Kimetsu No Yaiba:悲しみに囚われた
Fall of the Heavens

T

e damos la bienvenida a Kimetsu no Yaiba: Fall of the Heavens. ¡Esperamos que tu estadía sea grata! No olvides dar click en los links mostrados abajo, para poder guiarte con más facilidad.

01
Bienvenido
Invitado
03Navegación
02EnlacesDesplegar lista
Afiliados悲しみに囚われた
00/30Élite
00/18Directorios
00/18Hermanos
Agradecimientos a Necromancer Codes y Carhartl, por JS Cookie. reditos: Las imágenes utilizadas no nos pertenecen, créditos a sus respectivos autores. Rol basado en el universo de Kimetsu no Yaiba. Agradecimiento especial a Mayu, Sky y Kaonashi.
Diseñado por Entourage
» Jujutsu Kaisen Rol [Confirmación Élite]
Kaito Ōtomo | ID  EmptyDom Mayo 15, 2022 3:51 pm por Invitado

» Blood is my pleasure [Afiliación/Élite]
Kaito Ōtomo | ID  EmptySáb Mayo 07, 2022 5:56 am por Invitado

» Registro de PB
Kaito Ōtomo | ID  EmptyMiér Abr 27, 2022 1:42 pm por Issei

» El camino Del Cazador [Privado]
Kaito Ōtomo | ID  EmptyMiér Abr 27, 2022 1:08 am por Miyagou Azumi

» Misiones Especiales | Registro de apertura y cierre
Kaito Ōtomo | ID  EmptyMar Abr 26, 2022 6:18 pm por Hyo Miyamoto

» Chismes en la oscuridad | Rol Libre a todas las clases
Kaito Ōtomo | ID  EmptyMar Abr 26, 2022 12:58 pm por Zhang Li Xing

» Padre nuestro, perdona nuestros pecados... [Busqueda 1/3]
Kaito Ōtomo | ID  EmptyMar Abr 26, 2022 12:18 am por Andrew D. Rockefeller

» Let me be your desire [Busqueda de Negai 3?/4]
Kaito Ōtomo | ID  EmptyMar Abr 26, 2022 12:17 am por Negai

» Dados Oficiales
Kaito Ōtomo | ID  EmptyDom Abr 24, 2022 10:24 pm por Fokkusu-san

» Issei| ID
Kaito Ōtomo | ID  EmptyDom Abr 24, 2022 8:59 pm por Fokkusu-san

悲しみに囚われたくはないTablón de anuncios

Japón, El clima es frío. Posibilidad de nevadas. No querrás perderte en las altas montañas durante esta época. La comida puede llegar a escasear.
Estación: Invierno
HisokanaEclipse Superior - Un Proscrito que se rebeló a Muzan. Shinobi. Ficha más reciente
Takeda AyumiHashira - Mizūmi no otome, la doncella del lago. Implacable.Personaje destacado
Novedades
Cierre Inscripciones28 de de febrero —Este día cerraran las inscripciones para el evento Misterio en Hokkaido.
Nuevo Evento Global16 de enero —Misterio en Hokkaido: Inscripciones abiertas.
Recompensas exclusivas.16 de enero —Por tiempo limitado a los personajes nuevos por la apertura.
Busqueda de Staff16 de enero —Buscamos staff. ¿Interesado en aportar un granito de arena? Contactanos por Discord.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

C02. Cazadores
campo1 frase : I won't suffer, be broken, get tired or wasted, surrender to nothing.
Campo2 Mini imagen : Kaito Ōtomo | ID  Sin_tz28
Campo3 Experiencia : 1
Yenes : 1
Constitución : E
Destreza : F
Fuerza : F
Percepción : F
Velocidad : B
Carisma : F
Mensaje : 5

Kaito Ōtomo | ID  Empty Kaito Ōtomo | ID

Mensaje por Kaito Ōtomo Jue Ene 20, 2022 3:29 pm

Kaito
Rango: TsuchinoeClase: CazadorEdad: 20Ocupación: Cazador - Noble
Kaito ŌtomoNada de lo que sucede se olvida, incluso si ya no lo recuerdas
Psicología “Una vez que tienes compromiso, es necesario disciplina y trabajo duro para llegar hasta allí.”

Podemos decir que el temperamento de Kaito es típicamente el de una persona extrovertida y vivaz, que desde pequeño ha sido muy perceptivo y flexible frente a los cambios. Sin embargo, siempre ha sido una persona muy competitiva, que se fija metas muy altas. En su afán por demostrar su valor frente a su familia, el peliblanco ha intentado destacar en las áreas en las que se desenvuelve sacrificando en muchas oportunidades su integridad psicológica.

Es una persona muy orgullosa, con capacidad innata de liderazgo y altamente responsable con sus actividades y deberes. Es compresivo y servicial cuando se lo llama a la acción. Rara vez cuestiona las órdenes ya que la disciplina es una de las características más enraizadas en su mente.

Es un gran idealista, cree fuertemente que la moral y la ética se impondrán frente a la avaricia y la individualidad del ser humano.  

Se encuentra fuertemente de acuerdo con las actividades ilícitas que su familia realiza en pro de la compañía. Ninguno de sus familiares se había unido al grupo por miedo a las represalias legales que podría llegar a tener su intromisión, pero Kaito se planteo ir más allá en la búsqueda de su norte, desde su punto de vista, algunas batallas deben librarse en el campo y no detrás de un escritorio.

Por debajo de la máscara que todos creen conocer se encuentra un joven solitario que acarrea las cicatrices emocionales que se le han impuesto con expectativas inhumanas, culpabiliza a sus padres y espera que algún día puedan entender el daño que le han causado.


HistoriaConcebido en el seno de una de las familias nobles de Japón, Kaito sería el primero de tres hijos que la descendiente del Señor feudal traería a éste inestable mundo. Nació como un niño vigoroso, incluso sus primeros años de vida fueron caracterizados por avances rápidos en los hitos del desarrollo infantil acompañados de una gran vitalidad y empatía.

Su abuelo, orgulloso de su primer nieto repetía una y otra vez que sería aquel chico el que demostraría que Otomo seguía siendo el feudo más fuerte de la región.
En su árbol genealógico se repetía un patrón que salteaba generaciones, el cabello color blanco. Kaito había nacido con esa rara condición que no se veía desde hacía al menos 4 generaciones y creían había desaparecido en el linaje para siempre. Acompañando esa peculiar característica, aquellos que nacían con “la marca” peliblanca, siempre eran dotados de una muy buena capacidad auditiva. Una cualidad peculiar que con el tiempo demostraría su utilidad.

Como era de esperarse, Kaito fue instruido como tal dentro de las normativas que rigen a los Samuráis. Sin embargo, de todas las artes y proezas que aquellos podían realizar, al peliblanco solo le interesaba una, el Kenjutsu.

A la corta edad de 7 años su abuelo lo obligaba diariamente a entrenar en las disciplinas desde muy temprano en la mañana, exponiéndolo a temperaturas gélidas y a un ambiente prácticamente hostil desde un comienzo. Aquel niño con un futuro tan brillante, sometido a aquellas practicas inhumanas todavía veía a su abuelo como un héroe y lo admiraba, esperaba algún día ser tan bueno en las artes como él.

Sin embargo, a sus 12 años algo haría cambiar completamente la perspectiva del joven, desviaría el curso de su futuro hacia uno probablemente más oscuro y con un final mucho más precoz.

Kaito y el señor feudal se encontraban alejados de su hogar, adentrados en el bosque junto a otros dos samuráis en la búsqueda de un hombre que se había inculpado del asesinato de al menos 3 personas en las últimas 3 semanas. La visibilidad era muy baja por la intensa niebla que caía por las noches y para aquel entonces, la audición del peliblanco era mucho más aguda que la promedio por lo que intentaban guiarse por los sonidos de los pasos apresurados en busca del escape.
De repente no se escuchó más nada. Lo siguiente que pudo oír fue piel, músculos y huesos rompiéndose acompañados de un único grito desgarrador. La fuente se encontraba a no más de 20 metros ¿qué había pasado?

Los hombres de su abuelo se reagruparon y junto al señor feudal desenvainaron sus armas formando una especie de protección para el joven que permanecía inamovible por aquel sonido que había conseguido calar muy profundo en su cuerpo, inmovilizándolo.
Parpadeó una vez y uno de los muchachos había desaparecido, parpadeó una vez más y el segundo guardaespaldas se había ido. Quedaba solo su abuelo que no parecía estar para nada tranquilo. Aquellos sonidos que provenían del bosque no transmitían otra cosa que hostilidad, violencia y sed de sangre, no podía explicarlo, pero en aquel entonces ya lo sabía.

Una figura se dibujó en la niebla, parecía humano hasta que pudo diferenciar aproximadamente 6 apéndices saliendo de su cuerpo, como si tuviera al menos 2 brazos de más. No dijo una sola palabra, solo los miraba con el rostro completamente ensangrentado. La expresión completamente deformada era de placer, aquella criatura disfrutaba de haber asesinado dos hombres.  
Su abuelo intentó atacarlo, pero no solo no podía darle con su espada, sino que bastó un solo golpe de aquel ser para dejarlo completamente inconsciente.

Sentía tanta hostilidad y violencia proveniente de aquella cosa que no podía siquiera mover un músculo. El demonio giró su rostro para dirigirle la mirada, se sonrió y comenzó a dirigir sus pasos hacia el peliblanco. Alcanzó a dar dos pasos y acto seguido su cabeza voló por aires. Aquel sonido de efervescencia inundó su cuerpo y se desintegró. Puedo ver entonces a una persona detrás del asesino, llevaba ropa negra una espada. Aquel hombre había salvado su vida.
Su mente no pudo procesar más nada y perdió el conocimiento.

Su abuelo, en agradecimiento con el cuerpo de exterminio de demonios comenzó a hospedarlos y tratarlos en lo que transformó en una casa de glicina. Eventualmente comenzó a brindar apoyo de múltiples maneras más allá del hospedaje, brindando también apoyo económico a los cazadores.

Con cada visita de los cazadores de demonios, Kaito comenzó a interesarse más y más en esa compañía inundado completamente en un sentimiento de “necesidad de asistencia”, le quedaba claro que asistir y sanar a los cazadores no podía ser lo único que su familia haría por este mundo. Eventualmente comenzó a entrenar en secreto con un cosechador de espadachines que claramente no era muy ortodoxo. Tenía tan solo 1 estudiante además del peliblanco, el cual eventualmente abandonó el entrenamiento. Tomó 1 año poder estar listo para la prueba, la cual realizaría sin conocimiento de su familia por que prefería mantenerlo en secreto, algo que no podría mantener por mucho tiempo.


Extras

  • La hoja de su espada es de color dorado brillante.
  • Le gusta mucho tomar té
  • No ha conseguido hacer amigos desde que ingreso como cazador de demonios.
  • Le enoja mucho que le traten por débil.
  • No tolera el sufrimiento de otros por lo que tiene que ayudar siempre.


Prueba de Rol
"La flor que florece en la adversidad es la más rara y hermosa de todas"

Se despertó exaltado por tercera vez en la semana. Estaba en su habitación oscura e incambiada. Permaneció recostado con los ojos cerrados. Podía escuchar las conversaciones de los que se encargaban de hacer guardia en el exterior de la propiedad. Seguían preocupados por algo que todavía no le quedaba muy claro, hablaban de saqueos y robos con algunos asesinatos entramados, no había ningún comentario que mencionara algo sobrenatural por lo que tampoco desvió mucho su atención e intentó conciliar el sueño nuevamente. Esperaba poder descansar de aquel sueño recurrente de su pasado junto a su abuelo, no lograba descifrar la razón de ser de aquellas imágenes que volvían al menos una vez por semana, ya llevaba al menos 1 año en la compañía, había demostrado en la selección que no era débil, podía proteger a sus seres queridos, entonces ¿por qué seguía soñando una y otra vez que asesinaban a su abuelo?
 
Había conseguido un poco de libertad del cuerpo de exterminio, luego de varios diálogos pudo hacerlos comprender que además de permanecer en completo anonimato tenía la obligación de hacerles creer a sus seres queridos que sus viajes no eran más que tratados diplomáticos y reuniones que no podían ser realizadas por otro que la sangre del mismísimo señor feudal de la región. Era complicado, muchas veces volvía con cicatrices y lesiones que excedían un intento de robo. Su madre empezaba a preocuparse por la negativa de ir acompañado.

Había vuelto a su hogar a petición de su abuelo, tenía una solicitud que solo Kaito podía llevar a cabo. Si bien no sospechaban de su formación como espadachín cazademonios, su familia sabía que en el arte del Kenjutsu el peliblanco siempre se había destacado a costas de un extenso sacrificio físico.
La misión era simple, querían que acompañara a su madre a una reunión en otro feudo, tenían que atravesar un bosque por la noche al ir hacia el lugar y para el retorno, el mismo camino nocturno. Y, si bien el joven sugirió en múltiples oportunidades realizar el viaje durante el día, no fue escuchado. El consejo no lo escucharía hasta que hubiera cumplido los 25 o su abuelo hubiese muerto.

Saldrían al caer la noche, por lo que en el entretiempo Kaito se dedicó a visitar la casa de glicina de la familia. Tenía la ventaja de que podía pasearse por los terrenos con su Katana puesto que podía portar una por ser nieto del Señor Feudal, nunca la había desenvainado porque el color de su hoja delataría el material, y porque no estaba permitido desenfundar armas sin autorización.

En aquel lugar creado para brindar protección y confort a los cazadores heridos había uno en su interior, un chico de aproximadamente 14 años que tenía algunas lesiones de gravedad media en todo su cuerpo, parecían cortes realizados con algún instrumento filoso, una garra, una espada o quién podía saber qué cosa de un demonio.  El albino se acercó hasta el chico con una media sonrisa caminando lentamente.

-Espero el otro haya quedado peor- sus palabras buscaban romper el hielo, fueron acompañadas de una sonrisa muy leve. Kaito se agachó para estar a su altura mientras aquel otro cazador permanecía sentado permitiendo que lo curaran. -No… me… lo… creerías si te lo contara- sus palabras se entrecortaban por el dolor, su voz le transmitía preocupación. -Créeme, sé de lo que hablas-  lo cortó en su diálogo enseñándole una pequeña porción de la hoja de su espada separando el mango de la vaina con el pulgar de la mano derecha mientras con la izquierda hacía la clásica señal de “silencio” llevando el segundo dedo a sus labios. Esa pequeña demostración fue más que suficiente como para visualizar la hoja dorada de su katana, típica de las espadas variocolor.

-T…te…juro…que ese demonio…tenía…una nichirin….- sus palabras finalizaron con un silencio sepulcral. El peliblanco arqueó una ceja al escucharlo. -Estás realmente seguro de lo que estás diciendo?-  repentinamente brotaron muchísimas preguntas. ¿Podía un demonio empuñar una espada cuyo material absorbe la luz del sol? ¿de dónde había conseguido una katana? ¿realmente estaba diciendo la verdad? No había tiempo para discutir, su madre estaba buscándolo para tener algún tipo de conversación con él y se escuchaban sus llamados desde toda la propiedad, o al menos él podía escucharla. Revisó sutilmente el rango del muchacho, Mizunoe.

-Bueno, dedícate a mejorar, aquí estarás a salvo y te cuidarán como nadie. ¿Cuál es el estado del demonio? – comentó mientras se levantaba de la postura, mirando brevemente hacia la puerta, su madre se acercaba poco a poco. -Logró escapar- Kaito entrecerró los ojos un instante -Está bien, seguro hiciste todo lo que podías, ahora es momento de descansar – hizo una breve reverencia y se dirigió hacia el encuentro con su madre que estaba prácticamente del otro lado de la puerta

-Madre- enunció con un tono cálido, con la habitual parsimonia que lo caracterizaba. -Te estuve buscando por todos lados, ¿acaso nunca te separas de la casa de glicina?, Me comentaron que hay un niño herido adentro, pobrecito, no había nadie para cuidarlo – su mirada se entristeció brevemente, se perdió en la misma nada y rápidamente volvió a la normalidad. Lo tomó de la mano, apurada lo arrastró hacia el carruaje que los llevaría hasta su destino, la fiesta ceremonial.  -Estoy estudiando las rutas para poder ayudar a los cazadores con provisiones, es lo que el abuelo me encomendó- contestó mientras se dejaba llevar.

Mientras iban dentro del carruaje cuyo interior estaba decorado en tonos azulados, el peliblanco prestaba especial atención al exterior. Las aves, los insectos que de alguna forma creaban una sinfonía de sonidos. Sin embargo, al pasar por un camino que desviaba directo hacia el otro Feudo, todos los sonidos se silenciaron. De repente lo único que podía escuchar era el sonido de las ruedas y los corazones de los 4 guardias a caballo, los 4 equinos y el de su madre.  -¿Preciosa noche, no crees Kaito? -  su madre veía aquel rostro de preocupación y no podía evitar romper el hielo. -Es una noche muy agradable, ciertamente- respondió sonriendo, no había necesidad de preocuparla.

El sonido de un caballo golpeando el suelo distrajo toda su atención, gritos, huesos rompiéndose, el sonido de una espada contra una roca, de repente la sinfonía que disfrutaba se había transformado en una pesadilla. Un horror orquestado por su sentido más agudizado.
Escuchaba gotas muchísimas impactando contra el suelo, sin embargo, no había lluvia. Era sangre.
Su madre, preocupada, pero a la misma vez siendo la hija de un señor feudal, con entrenamiento en artes marciales y conociendo perfectamente como luchar, yacía inmóvil sin poder siquiera mover un musculo. Su rostro completamente horrorizado generaba en el peliblanco la inherente necesidad de desterrar aquella aberración.  

Sin que lo esperaran, repentinamente una hoja de katana atravesó la pared del carruaje lesionando el hombro de su madre. Cortando con la hoja muy próximo a la articulación. El cazador no podía concentrarse porque tenía la figura de su madre presente y no estaba seguro si podría enseñarle realmente quién era, sin tener consecuencias a nivel social y familiar. La hoja se introdujo un par de veces más dentro del carruaje, pero no volvió a lastimarlos, como si supieran exactamente dónde clavar.

Ahí se encontraban, abrazados en el piso del carruaje, esperando lo que sucedería.  Y era esperable que eventualmente aquella entidad se presentara. La puerta del vehículo fue violentamente arrancada por una criatura antropomórfica de la cual se veía solamente la silueta. Sentía su vibración, podía sentir cómo la violencia y la sed de sangre viajaban por sus venas.  Aquella criatura se movió lo suficientemente rápido como para tomar a su madre por el vestido y arrastrarla fuera del carruaje, Kaito intentó detenerlo sin recurrir a las técnicas de respiración, intentó bajar del carruaje para luchar contra él pero, no hubo caso, el demonio era lo suficientemente fuerte como para mandarlo a volar nuevamente dentro del vehículo, atravesando ambas paredes y chocando contra una roca para quedar con un dolor lo suficientemente fuerte como para no poder respirar correctamente.

-Los humanos son tan débiles que me causan gracia- se comunicaba casi sin mover la boca. Si figura se comenzaba a dibujar y cada vez era más evidente que tenía una mutación a nivel del pecho que se movía como una boca vertical, desde la línea Inter mamilar hasta el ombligo.  -Ahora me comeré a tu madre y luego daré una visita por aquel terreno del que vienen, voy a buscar al insecto que lastimó a mi amo- mientras hablaba caía más y más fluido al suelo, se estaba babeando del deseo.
-CORRE KAITO!, ¡¡AVÍSALE AL RESTO!! NO IMPORTA LO QUE ME PASE-
-SILENCIO ESCORIA- el demonio enunció aquellas palabras antes de golpear el abdomen de la mujer con el puño mientras la mantenía elevada del piso desde la cabellera -PRIMERO ME VOY A COMER A TU HIJO Y LUEGO A TI, PORQUE LOS MÁS JOVENES TIENEN MEJOR SABOR- La azotó contra un árbol dejándola prácticamente inconsciente y se desvaneció en la niebla buscando prepararse para el próximo ataque.

La ira se adueñó de la mente del joven, pero rápidamente las palabras de su maestro resonaron en su mente. * Cuando tu temperamento aumente, baja tus puños. Cuando tus puños bajen, calma tu temperamento * suspiró de forma prolongada cerró sus ojos y simplemente llevó sus manos hacia la guarda y el mango de la Nichirin. Podía escuchar el corazón de su madre latiendo, su respiración. Todavía estaba viva. De repente desde lo alto de los árboles comenzó a escuchar los crujidos de las ramas, el demonio pretendía atacar desde arriba.

Kaito:
-Saliva paralizante- se escuchó desde el cielo mientras se lanzaba una gran bola blanquecina compuesta de saliva y un veneno neurotóxico para impediría el movimiento del tsuchinoe. -Respiración del rayo, primera postura- el aire del ambiente vibró como condensándose mientras las palabras se enunciaban. -Destello del relámpago. ocho veces- se desplazó a una velocidad increíblemente rápida de forma horizontal hacia adelante, revotando el tronco de un árbol cambiando de trayectoria con los rebotes 6 veces desorientando al demonio que se encontraba parado sobre la rama del árbol más alto. Con el último se disparó hacia arriba en dirección a su objetivo, que se lanzó hacia el piso intentando evitar el impacto para volver a disparar otra bola hacia arriba.

-Respiración del rayo, octava postura / Camino del relámpago
La hoja de la espada se vio envuelta de repente de una fuerte corriente eléctrica. Realizando un giro en el aire logró reposicionarse y en ese momento realizó un corte descendente rápido con la hoja cargada e imbuida en energía. El impacto se sentía como si hubiera caído un relámpago en la zona quemando y partiendo en dos el cuerpo del demonio.

Rápidamente envainó la espada y se dirigió hacia donde se encontraba su madre verificando que todavía tenía signos vitales. Sin mediar una sola palabra la subió en sus brazos y se dirigió hacia su hogar. La dejaría bajo los cuidados médicos y procuraría dar caza al demonio que había causado todo eso.
 


Kaito Ōtomo
Contacto:
Ver perfil de usuario


Volver arriba Ir abajo

N08. New User
campo1 frase : I won't suffer, be broken, get tired or wasted, surrender to nothing.
Campo2 Mini imagen : Kaito Ōtomo | ID  Sin_tz28
Campo3 Experiencia : 1
Yenes : 9999
Constitución : S
Destreza : S
Fuerza : S
Percepción : S
Velocidad : S
Carisma : S
Mensaje : 275

Kaito Ōtomo | ID  Empty Re: Kaito Ōtomo | ID

Mensaje por Fokkusu-san Lun Ene 24, 2022 1:56 pm



Tu ficha ha sido aceptada
Bienvenido a Kimetsu no Yaiba:
Fall of The Heavens
Enlaces importantes :
Sana las cicatrices de tu pasado para poder enfrentarte al futuro, Kaito Ōtomo


Tienes recompensas disponibles por motivo de la apertura. Serán agregadas a tu ficha técnica.
Fokkusu-san
Contacto:
Ver perfil de usuario


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.