento de una postura de la Respiración de las Sombras giro sobre mi pie izquierdo para salir de la trayectoria del doctor a la vez que le doy una zancadilla. Mi estilo de lucha se centra en la velocidad, el sigilo y en…bueno, no jugar limpio. Sorry, doc.

Aprieto los dientes al sentir un tirón en mi herida. El doctor trastabilla y se lleva por delante la mesa. A mi alrededor varias personas se congregan, pronto aparece Koji y Tatsuo, quienes se apresuran a tratar de detener al vejestorio ese. Controlo mi respiración y me irgo, señalándolo acusatoriamente.

¿¡Qué demonios!? ¿Qué significa todo esto?—Espeto, totalmente encolerizado y hastiado. ¡Solo quería hacer un brindis con un sorbo, es todo! No lo sé, simplemente…me pareció correcto. Un brindis por estar vivo, por mis huéspedes y por Tadakatsu y Yoshitsune. Mi padre solía llevarme a dormir en el desierto de vez en cuando por diversión. Cuando empezaron a llegar las cartas del ejercito confederado, cuando quedó claro que ninguno de mis hermanos volvería jamás, mi padre destapó la botella más cara que tenía y juntos brindamos por cada uno de ellos bajo las estrellas. A lo mejor fue imprudente pedir la botella tras el escandalo inicial, pero eso no justifica todo esto. Tampoco me voy a detener a explicárselo—. ¿Así se trata a un invitado? Que desastre. ¡Usted no sabía lo que yo planeaba hacer con la botella! Viejo loco y senil, ¿Quién demonios se cree que es?

Postura utilizada: Respiración de las Sombras ~ A Night in the Desert. + 1 Tier a Velocidad.
Reto de Velocidad.





 



Me and my sword freezing outside the sacred city




Ciaran

Volver arriba Ir abajo

C02. Cazadores
campo1 frase : A veces en la vida hay que saber luchar no sólo sin miedo, sino también sin esperanza.
Campo2 Mini imagen : Rock Bottom [Privado Ayumi] Pp,840x830-pad,1000x1000,f8f8f8
Campo3 Experiencia : 1
Yenes : 150
Constitución : D
Destreza : D
Fuerza : D
Percepción : D
Velocidad : D
Carisma : B
Mensaje : 41

Rock Bottom [Privado Ayumi] Empty Re: Rock Bottom [Privado Ayumi]

Mensaje por Ayumi Dom Feb 13, 2022 4:34 pm





Rock Bottom


El anciano cayó al suelo pero, inesperadamente, rodó sobre su espalda al tiempo que giraba para amortiguar la caída y quedar de nuevo encarando al joven aunque casi había llegado hasta la puerta que daba al jardín con la maniobra. Había trastabillado un poco al intentar levantarse pero se notaba que no era un tipo cualquiera. Antes de ponerse en pie, dejó la botella de whisky en el suelo.

—¡Maldito mocoso! ¡Primero, Oyataka-sama se preocupa por ti y le pide al clan Takeda que te asista y te presentas aquí borracho como un maldito!— comenzó a enumerar el viejo mientras recuperaba la veticalidad, en sus ojos podía verse que estaba muy enojado —¡¿Y te atreves a decirme que no se para que querías la botella?! ¡Eres una deshonra para la organización, maldito borracho!

—¡Doctor! ¡Ya basta!— reclamó Maya desde la puerta de la habitación mientras Koji y Tetsuo, quién acababa de llegar atraído por los gritos, corrían hacia el doctor para intentar evitar que volviera a cargar contra el invitado y quizás incluso sacarlo de la habitación.

—¡No me da la gana! ¡Es un maldito ingrato, Ojou-sama no debería molestarse en cuidar de un borracho suicida! ¡Morir en ese callejón hoy o en cualquier otro mañana no cambia nada!

Mientras la situación se iba de madre, Ayumi se acababa de cambiar el kimono por un yukata negro que usaba de pijama. Apenas había terminado de colocárselo cuando llamaron a la puerta, ni siquiera tuvo tiempo para ajustárselo como era debido por lo que su escote y cuello estaban más visibles de lo que deberían.

—Mi señora...— la voz de Haruko sonaba preocupada e impaciente, mantenía el tono bajo pero a Ayumi no le costó identificar que le ocurría algo.

—Entra por favor— la puerta se abrió y la asistenta ni siquiera entró, simplemente se quedó en la puerta —¿Ocurre algo?

—Lamento molestarla...— se detuvo un instante al notar que su señora se había cambiado al pijama y parecía estar dispuesta a tratar de dormir como ella le había recomendado antes, eso hizo que su corazón se calentase un poco pero no tuvo tiempo de disfrutarlo pues debía de informar de lo que estaba ocurriendo —El doctor Hijikata y el invitado... están teniendo algo más que un desencuentro.

—¿Cómo?— Ayumi se quedó perpleja, había esperado cualquier otra cosa pero problemas entre su invitado y el doctor —¿Qué ha ocurrido?

Haruko procedió a hacer un breve resumen de toda la situación, desde que el invitado había llegado borracho a la villa hasta el asalto del doctor. Ayumi simplemente asintió, se levantó y salió de la habitación a paso largo, seguida de su asistenta.

—¡Soltadme! ¡Voy a enseñarle a ese crío una lección!

—¡Cálmese por favor!— Tetsuo y Koji forcejeaban con el médico, tratando de evitar que se abalánzase nuevamente sobre el extranjero pero el viejo tenía más fuerza de la que parecía.

—¡Hijikata-sensei, por favor! ¡Esta dando un espectáculo indigno!— Maya parecía enfada y avergonzada por la escalada de la situación, el jaleo había atraído a varios miembros más del servicio.

—¡Él si que es indigno!

Un murmullo se escucha entre los curiosos, al tiempo que se apartan de la puerta.

—¿Qué está pasando aquí?— Ayumi apareció con su yukata negro y Haruko justo detrás de su hombro izquierdo. La mujer no necesitó elevar el tono de voz pero bastó para que el doctor cejara en su empeño de atacar. Todos los asistentes en el lugar se arrodillaron al instante. Paseo la mirada por el lugar, primero la detuvo en el joven de cabello rubio. Ciertamente le sorprendió que su cazador invitado hubiera resultado ser un extranjero cuando Haruko se lo dijo pero verlo seguía siendo sorprendente, sin embargo no dejó que en su rostro se mostrase ni rastro de sorpresa. Luego, los clavó en el doctor Hijikata quién también se había arrodillado —Y bien, doctor.

—Mis más sinceras disculpas por este espectáculo pero este hombre me ha sacado de mis casillas con su falta de respecto hacia el uniforme que viste... no es más que un borracho

Ayumi volvió la mirada hacia el rubio y le observó en silencio unos instantes antes de centrarse de nuevo en el médico.

—Su juicio es bastante severo, doctor—
contestó la mujer con calma —Y me temo que carezco de la perspectiva suficiente para saber si es o no acertado, así que por el momento me gustaría que esta situacion se detuviera aquí.

—Me disculpo nuevamente, Ojou-sama

—No es necesario— Ayumi esbozó una suave sonrisa, la misma sonrisa de cortesía que Haruko también conocía —Le deseo que pase una buena noche.

—Igualmente, Ojou-sama.

—Perdone por el espectáculo tan lamentable que...


Ayumi se volvió hacia su derecha y levanto la mano con suavidad para detener la disculpa de Maya —No necesita disculparse, usted no tiene la culpa de nada— volvió a esbozar la misma sonrisa mientras la mujer asentía —Dejo al doctor en sus manos.

—Me encargaré de que no moleste más, Ojou-sama.

Ayumi se apartó un poco para dejar salir al doctor, quién realizó una pequeña reverencia y comenzó a alejarse con Maya. Esperó a que la pareja se fuese alejando antes de dar un paso y entrar en la habitación. Sus ojos se enfocaban de nuevo en Andrew.

—Le pido disculpas por la desafortunada situación que ha vivido— hizo una pequeña reverencia a modo de disculpa —Koji, ¿podrías recoger la botella y entregársela a nuestro huésped?.

—Por supuesto— el hombre recogió la botella y se dirigió directamente hacia Andrew para entregársela —Aquí tiene— la ofrecería con ambas manos para que el chico la recuperase.

—Lo único que le pediré es que se modere mientras se encuentre en esta residencia, más allá no soy quién para decirle a alguien cuanto o como debe beber pero haría bien en evitar hacerlo en demasia cuando cae la noche y viste con el uniforme— continúo la mujer con su voz calmada, sin apartar sus ojos de los del chico —Si lo que quiere es suicidarse estoy segura de que hay métodos mucho más rápidos y menos dolorosos de conseguir su objetivo. Dicho esto— realizó la correspondiente reverencia —Espero que la comida sea de su agrado y que pase una buena noche.

Ayumi se giró y abandonó el lugar, no sin antes dar indicaciones para que el resto del servicio volviera a sus quehaceres o a sus habitaciones. Dejo tan sólo a Haruko para asistir al invitado, tanto Tetsuo como Koji abandoron el lugar tras despecirse adecuadamente.
Reto Carisma: Atractivo aumentado y presencia por Carisma B


Ciudad Sagrada, Hora de la Rata aprx.

Ayumi
Contacto:
Ver perfil de usuario


Volver arriba Ir abajo

C02. Cazadores
campo1 frase : I won't suffer, be broken, get tired or wasted, surrender to nothing.
Campo2 Mini imagen : Rock Bottom [Privado Ayumi] Sin_tz28
Campo3 Experiencia : 1
Yenes : 150
Constitución : F+
Destreza : F
Fuerza : F
Percepción : F
Velocidad : E+
Carisma : F
Mensaje : 55

Rock Bottom [Privado Ayumi] Empty Re: Rock Bottom [Privado Ayumi]

Mensaje por Andrew D. Rockefeller Sáb Feb 19, 2022 9:49 am





Bang Bang!


 
Once you hit rock bottom, the only way is up…I guess.



Ruedo los ojos ante las palabras del doctor. Que hijo de poca madre engreído y altanero, con estos doctores para que necesitásemos demonios. No me cabe en la cabeza porque le importa tanto lo que yo haga o deje de hacer, en Texas cada uno se dedicaba a lo suyo y maldita sea, ¿tomar? Tomar era lo último en nuestra lista de preocupaciones, tal y como debería ser. Que le parta un rayo.

Yeah! Go ahead, suelten al vejestorio aquel—Lo señalo, encolerizado. Los demás parecen esforzarse en calmar la situación, eso sería lo más inteligente, pero me niego a dejar pasar la afrenta. ¿Cómo se atreve a insinuar que yo iba a emborracharme en una villa imperial de un clan poderoso? Ni que me faltara un tornillo, es que es inconcebible—. Yo no estaba haciendo nada…¿y el quiere pelear porque sí? Que así sea, maldita vaca loca incivilizada.

Tengo que morderme el labio para no continuar con una retahíla de insultos, especialmente porque algunos hubieran hecho enojar a los demás presentes. Mi inhibición corresponde más a un instinto de auto preservación que a un genuino arrepentimiento moral. Que ridiculez el honor, que ridiculez la tradición, ¿qué importa si estoy borracho siempre y cuando cumpla con mi deber? Y si no lo cumplo y muero, pues nada, no es que les vaya a importar una onza de mierda a estos zoquetes lo que me pase.

Tras echar leña al fuego en mi cabeza, me dispongo a permitir que el doctor trate de enseñarme una lección. Afortunadamente para mí, justo cuando estoy por dar el primer paso hacia el trio que forcejea al otro lado de la habitación una voz femenina imbuida en autoridad hace presencia. Me detengo y giro, encontrándome con la mirada a la recién llegada quien es acompañada por Haruko.

De pelo negro y yukata a juego, aun sin levantar la voz el forcejeo del doctor parece tenerse de inmediato, o al menos eso es lo que asumo juzgando por la repentina quietud en el ambiente, pero no habría podido confirmarlo pues clavo mi vista en la recién llegada. Se ve joven, pero su porte me hace estimar que tiene un poco más de mi edad. Tomo nota de su escote también, aunque con tan mala suerte que justo en ese momento el doctor acaba de dar su juicio severo contra mi y la señora voltea a verme. Urgentemente desvío la mirada a sus ojos; si da muestra de sorprenderle ver a alguien como yo no lo demuestra. En realidad resulta imposible descifrar lo que esconde tras esa mascara estoica.

Cuando vuelve a hablarle al doctor, echo un vistazo a los demás y para mi absoluto terror me los encuentro arrodillados, incluso al doctor altanero. ¿Es la señora? ¿Ella es la señora de la que hablaban? ¿La hija de Takeda? ¿Esa qué es pilar? Me esfuerzo por no exteriorizar el pánico, aunque ciertamente se me nota un poco más tenso. No puede ser en serio es la señora cómo soy tan estúpido. ¿Debería arrodillarme? Bah, ya qué.

Le mantengo la mirada, medio intrigado medio sin saber realmente que hacer. Agarro la botella sin mucho ahínco mientras la escucho.

Yo no…—No tiene caso, para cuando quería responderle ya se había ido. Los demás sirvientes se apresuraron a cumplir sus órdenes, quedando yo a solas con Haruko. Koji y los demás se fueron a sus habitaciones. Le pido a Haruko que ayude a recoger la mesa y la comida antes de despedirla lo más apresuradamente posible.

Me recuesto sobre el futón, jugueteando con la botella medio vacía. Su liquido se mueve de lado a lado, creando una mini tormenta de whiskey. Yo no me iba a emborrachar, solo quería dar un brindis…¿verdad? Yo jamás me hubiera emborrachado de nuevo…¿verdad? Mi mente entonces deriva hacia la señora, resonando en mi cabeza las palabras de Koji ante el altar. Destapo la botella y un par de veces hago un ademan de llevármela a la boca, pero no me atrevo. La vuelvo a tapar como puedo y me recuesto sobre el futón. Será una mala noche, eso seguro.  

Reto de carisma: perdido



 
 



 
Me and my sword freezing outside the sacred city

 



Ciaran

Volver arriba Ir abajo

C02. Cazadores
campo1 frase : A veces en la vida hay que saber luchar no sólo sin miedo, sino también sin esperanza.
Campo2 Mini imagen : Rock Bottom [Privado Ayumi] Pp,840x830-pad,1000x1000,f8f8f8
Campo3 Experiencia : 1
Yenes : 150
Constitución : D
Destreza : D
Fuerza : D
Percepción : D
Velocidad : D
Carisma : B
Mensaje : 41

Rock Bottom [Privado Ayumi] Empty Re: Rock Bottom [Privado Ayumi]

Mensaje por Ayumi Dom Feb 20, 2022 1:29 pm





Rock Bottom


El día en la villa de los Takeda empieza muy temprano para Ayumi y sus sirvientes directos, nada más empezar la hora del Conejo todos se ponen en marcha. Haruko se encarga de ayudar a vestirse a su señora con el kimono de entrenamiento, Koji y Tetsuo abren el pequeño dojo de entranmiento situado en el jardín trasero y la cocinera prepara el desayuno. Una vez Ayumi esta lista, desayuna en un salón contiguo a su habitación. Tras terminar se dirige directamente hacia el altar dedicado a su hermano y su esposo, ese tiempo se aprovecha por parte de los sirvientes para desayunar ellos. Una vez han finalizado, Haruko regresa con su señora y ambas se dirigen directamente hacia el dojo. Allí entrena hasta la hora del Dragón en solitario y, normalmente, una vez acaba se dirige a darse un baño. Sin embargo aquella mañana se encarga de ayudar a entrenar su primo Takeda Eijiro por petición expresa de su padre, por lo que el entrenamiento se extiende hasta casi el final de la hora de la Serpiente. Tras esto Ayumi acude al baño acompañada por Haruko, una vez termina regresa a su habitación para vestirse apropiadamente y allí espera estudiando hasta que sea la hora de la comida.


Ciudad Sagrada, Hora de la Rata aprx.

Ayumi
Contacto:
Ver perfil de usuario


Volver arriba Ir abajo

C02. Cazadores
campo1 frase : I won't suffer, be broken, get tired or wasted, surrender to nothing.
Campo2 Mini imagen : Rock Bottom [Privado Ayumi] Sin_tz28
Campo3 Experiencia : 1
Yenes : 150
Constitución : F+
Destreza : F
Fuerza : F
Percepción : F
Velocidad : E+
Carisma : F
Mensaje : 55

Rock Bottom [Privado Ayumi] Empty Re: Rock Bottom [Privado Ayumi]

Mensaje por Andrew D. Rockefeller Lun Feb 28, 2022 7:42 pm





Bang Bang!


Once you hit rock bottom, the only way is up…I guess.



Me levanto cuando el sol aún no se asoma pues el día hay que aprovecharlo tal y como decía mi padre. En el desierto cada hora sin sol es valiosísima por lo que las jornadas suelen empezar o muy temprano en la madrugada o ya pasada la tarde y se descansa a medio día. Esta costumbre me acompaña aun hoy en día sin importar si tuve misión la noche anterior o no. Además, la mejor hora para cazar demonios es cuando los rayos empiezan a asomarse desde el oriente, como bien dicen los Kuroo. En realidad dormí más bien poco, asediado mentalmente por la escena que aconteció ayer; la botella aun yace al costado del futón, medio vacía. Tomo un pequeño trago para empezar el día como Dios manda.

Quiero llamar la atención de los sirvientes lo menos posible, en especial por el peuqeño espectáculo del que fueron testigos. Me quito el pijama, la cual dejo doblada a un costado, antes de caer en cuenta de que se llevaron mis ropas para lavarlas y arreglarlas ayer. Nada, tendré que arreglármelas con lo que tengo.

Que me parta un rayo, me olvidé. Ugh y más encima está haciendo un frio horrible. Tendré que buscar a alguien.” Con mi torso aun desnudo abro la puerta corrediza solo lo suficiente como para asomar la cabeza y reviso a ambos lados del pasillo a la vez que emito un tímido saludo. Ni un alma a la vista, parece que de verdad me levante temprano. “Bah, aunque encontrará a alguien seguro el uniforme aún no está listo. Me las apañare con el kimono.

También debería cambiar la venda, pero el infierno se congelará antes de que le pida ayuda a ese doctor maniaco. Simplemente la vuelvo a apretar y me visto para posteriormente empezar a recorrer los pasillos en busca de la salida al patio que juraría haber visto cuando llegué. No quiero que se me entumezca la herida, debo entrenar y ejercitarme.

Así es como empiezo el día, deambulando a finales de la hora del tigre por la villa con solo un sorbo de whiskey como desayuno porque soy un cabrón orgulloso.








Me and my sword freezing outside the sacred city




Ciaran

Volver arriba Ir abajo

C02. Cazadores
campo1 frase : A veces en la vida hay que saber luchar no sólo sin miedo, sino también sin esperanza.
Campo2 Mini imagen : Rock Bottom [Privado Ayumi] Pp,840x830-pad,1000x1000,f8f8f8
Campo3 Experiencia : 1
Yenes : 150
Constitución : D
Destreza : D
Fuerza : D
Percepción : D
Velocidad : D
Carisma : B
Mensaje : 41

Rock Bottom [Privado Ayumi] Empty Re: Rock Bottom [Privado Ayumi]

Mensaje por Ayumi Sáb Mar 26, 2022 3:36 pm





Rock Bottom


Haruko ya se encontraba iniciando su actividad a finales de la hora del tigre, concretamente repartía las tareas que tanto Koji como Tetsuo debían de realizar aquella mañana. El reducido grupo de sirvientes se encontraba reunido justo en la puerta del edificio que daba hacia el patio trasero, como solían hacer cada mañana. Una vez que la mujer terminó de departir con sus compañeros, se dió la vuelta y volvió internarse en el edificio para asistir a su señora. Sin embargo su rutina diaria se vió alterada cuando llegó al corredor pricipal. Nada más salir al pasillo, justo a su izquierda, escuchó unos pasos de alguien que no debía de estar allí y al girarse se encontró con el extranjero. La joven frunció ligeramente el ceño antes de avanzar directa hacia el muchacho.

—Buenos días, estimado invitado— saludaría al detenerse frente a él a unos pasos de distancia antes de realizar el pertinente saludo protocolarío —Me alegra ver que se encuentra bien pero debo recordarle que el médico le recomendó descansar, así que por favor le insto a regresar a su habitación y repose hasta que sea la hora del desayuno— añadió la joven —pero si insiste en pasear, procuré no salir de este edificio o de la zona ajardinada por favor— realizó nuevamente una ligera reverencia —Si me diculpa, debo ocuparme de asistir a la señora. Le deseo una buena mañana.

Una terminó de despirse se dirigió directamente hasta la habitación Ayumi, se arrodilló junto a la puerta y llamó con suavidad.

—Adelante

Tal y como se imaginaba Haruko, su señora se encontraba despierta. Dejó escapar un suspiro lleno de preocupación, respiró profundamente y trató de rehacerse antes de abrir la puerta —Con su permiso— desplazó la hoja con suavidad, revelando el interio de la habitación para sí. Buscó con sus ojos a su señora, instintivamente evitó mirar hacia el futon pues sabía que no la encontraría allí. La habitación tenía la puerta que daba al jardína abierta y su propietaria se encontraba sentada justo en el umbral —Buenos días, Ayumi-sama— saludó con una reverencia antes de levantarse para entrar a la habitación y volver a sentarse para cerrar la puerta correctamente.

—Buenos días, Haruko.

Haruko avanzó lentamente hacia su señora, ésta se encontraba ya vestida pero su cabello aún no estaba recogido apropiadamente. Así que una vez llegó hasta ella, se sentó en seiza a su espalda y comenzó a arreglarle el cabello como cada mañana.

—Mi señora...

—¿Sí?

—Me he encontrado con nuestro invitado cuando venía hacia aquí, no sabía muy bien que hacer con él... así que me he limitado a pedirle que no abandone la parte privada de la residencia aunque no sé si es lo correcto, podría ser un problema si es visto por los ojos equivocados.

—Hiciste lo correcto— respondió Ayumi con tranquilidad —Es nuestro invitado, no un prisionero... además, no tienes que preocuparte por eso puesto que padre se encargará hoy de solucinarlo.

—Entendido— Haruko acabó de recoger el cabello de su señora —¿Debería de servirle el desayuno con el resto de invitados o en su habitación?— lanzó la pregunta antes de explicar su razonamiento—Lo correcto sería con el resto de invitados pero hay dos inconvenientes, el primero es que aún queda bastante y el segundo es el doctor. Me gustaría evitar que ambos vuelvan a concidir...

—Creo que lo mejor será que desayune conmigo, eso soluciona todos los inconvenientes— respondió Ayumi tras meditarlo un instante.

—No sé... si es apropiado que una dama de su posición..

—No te preocupes por eso, hazle llegar mi invitación.


—E-Entendido— Haruko quiso protestar pero sabía que una vez que su señora tomaba una decisión no era de las que la cambiaban sin una razón de peso y, las apariencias, no eran una de esas razones en aquel momento puesto que no había nadie más en aquella sección que no fuera miembro del servicio directo de Ayumi o un invitado de confianza.

Haruko se levantó, realizó el protocolo pertinente y salió de la habitación en busca del joven extranjero. Su primer destino sería su habitación y si no estaba allí, lo buscaría por el patio para hacerle llegar la invitación.


Ciudad Sagrada, Hora de la Rata aprx.

Ayumi
Contacto:
Ver perfil de usuario


Volver arriba Ir abajo

N08. New User
campo1 frase : I won't suffer, be broken, get tired or wasted, surrender to nothing.
Campo2 Mini imagen : Rock Bottom [Privado Ayumi] Sin_tz28
Campo3 Experiencia : 1
Yenes : 9999
Constitución : S
Destreza : S
Fuerza : S
Percepción : S
Velocidad : S
Carisma : S
Mensaje : 275

Rock Bottom [Privado Ayumi] Empty Re: Rock Bottom [Privado Ayumi]

Mensaje por Fokkusu-san Vie Abr 22, 2022 3:25 pm

Tema cerrado.
Fokkusu-san
Contacto:
Ver perfil de usuario


Volver arriba Ir abajo

Rock Bottom [Privado Ayumi] Empty Re: Rock Bottom [Privado Ayumi]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado
Contacto:


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.