Kimetsu No Yaiba:悲しみに囚われた
Fall of the Heavens

T

e damos la bienvenida a Kimetsu no Yaiba: Fall of the Heavens. ¡Esperamos que tu estadía sea grata! No olvides dar click en los links mostrados abajo, para poder guiarte con más facilidad.

01
Bienvenido
Invitado
03Navegación
02EnlacesDesplegar lista
Afiliados悲しみに囚われた
00/30Élite
00/18Directorios
00/18Hermanos
Agradecimientos a Necromancer Codes y Carhartl, por JS Cookie. reditos: Las imágenes utilizadas no nos pertenecen, créditos a sus respectivos autores. Rol basado en el universo de Kimetsu no Yaiba. Agradecimiento especial a Mayu, Sky y Kaonashi.
Diseñado por Entourage
» Jujutsu Kaisen Rol [Confirmación Élite]
Hisokana -ID-  EmptyDom Mayo 15, 2022 3:51 pm por Invitado

» Blood is my pleasure [Afiliación/Élite]
Hisokana -ID-  EmptySáb Mayo 07, 2022 5:56 am por Invitado

» Registro de PB
Hisokana -ID-  EmptyMiér Abr 27, 2022 1:42 pm por Issei

» El camino Del Cazador [Privado]
Hisokana -ID-  EmptyMiér Abr 27, 2022 1:08 am por Miyagou Azumi

» Misiones Especiales | Registro de apertura y cierre
Hisokana -ID-  EmptyMar Abr 26, 2022 6:18 pm por Hyo Miyamoto

» Chismes en la oscuridad | Rol Libre a todas las clases
Hisokana -ID-  EmptyMar Abr 26, 2022 12:58 pm por Zhang Li Xing

» Padre nuestro, perdona nuestros pecados... [Busqueda 1/3]
Hisokana -ID-  EmptyMar Abr 26, 2022 12:18 am por Andrew D. Rockefeller

» Let me be your desire [Busqueda de Negai 3?/4]
Hisokana -ID-  EmptyMar Abr 26, 2022 12:17 am por Negai

» Dados Oficiales
Hisokana -ID-  EmptyDom Abr 24, 2022 10:24 pm por Fokkusu-san

» Issei| ID
Hisokana -ID-  EmptyDom Abr 24, 2022 8:59 pm por Fokkusu-san

悲しみに囚われたくはないTablón de anuncios

Japón, El clima es frío. Posibilidad de nevadas. No querrás perderte en las altas montañas durante esta época. La comida puede llegar a escasear.
Estación: Invierno
HisokanaEclipse Superior - Un Proscrito que se rebeló a Muzan. Shinobi. Ficha más reciente
Takeda AyumiHashira - Mizūmi no otome, la doncella del lago. Implacable.Personaje destacado
Novedades
Cierre Inscripciones28 de de febrero —Este día cerraran las inscripciones para el evento Misterio en Hokkaido.
Nuevo Evento Global16 de enero —Misterio en Hokkaido: Inscripciones abiertas.
Recompensas exclusivas.16 de enero —Por tiempo limitado a los personajes nuevos por la apertura.
Busqueda de Staff16 de enero —Buscamos staff. ¿Interesado en aportar un granito de arena? Contactanos por Discord.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

P05.Proscritos
campo1 frase : No es fuerte el que tiene a más bajo su mando, sino el que no necesita a nadie para hacer su voluntad.
Campo2 Mini imagen : Shadow's Edge
Campo3 Experiencia : 1
Yenes : 1
Constitución : 00
Destreza : 00
Fuerza : 00
Percepción : 00
Velocidad : 00
Carisma : 00
Mensaje : 12

Hisokana -ID-  Empty Hisokana -ID-

Mensaje por Hisokana Mar Feb 08, 2022 7:30 pm

Hisokana
Rango: ¿12vo Rango?Clase: Proscrito.Edad: 117 años.Ocupación: Espía.
Kisaragi GoemonEn silencio total.
Psicología Hisokana es una criatura particular y siniestra que se deleita en la vergüenza, desesperación e impotencia, generalmente causadas por él en una o varias situaciones respecto a su persona de interés en ese momento. Silencioso por naturaleza y cruel por instinto suele usar las burlas y el sarcasmo como su manera de comunicarse con otros, ocultando siempre sus verdaderos pensamientos y opiniones para mantener ese velo de desconfianza y confusión en torno a su persona.

Busca siempre las fortalezas y debilidades de la gente para poder explotar sus miedos y preocupaciones de una forma en que le genere alguna ventaja o diversión, siendo que se aburre de la gente simple o quienes, según su propio criterio, carecen del carácter de alguien interesante.

Siendo un shinobi desde que tiene memoria y con un pasado tan particularmente desafortunado, ha mantenido su nombre como el mayor de los secretos al punto en que todo el que le ha conocido, incluso entre demonios, cree que Hisokana es su identidad real, un mito que se encarga de alimentar con mentiras y rumores entre los que destacan que él no tiene recuerdos reales de su vida como humano. Las sombras y la noche son su dominio, pasar desapercibido es su naturaleza.

La matanza le es poco entretenida y devorar humanos es, como mucho, algo necesario aunque no le sea particularmente placentero. Se deleita más en el combate donde haya una oportunidad real de ser asesinado que en masacrar a cientos de debiluchos y enfermos, algo que considera una actuación patética y primitiva, sin embargo, él mismo carece del "honor" tradicional al tener preferencia por los ataques furtivos, las emboscadas y atacar por la espalda, algo que se le da con una naturaleza simplemente aterradora. Aún cuando sabe que no es el más fuerte o el más habilidoso en técnica de sangre, confía plenamente en su velocidad e instintos para competir con quien sea que le haga frente, sea cazador, demonio o incluso algún humano lo suficientemente fuerte, rápido o interesante como para darle la oportunidad de siquiera contemplar al furtivo demonio.

Tiene un alto concepto de sí mismo y se ha jurado jamás someterse a la voluntad de nadie que considere indigno de ello, por lo que si bien su conversión a demonio fue de forma forzosa, consideró a Muzan como un líder interesante al inicio y le siguió con lo mejor de su capacidad, sin embargo, orgulloso y conocedor de sus propias capacidades, terminó por resentirse con él y sus malditas capacidades místicas y maldiciones. Detesta al Rey Demonio y lo considera débil por depender de otros para conseguir sus objetivos, además de ser incapaz de dominar a sus lacayos con su propia fuerza sino que utiliza tácticas que raya en la cobardía. Considera a los fieles seguidores de Muzan como bestias o cobardes, con alguna excepción siendo esta generalmente la de oportunistas.

Las mujeres son su segundo enfoque después de la gente interesante y sin importar la facción a la que pertenezcan, sentirá cierta atracción hacia una fémina que conozca, halagando sus virtudes físicas de una manera poco sutil y haciendo invitaciones y comentarios subidos de tono o con doble sentido. Sabe que posee un rostro atractivo y de facciones amables, pero prefiere usar su máscara casi siempre, pues está acostumbrado a ello. Sin embargo, durante el día, suele andar con ropajes finos y la cara al descubierto, dejando ver una cabellera blanca y ojos expresivos que acompaña con una sonrisa y una actitud amable, ganándose la vida como informante o poeta viajero para pasar desapercibido en los lugares más remotos.

Historia Kisaragi Goemon, hijo de Kisaragi Saemon y el menor de seis hermanos fue desde el primer día de su vida un niño particularmente tranquilo, de poco llanto y una curiosidad aparentemente insaciable, características todas fácilmente reconocibles en cada uno de los miembros de aquel clan. Todos y cada uno de los hijos de Saemon habían sido entrenados en el ninjutsu y el arte del asesinato silente, siendo Goemon iniciado en esta vida a la corta edad de 4 años y destacando particularmente en su capacidad para pasar desapercibido.

El clan shinobi de los Kisaragi había servido fielmente al Daimyō de aquella región y su linaje desde su llegada al poder, siendo el Daimyō Tetsunaga y Kisaragi Nagato -fundador del clan shinobi y bisabuelo de Goemon- amigos de la infancia con una gran cantidad de batallas libradas hombro con hombro. Por esto, a los miembros del clan se les infundía un profundo temor y respeto a su señor feudal, casi como si se tratara del mismo Buda que en su generosidad les permitía vivir en buena tierra y les otorgaba un propósito de vida. Un shinobi fuerte que no respete a su Daimyō, se verá tentado a traicionarlo. Esta consigna era heredada de padres a hijos para transmitir la importancia de aquellas creencias, pues si bien los asesinos silentes eran en extremo fuertes y hábiles, también solían tener cortas vidas y la juventud e inexperiencia solía estar asociada a las pésimas ideas. Un shinobi traidor o desobediente no sería ejecutado solo, sino que llevaría a su clan entero a las ruinas, por lo que, sin importar que tan poderoso, hábil o talentoso fuera un miembro de esta familia, debía inculcársele siempre un respeto absoluto por el señor feudal de aquellas tierras, aún cuando fuera débil, aún cuando fuera maligno, aún cuando fuera indigno.

Goemon mató a su primer enemigo a la edad de 10 años, de manera completamente fortuita y más por sus habilidades para ocultarse que por su capacidad de combate, pues su talento para el sigilo era tal que se le asignaba siempre la tarea de vigía oculto o de espionaje, por lo que se supone que estaría alejado de la línea de combate o de los objetivos peligrosos como samuráis u otros shinobis. Sin embargo, de alguna forma un shinobi de la facción enemiga, servidores del  daimyō vecino, se acercó no sólo al área donde Goemon estaría sino que incluso se dirigió directamente al árbol donde estaría oculto aquella noche, demostrando que poseía una información tan precisa que evidenciaba una fuga de información preocupante. Sin embargo y por mucho que se acercó, por mucho que buscó y por muy afilados que sus sentidos estaban, no pudo hallar al niño que se encontraba colgado entre unas ramas cubierto de hojas y sin siquiera emitir el menor de los sonidos, ni aún un suspiro, ni aún una gota de sudor. Cuando el enemigo se hubo cansado de buscar y se preparaba para partir, Goemon saltó de su escondrijo y le atravesó la nuca con su ninjatō, matándolo en el acto y escondiendo el cadáver en un matorral cercano para volver a ocultarse en su nido y continuar con sus labores.

Cuando sus hermanos hubieron completado su misión y volvieron por él, se sorprendieron mucho no sólo de que el pequeño hubiera sido capaz de matar a un shinobi experimentado y físicamente más grande, sino que además, ellos mismos tardaron aproximadamente quince minutos en encontrar al chiquillo, pues a modo de broma, se había mantenido callado sin responder a los llamados, para ver si podían encontrarle. Desde ese día, Goemon consiguió su apodo -Usualmente otorgado a los 14 años- y fue llamado Hisokana o El Sigiloso.

Sin embargo Saemon estaba consternado por la noticia y pese a que sentía alivio de ver a todos sus hijos con vida, se preocupaba profundamente por la descripción del invasor asesinado, pues que buscara precisamente en ese árbol era prueba de información filtrada y sabía que sus hijos jamás le traicionarían, por lo que solo quedaba una única opción: El Daimyō. A él se le daban reportes completos y cargados de detalles y especificaciones, directo de la mano de Saemon a la del señor feudal, por lo que no existía intermediario alguno, además de que, leído el reporte en presencia del líder shinobi, era quemado en el acto. ¿Por que razón el Daimyō traicionaría a sus fieles shinobis? ¿Ceder información al enemigo jurado? ¿A cambio de qué? Fuera como fuera, Saemon no hallaba respuestas por lo que decidió que confrontaría a su señor para resolver este misterio que casi cobra la vida de su hijo menor.

Con instrucciones claras llegó una carta del Daimyō el día siguiente de la partida de Saemon y se solicitaba a sus hijos presentarse ante el señor feudal para hacer una demostración de habilidades y talentos, supuestamente, los samuráis y consejeros del Daimyō estarían presente por lo que los jóvenes del clan, preparados y emocionados, partieron en dirección al castillo para reunirse con su padre y dejar en claro la fuerza y talento del fiel clan Kisaragi. Llovía mucho esa tarde y el viento aullaba casi apesadumbrado, pero hubieron llegado al castillo al anochecer.

Una vez entraron, Goemon, sorprendido por una armadura samurái cercana se separó del grupo y como era casi indetectable hasta para sus hermanos, estos no se percataron hasta que hubieron llegado al gran salón, donde fueron recibidos por muchos hombres y conducidos al centro de aquel lugar, frente al señor feudal. El Daimyō les preguntó si eran todos y asintieron, avergonzados de admitir que su hermano menor se había perdido o que habían sido incapaces de cumplir una orden simple como ir todos al castillo de su señor. Sin embargo, la buena fortuna actúa de raras maneras y Goemon, distraído y silencioso, pudo pasar inadvertido hasta que el sonido de combate llamó su atención, con más intensidad mientras se acercaba y escuchaba ahora los gritos de sus hermanos y de otras muchas voces. Aterrado, se asomó por la rendija de la puerta justo tras la sombra del único vigía y contempló un escenario horrendo... Sus hermanos, arrodillados y sin defenderse, eran atravesados y cortados por una docena de hombres en armadura mientras al menos veinte más contemplaba en silencio, sonrientes incluso. En el centro de todo, estaba el Daimyō, el mismo al que se le había enseñado a temer y respetar, sonreía complacido con la masacre.

Goemon gritó y por primera y última vez fue notado por el vigía que murió degollado antes de poder desenvainar su katana. La puerta se abrió y el viento entró furioso haciendo danzar las velas y antorchas, mientras que como una ráfaga asesina, una pequeña sombra se mezclaba entre las tantas tinieblas y la sangre, cortando, matando, esquivando y ocultándose. Goemon estaba sollozando pero ni aún así emitía sonido alguno como para poder localizarle. Pensaba que aquello era un sueño, pues los samuráis y los señores eran poderosos y dignos, demasiado poderosos para que él, un simple shinobi pudiera herirles, menos aún matarles. Sin embargo su ninjatō siguió cortando hasta que solamente quedaron él y el  Señor feudal que le miraba aterrado, al menos hasta que el pequeño se arrodilló frente a él como lo habían hecho sus hermanos y su padre tantas veces. ¡Razón tenían mis consejeros! ¡Son demasiado peligrosos para existir en una época de paz como la que se avecina! Por tu honor y el de tu clan, muere por tu señor. -Su voz, anciana y decadente, retumbó entre el silencio de aquel salón cubierto de cadáveres, pero el chiquillo ensangrentado no se movió. El señor desenvainó su katana y arrojó un poderoso corte que el shinobi esquivó sin hacer apenas esfuerzo. Goemon entendió finalmente que todo era una mentira y no un sueño... El Daimyō no era fuerte, poderoso ni digno. Era solo un viejo decrépito, lento, inútil, un arma oxidada y sin valor, indigno de su servicio.

Mientras Goemon esquivaba un segundo ataque de su señor feudal, pensaba que quizá no necesitaba servir a un señor sino esta sensación que crecía en su interior conforme esquivaba y cortaba a su rival. El combate, la furia, el control, la velocidad, la vida del shinobi en una batalla paciente y silenciosa. Con un movimiento de su ninjatō decapitó al Daimyō y el silencio se apropió del lugar, permitiéndole oír el sonido de unas palmas que aplaudían entre las sombras. Giró la vista y contempló a un hombre de ojos rojos que le sonreía y al que atacó con su velocidad máxima para ser interceptado con facilidad por este y sentir cómo su pecho era atravesado por el brazo de aquél extraño. Conforme se desvanecía su vista, Goemon apretó los dientes con furia... No deseaba morir, no ahora que había descubierto que él era el más fuerte.

Extras
  • Disfruta la noche desde que era un niño y no extraña el sol en lo más mínimo por lo que la obsesión de Muzan le parecía ridícula. Además, se divierte inventando una identidad o personalidad cada vez que debe alojarse en alguna posada o templo durante el día. Las razones de porque no puede viajar hasta la noche suelen ser su ejercicio de creatividad.
  • Le encantan las mujeres fuertes y de curvas pronunciadas, siendo un connoisseur de bustos femeninos y un amante empedernido de ver grandes senos rebotando por encima de él, pues la vista es mejor desde abajo. Sin embargo, adora a todas las mujeres por igual y si bien prefiere matarlas antes que su belleza se esfume con los años, suele ser bastante agradable como amante.
  • La paciencia es su mayor virtud y la curiosidad su peor defecto, siendo que cuando considera que alguien podría ser interesante por alguna razón, no le importará perder tiempo en observarlo y esperar a que manifieste esa curiosa característica. Una vez contempló un leñador que tras su jornada, arremetía contra una roca. Día tras día, al final de su jornada, atacaba la misma roca con el hacha. Hisokana pasó tres años observándolo, investigando y creando posibilidades en su mente que justificaran esta extraño comportamiento y resultó que el leñador tenía un severo retraso mental. Decepcionado por el tiempo perdido, lo mató el mismo día que descubrió todo.
  • A veces entrena algún huérfano en el arte del ninjutsu y el asesinato silente, llenándole la cabeza de deseos de grandeza y venganza, alimentando la idea de que el mundo le debe sangre y oro para convertir a su "discípulo" en un asesino cargado de odio y furia. Siempre se mueren, emboscados y clamando la ayuda de un maestro que jamás aparece.
  • Detesta a las figuras de autoridad y no sigue órdenes de nadie. Su principal foco de desdén son los Daimyōs.
  • Disfruta de la soledad, los espacios abiertos y con mucho viento, por lo que suele frecuentar tejados de construcciones altas. Los bosques, lagos y montañas son también de sus lugares favoritos por el silencio y la paz que proveen, pero carecen de suficiente población para conseguir gente interesante de manera frecuente.
  • Suele llamar a la gente por apodos hirientes, pero jamás olvida un nombre o una cara. Su memoria es fotográfica.


Prueba de Rol ¿Hace ya cuanto tiempo que había estado buscando una salida? ¿Hace cuantos años que se esforzaba, aun siendo tan sigiloso por naturaleza, para esconder el deseo de su maligno corazón de los omniscientes ojos de quien se hacía llamar su dueño? Haber sido convertido en un demonio no había sido la elección del habitante de las sombras conocido simplemente como Hisokana, pero en su momento, mientras se desvanecía su último hálito de vida, cierto era que aquél camino parecía una solución a la angustia de morir a tan corta edad y sin haber experimentado  más el recién descubierto sentimiento de poder y violencia.

No había elegido ese camino, pero estaba agradecido de haber sido escogido.

Sin embargo pronto los años y las constantes arremetidas de ira y desesperación de su nuevo daimyō –Como le gustaba llamar al autoritario monstruo llamado Muzan- causaron que el shinobi descubriera la realidad, pues era una herramienta, dispensable y sin importancia, que el demoníaco shogun podía destruir en el momento en que le placiera. ¿Había rechazado una muerte honorable por vivir amenazado por el temperamento volátil de un dictador incapaz de vivir bajo el sol? Morir no era una opción que le aterrara ahora, que había vivido más que cualquiera de sus ancestros y había alcanzado un nivel de poder jamás soñado… Pero despegarse de aquellos talentos que dominaba le era insoportable, casi tanto como ser un siervo complaciente y leal del tipejo que, en cualquier oportunidad que se le presentaba, aprovechaba de hacer gala de su dominio sobre quienes había convertido.

Muzan moriría algún día o conseguiría lo que anhelaba. Fuera como fuera, Hisokana sabía que tarde o temprano aquello concluiría de la misma forma: Las Lunas serían destruidas y a su dios no podía darle más igual.

Se preguntaba entonces, alejado lo más posible de su daimyō y tratando de evadir su mirada penetrante, si habría alguna forma de librarse de aquél yugo diabólico al que estaba sometido por la corrupta sangre que corría por sus venas. Había oído leyendas y rumores de curas para la condición demoníaca, pero ni aún con sus capacidades de espionaje había podido dar con algo real, fuera de pócimas fraudulentas y mentirosos compulsivos. Aquí estás… -Susurró sin embargo rompiendo el absoluto silencio que lo rodeaba en aquella noche lluviosa mientras contemplaba, en la lejanía de la montaña, el viejo templo budista a donde los rumores le habían llevado. En ruinas, sí, pero con misteriosos faroles encendidos y la aparente existencia de vida en su interior, aun cuando el shinobi sabía de antemano que nadie habitaba aquella estructura hace años.

De un salto descendió del árbol donde estaba posado, cayendo sin hacer ruido alguno sobre el húmedo suelo que chapoteaba con las gotas de aquel chubasco invernal y comenzando a andar en dirección al templo. ¿Por qué ese lugar y por qué molestarse en seguir un pedazo de papel viejo? Para empezar, estaba escrito con una tinta que reconoció de inmediato a pesar de ser invisible a simple vista, lo que si bien le parecía predestinado, le resultaba, de igual forma, completamente fuera del alcance de las capacidades o paciencia de Muzan. Si él supiera que Hisokana ansiaba traicionarlo, lo habría matado ya en vez de elaborar un complejo plan. Quien fuera que hubiera escrito ese papel, sabía algo de Hisokana, sabía que podría leer aquellas palabras imperceptibles y sabía, probablemente, que seguiría el rastro.

¿Qué era un riesgo como ese, comparado a la libertad? Si había alguna forma de librarse de sus cadenas, Hisokana la tomaría. Y así, paso a paso entre las tinieblas y los charcos, alcanzó el abandonado templo, aún con sus titilantes faroles danzando con el viento de medianoche.
 


Hisokana
Contacto:
Ver perfil de usuario


Volver arriba Ir abajo

P05.Proscritos
campo1 frase : No es fuerte el que tiene a más bajo su mando, sino el que no necesita a nadie para hacer su voluntad.
Campo2 Mini imagen : Shadow's Edge
Campo3 Experiencia : 1
Yenes : 1
Constitución : 00
Destreza : 00
Fuerza : 00
Percepción : 00
Velocidad : 00
Carisma : 00
Mensaje : 12

Hisokana -ID-  Empty Re: Hisokana -ID-

Mensaje por Hisokana Miér Feb 09, 2022 11:37 pm

Ficha completada. Agregada la prueba de rol.
Hisokana
Contacto:
Ver perfil de usuario


Volver arriba Ir abajo

N08. New User
campo1 frase : I won't suffer, be broken, get tired or wasted, surrender to nothing.
Campo2 Mini imagen : Hisokana -ID-  Sin_tz28
Campo3 Experiencia : 1
Yenes : 9999
Constitución : S
Destreza : S
Fuerza : S
Percepción : S
Velocidad : S
Carisma : S
Mensaje : 275

Hisokana -ID-  Empty Re: Hisokana -ID-

Mensaje por Fokkusu-san Jue Feb 10, 2022 8:13 am



Tu ficha ha sido aceptada
Bienvenido a Kimetsu no Yaiba:
Fall of The Heavens
Enlaces importantes :
Muevete entre las sombras, Hisonaka .


Tienes recompensas disponibles por motivo de la apertura. Serán agregadas a tu ficha técnica.

Recuerda registrar tu rango relevante aquí.
Fokkusu-san
Contacto:
Ver perfil de usuario


Volver arriba Ir abajo

Hisokana -ID-  Empty Re: Hisokana -ID-

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado
Contacto:


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.