Kimetsu No Yaiba:悲しみに囚われた
Fall of the Heavens

T

e damos la bienvenida a Kimetsu no Yaiba: Fall of the Heavens. ¡Esperamos que tu estadía sea grata! No olvides dar click en los links mostrados abajo, para poder guiarte con más facilidad.

01
Bienvenido
Invitado
03Navegación
02EnlacesDesplegar lista
Afiliados悲しみに囚われた
00/30Élite
00/18Directorios
00/18Hermanos
Agradecimientos a Necromancer Codes y Carhartl, por JS Cookie. reditos: Las imágenes utilizadas no nos pertenecen, créditos a sus respectivos autores. Rol basado en el universo de Kimetsu no Yaiba. Agradecimiento especial a Mayu, Sky y Kaonashi.
Diseñado por Entourage
» Jujutsu Kaisen Rol [Confirmación Élite]
El desdichado y la Oni [Priv. Luka] EmptyDom Mayo 15, 2022 3:51 pm por Invitado

» Blood is my pleasure [Afiliación/Élite]
El desdichado y la Oni [Priv. Luka] EmptySáb Mayo 07, 2022 5:56 am por Invitado

» Registro de PB
El desdichado y la Oni [Priv. Luka] EmptyMiér Abr 27, 2022 1:42 pm por Issei

» El camino Del Cazador [Privado]
El desdichado y la Oni [Priv. Luka] EmptyMiér Abr 27, 2022 1:08 am por Miyagou Azumi

» Misiones Especiales | Registro de apertura y cierre
El desdichado y la Oni [Priv. Luka] EmptyMar Abr 26, 2022 6:18 pm por Hyo Miyamoto

» Chismes en la oscuridad | Rol Libre a todas las clases
El desdichado y la Oni [Priv. Luka] EmptyMar Abr 26, 2022 12:58 pm por Zhang Li Xing

» Padre nuestro, perdona nuestros pecados... [Busqueda 1/3]
El desdichado y la Oni [Priv. Luka] EmptyMar Abr 26, 2022 12:18 am por Andrew D. Rockefeller

» Let me be your desire [Busqueda de Negai 3?/4]
El desdichado y la Oni [Priv. Luka] EmptyMar Abr 26, 2022 12:17 am por Negai

» Dados Oficiales
El desdichado y la Oni [Priv. Luka] EmptyDom Abr 24, 2022 10:24 pm por Fokkusu-san

» Issei| ID
El desdichado y la Oni [Priv. Luka] EmptyDom Abr 24, 2022 8:59 pm por Fokkusu-san

悲しみに囚われたくはないTablón de anuncios

Japón, El clima es frío. Posibilidad de nevadas. No querrás perderte en las altas montañas durante esta época. La comida puede llegar a escasear.
Estación: Invierno
HisokanaEclipse Superior - Un Proscrito que se rebeló a Muzan. Shinobi. Ficha más reciente
Takeda AyumiHashira - Mizūmi no otome, la doncella del lago. Implacable.Personaje destacado
Novedades
Cierre Inscripciones28 de de febrero —Este día cerraran las inscripciones para el evento Misterio en Hokkaido.
Nuevo Evento Global16 de enero —Misterio en Hokkaido: Inscripciones abiertas.
Recompensas exclusivas.16 de enero —Por tiempo limitado a los personajes nuevos por la apertura.
Busqueda de Staff16 de enero —Buscamos staff. ¿Interesado en aportar un granito de arena? Contactanos por Discord.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

P05.Proscritos
campo1 frase : The roaring thunder will tear you apart.
Campo2 Mini imagen : El desdichado y la Oni [Priv. Luka] Sin_tz28
Campo3 Experiencia : 1
Yenes : 1
Constitución : F+
Destreza : F
Fuerza : E
Percepción : F
Velocidad : B
Carisma : F
Mensaje : 11

El desdichado y la Oni [Priv. Luka] Empty El desdichado y la Oni [Priv. Luka]

Mensaje por Raiden Mei Vie Mar 25, 2022 4:16 pm

¡¿Cómo carajos nos están invadiendo?! ¡¿Cómo es posible que nadie viese nada?! — El jefe de los traficantes se mostraba sin dudas exaltado ante un ataque que había venido, golpeando la mesa con ambas manos, dejando que la botella a medio terminar de cerveza cayera al suelo, haciéndose añicos; supuestamente tenían control de la zona y no había bandas rivales que quisieran hacerse con sus territorios, pero aun así de un segundo a otro, cadáveres de sus subordinados se dispersaban por el suelo, muchos de ellos cercenados ¿Acaso estaban peleando contra un ejército? Quizá alguna de las legiones del Shogun. No... de ser así, sus exploradores le habrían informado del movimiento de tropas, o alguien habría notado que una gran cantidad de enemigos se les acercaban, además claro ¿Qué lío tenía el Shogun con él? Absolutamente ninguno, de seguro ni sabía de su existencia.

Pero allí estaba, gritándole a su subordinado quien permanecía mudo, temblando ante la posibilidad de que perdiese su vida al igual que sus compañeros, de esa forma tan violenta y sanguinaria ¡incluso el cazador que habían contratado hace poco había sido asesinado? Y su cabeza descansaba lejana a su cuerpo, sobre el frio césped del patio principal. Eso le pasaba por contratar novatos en el arte de combatir demonios.

Demonios... aquello no era una posibilidad alejada, pero ¿por qué? ¿Cómo? Tenía sus tratos con este tipo de criaturas, algo simple como decían ellos “Tu nos traes lo que queremos, y nosotros te dejamos en paz” Y hasta ahora, dos años desde aquello, ninguna de esas bestias había decidido atacarles. Tal vez era algo más.

Sus pensamientos fueron interrumpidos por los gritos ahogados de más de sus subordinados muertos, ahogándose en su propia sangre para caer en el silencio y el olvido; aquello hizo que volviese en sí, tomase una de sus katanas que exhibía a sus espaldas en un atril — Debo hacer todo yo... malditos inútiles. No te quedes parado y saca a las esclavas de aquí ¡Que se las lleven en carretas hasta el siguiente puedo! No podemos dejar de proveer carne a nuestros amigos — Su secuaz asintió presuroso, tratando de escabullirse para que fuese lo que fuese que estaba matando a sus pares no le encontrara. Su jefe salió al encuentro del enemigo desconocido, viendo a más de sus hombres asesinados de formas brutales, pero no a las geishas que les acompañaban, que temblaban de miedo, cubriendo sus rostros con ambas manos, con sus maquillajes blancos como la nieve, ahora salpicado de rojo, balbuceando. El hombre se acercó a una de ellas, tomándole desde sus hombros para que le mirara, obteniendo en respuesta una mirada llorosa que corría del maquillaje sobre sus mejillas — ¿Quién mierda hizo esto? ¡¿Quien?! — La mujer soltó un sollozo asustado ante el remezón que el líder le dio, balbuceando una vez más — E-era... era... un Oni, mi señor ¡Un Oni! — Aquello hizo que la sangre del hombre se helara por unos momentos, más luego lo pensó mejor, y sabía que los Onis eran criaturas de la mitología y nada más. Dudaba que fuese un demonio porque sus amigos entrarían en acción, quizá sólo se trataba de un loco lo suficientemente estúpido como para venir hacia él, y las geishas confundieron sus atuendos.

Esto le llenó de cierta confianza sin sentido, quizá por el hecho de la desesperación que le consumía levemente, más sabía que en esa parte del territorio nadie podía compararse a sus habilidades de combate.

Pero antes de seguir vanagloriando sus habilidades, escuchó otro grito junto al sonido de la carne se atravesada por el acero, proveniente del patio principal, donde un pequeño riachuelo recorría sus patios.

Fue allí que se encontró con quien había causado tal masacre, una mujer vestida de atuendos rojos y negros, cuyos largos cabellos caían desde su espalda, y su cuerpo sin una gota de sangre, a diferencia de su espalda que goteaba por el nuevo asesinato que había cobrado. La luz de la luna reflejaba esos ojos magenta intensos, además de los dos cuernos rojizos que salían desde la frente de aquella mujer... de esa criatura.

La samurái desconocida observó al hombre y como este empuñaba de su espada, aferrándose a esta con más fuerzas, apuntándola a la desconocida en lo que abría su boca para vociferar. No obstante, lo que salió fue el regurgitar de la sangre. Sus ojos se abrieron ampliamente ¿Cómo...? ¿Cómo se había acercado tan rápido a él? No pudo ver mucho, sólo la hoja de la katana decorada con sangre nueva proveniente de su cuello, el que comenzó a abrirse en lo que la vida se escapaba de su cuerpo, para finalmente separar la cabeza de su cuello, desmoronándose. La samurái limpió de su espalda, haciendo de esta hacia un lado para quitar el exceso de sangre antes de adentrarse en la cabaña principal, donde encontró a las mujeres paralizadas que le miraban con los mismos ojos que una presa a su predador. No obstante, Mei pasó por el lado de ellas, con unas simples palabras — Salgan de aquí, y no vuelvan — Lo que las mujeres no dudaron en obedecer.

Siguiendo sus pasos, llegó al lugar donde el esbirro restante trataba de mover a las esclavas como podía dentro de una carreta, pero su falta de experiencia y de físico se lo hacía más difícil. Lo único que separaba a las esclavas de una rebelión era la daga que empuñaba el sujeto. Cuando sus ojos se posaron en Mei, soltó un gritito ahogado, sosteniendo la daga con ambas manos. Al igual que su jefe, la muerte le llegó rápida a manos de una serie de cortes precisos que rebanaron su torso y cuello entre gritos de las mujeres. Lo siguiente fue usar su espada y fuerza natural como demonio para romper sus ataduras, liberándoles.

Mei les observó con esa expresión severa de siempre.

Las autoridades pronto llegarán, y no hay bandidos que les puedan hacer algo ya. Están a salvo — No recibió palabras en regreso, pero no le importaba. Tampoco estaba allí para alimentarse, pues eso lo había hecho hace unas horas antes. Así como llegó, la samurái desconocida desapareció entre las sombras de la noche, perdiéndose en el bosque más cercano. Sabía que estaba cerca de un pueblo, pero no quería problemas con sus residentes porque claro, puede que ahora sus intenciones fueron buenas, pero seguía siendo una demonio.

Raiden Mei
Contacto:
Ver perfil de usuario


Volver arriba Ir abajo

N08. New User
campo1 frase : I won't suffer, be broken, get tired or wasted, surrender to nothing.
Campo2 Mini imagen : El desdichado y la Oni [Priv. Luka] Sin_tz28
Campo3 Experiencia : 1
Yenes : 1
Constitución : F
Destreza : F
Fuerza : F
Percepción : F
Velocidad : F
Carisma : E+
Mensaje : 21

El desdichado y la Oni [Priv. Luka] Empty Re: El desdichado y la Oni [Priv. Luka]

Mensaje por Luka Kagahoshi Mar Abr 12, 2022 1:33 pm

En la silenciosa noche un gruñido resonaba entre los árboles, un gruñido que por el eco podría ser considerado el anuncio de una bestia que no quería a nadie en su territorio, una que podría acabar con cualquier intruso que osara ofenderle con su presencia en tierras que le pertenecían. Si te prestaba atención podías seguir el sonido hasta su lugar de origen pero lo que encontraría ahí no era para nada lo que esperarías, una aparición ante de ti, una figura demacrada y tambaleante que se acercaría a ti lentamente capaz ansiando tu alma.

Bueno lo de demacrada y tambaleante podría ser cierto, el pero origen de ese sonido era ni más ni menos que el estómago de Luka el cual resonaba como un eco en el silencio del bosque ¿Qué hacia allí? Pues lo mismo de todos los días, tratar de ganarse la vida. Había escuchado rumores de que en ese bosque crecían ciertas hierbas medicinales difíciles de conseguir y con un precio de venta bastante jugoso, el problema era que dicha plantas solo era posible verlas durante la noche debido a un proceso de fotoluminiscencia producida por la planta ante la ausencia de luz solar.

Llevaba un buen rato buscando y tenía mucha hambre, sin embargo pocas reservas de comida pues el negocio no ha estado en su mejor momento debía racionar mucho su comida lo cual se traducía en aguantar el hambre para comer la menor cantidad de veces posibles y así rendir la comida hasta lograr conseguir más dinero para comer, las hierbas ciertamente serian un gran negocio, pero encontrarlas realmente era difícil pues no se sabía su ubicación exacta ni tampoco era experto en plantas.

-Espero encontrar alguna rápido, muero de hambre…ya me pesa todo el cuerpo- mientras intentaba espabilar para no pensar en el hambre y seguir su búsqueda, escucho como algunas aves de la zona se alborotaban por la presencia de algo que les había asustado, bien pudo ser otro animal pero muy pocos animales permanecen activos durante la noche, pero ese no era su principal problema, debía seguir buscando de lo contrario tendría que mendigar o rebuscar en la basura, cosa que le traía malos recuerdos de cuando se intoxico por comer algo en mal estado de la basura – ¡Me niego a comer de la basura de nuevo! ¡Animo Luka! – dándose ánimos a si mismo pues estaba más solo en este mundo traicionero que pingüino huérfano, continuo su búsqueda por su pequeña mina de oro vegetal.

El pueblo cercano era de población reducida, y al ser granjeros estos cultivaban sus propios alimentos, sin embargo Luka no era capaz de robarle a esas personas pues sabia el trabajo que les tomaba tener todos su cultivos para vivir, así que el cargo de consciencia no lo dejaría vivir tranquilo aunque tuviera el estómago lleno, se ganaba la vida estafando personas de vez en cuando pero hay límites que no va a cruzar pues no es un criminal o al menos no se considera uno.

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.