Kimetsu No Yaiba:悲しみに囚われた
Fall of the Heavens

T

e damos la bienvenida a Kimetsu no Yaiba: Fall of the Heavens. ¡Esperamos que tu estadía sea grata! No olvides dar click en los links mostrados abajo, para poder guiarte con más facilidad.

01
Bienvenido
Invitado
03Navegación
02EnlacesDesplegar lista
Afiliados悲しみに囚われた
00/30Élite
00/18Directorios
00/18Hermanos
Agradecimientos a Necromancer Codes y Carhartl, por JS Cookie. reditos: Las imágenes utilizadas no nos pertenecen, créditos a sus respectivos autores. Rol basado en el universo de Kimetsu no Yaiba. Agradecimiento especial a Mayu, Sky y Kaonashi.
Diseñado por Entourage
» Jujutsu Kaisen Rol [Confirmación Élite]
El zorro de Akita [Daisōjin ID] EmptyDom Mayo 15, 2022 3:51 pm por Invitado

» Blood is my pleasure [Afiliación/Élite]
El zorro de Akita [Daisōjin ID] EmptySáb Mayo 07, 2022 5:56 am por Invitado

» Registro de PB
El zorro de Akita [Daisōjin ID] EmptyMiér Abr 27, 2022 1:42 pm por Issei

» El camino Del Cazador [Privado]
El zorro de Akita [Daisōjin ID] EmptyMiér Abr 27, 2022 1:08 am por Miyagou Azumi

» Misiones Especiales | Registro de apertura y cierre
El zorro de Akita [Daisōjin ID] EmptyMar Abr 26, 2022 6:18 pm por Hyo Miyamoto

» Chismes en la oscuridad | Rol Libre a todas las clases
El zorro de Akita [Daisōjin ID] EmptyMar Abr 26, 2022 12:58 pm por Zhang Li Xing

» Padre nuestro, perdona nuestros pecados... [Busqueda 1/3]
El zorro de Akita [Daisōjin ID] EmptyMar Abr 26, 2022 12:18 am por Andrew D. Rockefeller

» Let me be your desire [Busqueda de Negai 3?/4]
El zorro de Akita [Daisōjin ID] EmptyMar Abr 26, 2022 12:17 am por Negai

» Dados Oficiales
El zorro de Akita [Daisōjin ID] EmptyDom Abr 24, 2022 10:24 pm por Fokkusu-san

» Issei| ID
El zorro de Akita [Daisōjin ID] EmptyDom Abr 24, 2022 8:59 pm por Fokkusu-san

悲しみに囚われたくはないTablón de anuncios

Japón, El clima es frío. Posibilidad de nevadas. No querrás perderte en las altas montañas durante esta época. La comida puede llegar a escasear.
Estación: Invierno
HisokanaEclipse Superior - Un Proscrito que se rebeló a Muzan. Shinobi. Ficha más reciente
Takeda AyumiHashira - Mizūmi no otome, la doncella del lago. Implacable.Personaje destacado
Novedades
Cierre Inscripciones28 de de febrero —Este día cerraran las inscripciones para el evento Misterio en Hokkaido.
Nuevo Evento Global16 de enero —Misterio en Hokkaido: Inscripciones abiertas.
Recompensas exclusivas.16 de enero —Por tiempo limitado a los personajes nuevos por la apertura.
Busqueda de Staff16 de enero —Buscamos staff. ¿Interesado en aportar un granito de arena? Contactanos por Discord.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

C07.Clase Alta
campo1 frase : I won't suffer, be broken, get tired or wasted, surrender to nothing.
Campo2 Mini imagen : El zorro de Akita [Daisōjin ID] Sin_tz28
Campo3 Experiencia : 1
Yenes : 1
Constitución : 00
Destreza : 00
Fuerza : 00
Percepción : 00
Velocidad : 00
Carisma : 00
Mensaje : 10

El zorro de Akita [Daisōjin ID] Empty El zorro de Akita [Daisōjin ID]

Mensaje por Daeron Daisojin Dom Abr 03, 2022 5:55 am

El zorro de Akita
Rango:4Clase:Noble DeslealEdad:27Ocupación:Noble
Daeron DaisōjinYou're face to face with the man who sold the world
Psicología La mente de Daeron es un laberinto desalentador de medias verdades y hechos falsificados, significados más profundos ocultos a simple vista, él es del tipo que transmite distancia mientras aún está al alcance físico, comentarios astutos con una lengua rápida que equilibra la malicia y la alegría. Una sonrisa es su marca registrada.

De cara al deber como cabeza del clan, es un hombre de objetivos claros, rutinas diarias, una obsesión compulsiva por tener siempre el control de los engranajes en sus planes; sin embargo, no se puede ganar nada de él sin romper tediosamente las numerosas fachadas que lo protegen, no puede ser alcanzado simplemente por desearlo. Ni siquiera la persona más cercana a Daeron entiende completamente sus acciones y comportamientos. No está orgulloso de su naturaleza reservada, pero sabe que una vez lanzada la moneda, irá de frente, con un plan tras de otro bajo las mangas de su haori.

Exteriormente, Daeron aparece como un embaucador cuyas intenciones no son lo suficientemente claras como para discernir si su sarcasmo es un siniestro cuchillo rebanador o un juguetón pinchazo con los dedos. Hay momentos en los que puede lograr ambos.

Sus acciones caprichosas son difíciles de etiquetar, ya que Daeron se esfuerza por parecer calculador e informal hasta un punto inquietante con todas sus acciones, los pasos que da, su postura y los gestos fluidos que realiza durante una conversación. Todos estos son factores que contribuyen a lo que lo hace sociable, un chismoso de corazón, alguien que disfruta observar a la gente y camina sin rumbo entre las multitudes, no es un secreto verlo mezclándose entre la "chusma" sin guardias, o compañía alguna, lanza una moneda de vez en cuando al pobre ciego por una palabra que pudiera haber escuchado, le sonríe con dulzura a la Oiran para tener algún chisme del amante de turno, y riega dulces en las manos de los niños para que sus oídos alcancen las palabras descuidadas de los borrachos y forasteros.

Daeron se presenta en la narrativa como un personaje carismático, su liderazgo como cabeza del clan Daisōjin  y la relación con su esposa, así como su (aparente) profunda preocupación por la gente de su distrito, evoca una extraña admiración que baila entre el terror que provoca su presencia, y la lealtad que le es devuelta por sus acciones.

Sin embargo, Daeron puede ser a veces muy negativo en su perspectiva de los demás y especialmente de sí mismo. Él no está por encima de hacerse de una reputación ominosa y brutal si eso significa provocar terror en sus detractores, llegando a ser sádico en su trato a los demás en el sentido de que no necesariamente se preocupa por ellos en ningún tipo de nivel personal profundo. Es masoquista, mentiroso y asesino.

No se deja llevar ciegamente por el codigo Bushido, y odia profundamente la hipocresía de la clase samurái, donde se ven a sí mismos como seres de impoluto comportamiento, Daeron conoce bien las grietas en los corazones de los hombres, y sabe que en cada uno de ellos hay un animal... Un demonio, rugiendo para salir.

La negatividad podría seguir y seguir, aunque muchos de esos rasgos tienen reversos, motivaciones y virtudes centrales que se torcieron con el tiempo; paciencia, lealtad, pasión, de eso tiene mucho. Lo que impulsa a Daeron no lo redime de los actos brutales que ha cometido para mantenerse en el poder, él lo sabe, pero también le permite no ser tan fácilmente definido.

Sus aspectos positivos están reservados únicamente para su esposa, e incluso entonces Daeron lucha por no revelarle su corazón, es injusto que tan dulce criatura sepa que comparte el techo con un ser tan horrible, es marcadamente egoísta, no solo con los demás, también consigo mismo.

HistoriaNació en Akita como el quinto de siete hermanos, con un cuerpo débil pero voluntad de hierro que se reflejó cuando su padre, no le daría más de una semana de vida, mas Daeron persevero. Es irónico, que de todos sus hermanos, él sobreviviera, aunque tampoco es de sorprender, pues una madre de corazón débil, lo protegió en su regazo, pese a las palabras crueles de un padre cuya única preocupación siempre fue su precioso heredero. Oh, no, no nos confundamos, Daeron no envidiaba a Daisuke, de hecho, mientras el heredero mostraba su habilidad y genio en el kendo, Daeron afilaba su propia arma: una mente cada vez más sedienta de conocimiento.

Como noble, su vida fue enteramente despreocupada, un quinto hijo que no servía de mucho, podía pasar los días con su madre, aprendiendo el fino arte de la conversación, ah, de aquella encantadora dama aprendió a engatusar, mentir y decorar los insultos con palabras bonitas. Y podría haber vivido así, una vida pacífica hasta que, eventualmente su padre o Dai-kun, organizara algún matrimonio en beneficio de la familia.

Y entonces... Uno a uno comenzaron a morir.

Si le preguntas, Daeron te dirá que extraña a todos sus hermanos por igual, pero bajo la sonrisa paciente y aparente tono de melancolía, la verdad es que... Quizá solo extrañe a Reika, y únicamente porque ella solapaba sus travesuras.

Fue quizá la muerte de Hisae (su madre) la que terminó por empujar la determinación de Daeron para tomar las riendas del clan. Jamás fue un secreto que su padre, se rompió en pedazos cuando Daisuke murió, dejándose caer en la bebida y los opiáceos, que marcaron el obsesivo comportamiento de Daeron por controlarlo todo, incluso a su necio y tonto padre.

Haciendo de tripas corazón, Daeron dio un paso al frente en la línea de sucesión familiar, lo que implicaba también adherirse estrictamente al bushido. A piedras y palos aprendió a manejar una katana, sin embargo su mayor arma, y la más afilada, sería su mente, y la wakisazhi que ha llevado desde siempre oculta entre las holgadas mangas de su haori.

A la gente, sobre todo a los nobles, les encantaba susurrar que Daeron en realidad se deshizo de sus hermanos, y su propio padre, todos ellos, para no tener ningún bache en el camino hacia el poder, pero no hay prueba alguna que lo corrobore, y nadie jamás se ha atrevido a preguntarlo. ¿Y para qué desmentirlo? Es mejor si creen que es una serpiente en la hierba, lista para atacar.

Con los crecientes disturbios políticos, e inquietantes movimiento militares, Daeron se vio obligado a contraer matrimonio, un movimiento político que le daría no solamente una apertura para estar más cerca del shogunato, también una fachada perfecta para mostrar de cara a la sociedad... Y no es que él no aprecie a su esposa, Kami sabe que la mujer es una santa, y la única a la que le prestaría oido.

La apertura del país a las potencias occidentales trajo consigo las notables falencias de un régimen feudal que solo impedía el crecimiento de su tierra, sería entonces que Daeron no siendo el único con este pensamiento, tendría en una profunda baja estima al régimen Tokugawa, lo cual solo estaba empeorando a recientes fechas, desesperando por su incompetencia a un Daisōjin ansioso por ver crecer al país. Y aunque la oferta de unirse a una fracción rebelde llegó a sus manos, Daeron todavía espera el momento de actuar, y deshacerse finalmente del obsoleto shogunato.

Extras∆ Su razón para «despreciar» al shogun, no es realmente una historia de injusticia o algo personal, en realidad Daeron considera que el actual gobierno es un incompetente que se aferra a lo antigüo y obsoleto, en sus palabras literales: —«Un montón de ancianos conservadores que impiden el crecimiento del país.»

∆ Pese a lo anterior, Daeron es bastante patriótico, anhela que Japón crezca como potencia y sea reconocido, sin embargo podría decirse que su manera de hacerlo es algo... «radical».

∆ Sin embargo, su desprecio a shogunato no es necesariamente algo abierto y frontal. Aunque no se sabe, quizá si es tentado lo suficiente, puede inclinarse hacia el Ishin Shishi.

∆ Es patrocinador de varias casas de Glicinias al norte del país, específicamente en su tierra natal Akita, más que por su buen corazón, es porque suelen ser una buena fuente de información, por todos los cazadores que viajan a lo largo del país, trayendo variadas notícias.

∆ Dicho lo anterior, y para dejar en claro: el bisabuelo de Daeron, habría sido rescatado de un demonio, por un cazador, en agradecimiento por dicho acto, el viejo Daisōjin, le daría asilo y alimento a todos los cazadores que lo necesitaran.

∆ Pese a tener un entrenamiento formal como samurái, Daeron no es un gran guerrero, si bien se defiende apropiadamente, y puede dirigir a los hombres, jamás va a tomar como primer curso de acción la confrontación directa. Esto le ha ganado una reputación bastante mala entre los más tradicionalistas.

∆ No obstante su uso del wakisazhi es bastante superior a su conocimiento de la katana.

∆ Odia el dolor físico, y cualquier cosa relacionada con la sangre, por eso prefiere ser un pacificador, o centrarse en la política donde destaca. Sin embargo no significa que no va a atacar si se le lleva al borde (algo que verdaderamente es difícil), por esa razón lleva su wakizashi bien oculto en las mangas de su haori.

∆ La mayor parte del tiempo lleva los ojos cerrados, esto ha afinado su sentido del oído y del tacto. Y aunque no sufre ninguna deficiencia ocular, mantener se así lo ayuda a dar una apariencia «inofensiva».

Prueba de Rol Inclina la cabeza sobre su palma en un indicativo de aburrimiento, es como un niño al que se le obliga a tomar sus lecciones, por supuesto, ese no es el caso. El recaudador tiembla, Daeron ensancha la sonrisa, ha oido de algunos que: tiene la boca de una serpiente, el veneno que derrama es a través de su lengua afilada, adviertiendo la incompetencia de los hombres que se sobreestiman a sí mismos, como si él no pudiera ver debajo de la piel, músculo y huesos, oh, están podridos, todos ellos.

—Entonces, —tararea en ese tono cantarín y burlón que desolla hasta el hueso—, tengo que obedecer diligente las ordenes del shogun mientras mi gente muere de hambre.

Es retórico, le gusta retorcer el cuchillo en la herida. El recaudador asiente, tragando en seco sin siquiera poder balbucear, los irises traidores se contraen presa del miedo.

—Algunos rebeldes han bloqueado las vias de ferrocarril, impidiendo el paso de suministros, y... El shogun ha ordenado que las prefecturas no adheridas a los rebeldes envíen suministros para los hombres.

Todo lo que Daeron puede escuchar es: rebelión, el shogun no puede esperar despojar a los hombres de alimento, y que estos se queden de manos cruzadas.

Se pregunta cuánto de lo que Omura dice es verdad, es cierto que el país está álgido, con los recientes levantamientos contra el régimen Tokugawa, están al borde de un levantamiento civil, y los próximos meses son determinantes ante el caos de la guerra, o una estabilidad tensa que durará menos de un suspiro. Daeron sabe acerca de lo que se esconde debajo del amparo nocturno, criaturas devoradoras de carne, eventos como este donde habrá un festín de cadáveres y carne fresca, sería provechoso, un infierno en la tierra, Daisōjin reflexiona.

Si él fuera su padre, entregaría todo sin chistar, alimento, suministros y hombres para pelear, Ginjo era un samurái hasta la médula, tradicionalista y leal a su señor incluso si el mismo solo fuera un tonto obtuso como lo es el Shogun. Daeron sin embargo está hecho de otra madera, es más como su madre, sólo puede confiar en sí mismo para concretar la visión de un porvenir coherente con sus ideales, aunque es bastante consciente de que los seguidores fieles son necesarios. Su primer paso, entonces, sería establecer precisamente el nivel de fidelidad de quienes se encuentran a su alrededor, y determinar la solidez de cada uno de sus ejes de control partiendo de la concordancia entre sus objetivos, y toma una decisión.

—Lo hablaré con los campesinos, —dicta sin dejar espacio a cualquier protesta u objeción, el hombrecito frente a él no es más que un lacayo por debajo del nombre Daisōjin, y eso debe quedar bien claro cuando Daeron se levanta en toda su estatura y con la parsimonia de un zorro con la barriga llena.

—Pero... Daisōjin-dono, —objeta el recaudador, intenta igualarle en un burdo tono de demanda al que Daisōjin hace oidos sordos.

—El shogun tendrá mi respuesta antes del final de mes. Buenas tardes Omura-san.

Las manos siempre cruzadas debajo de las mangas anchas del haori podrían ocultar cualquier cosa, Daeron ha mandado a reunir a los hombres, esos que se parten el lomo día tras día para alimentar a sus familias a punta de hoz y yunta, y cada uno responde al llamado del hombre que los ha mantenido protegidos desde la muerte de Ginjo, es aquí donde se prueba su lealtad, es aquí donde Daeron comienza su apuesta por una restauración imperial que tanto necesita el país.

Sus ojos siempre permanecen cerrados y su sonrisa imperturbable, su postura no es la mejor, casi siempre está ligeramente encorvado, casi que no parece una amenaza, y los campesinos le saludan con reverencia, es ese un hombre que evoca lealtad o pavor en igualdad de condiciones.

—Mi deber como leal súbdito del país, es obedecer al actual shogun, —acusa, lavandose las manos ante cualquier implicación de demanda, deja claro: no es él a quien deban culpar, no es él quien los va a despojar del sustento para sus familias—, pero les aseguro que sus necesidades no han sido objeto de descuido por mi parte.

La oferta de unirse a los rebeldes permanece en el fondo de un cajón, la abierta rebelión es un movimiento brusco, nada de su estilo discreto, pero ha aprendido: mantener a sus amigos cerca, y a sus enemigos aún más cerca, entonces tiene que tentar el terreno, no es hipócrita para negar el propósito de su matrimonio, es su esposa quien lo acercó a las arcas inestables del poder político, y unirse al Ishin Shishi significa arrastrarla a ella y a su familia a lo que Daeron sabe, es inevitable... Reza el dicho entonces: unidos, en las buenas y en las malas. Hasta que la muerte los separe. ¿Verdad?

—Por eso pido que confíen una vez más en mí, antes que un hombre del shogun, soy un hombre de mi pueblo, —sonríe amplio y confiado, tanto que él mismo se creé sus palabras—, y ante la actual situación, debo solicitar que cada familia entregue veinte costales de arroz y trigo.

El silencio no lo perturba, dejará que la gente asimile la orden, antes de renegociar, hacerles creer en su palabra.

—Daisōjin-sama, —reclama un anciano, Gumataro recuerda que se llama—, el invierno aún no acaba y la siembra comienza hasta dentro de siete meses más...

—Lo sé, Gumataro-san, pero se me ha exigido colaborar para alimentar a los hombres al servicio del shogun.

La sonrisa se le ensancha un poco más, nada de lo que ha dicho es una mentira, el shogun no puede acusarlo de ser un mentiroso o embaucador, y si la gente se niega, bueno, él habrá hecho todo lo posible para mantener la paz.

—Sus caballos comen mejor que mis hijos—, es el murmullo de una mujer con el rostro curtido por el sol, encorvada por las largas jornadas de la cosecha de los arrozales—, y dicen que necesitan más de nuestro grano.

—Daisōjin-sama por favor, por favor...

El levantamiento de las voces se vuelve como la lluvia torrencial, esa que deslava las montañas.

—Haré lo que esté en mis manos, lo prometo, —dice sin morderse la lengua.

El shogun puede someter a la gente con violencia, pólvora y sangre, pero sus espíritus son difícilmente aplacados cuando lo que defienden son hijos de carne y sangre. No se doblarán, pero obedecerán a Daeron, entregarán los costales de arroz, y cuando la hambruna llegue, será él quien los alimente, cuando sus hijos enfermen, será él quien les facilite las medicinas, no el shogun que cada vez se vuelve más hostil e incapaz.

En posición de seiza sobre el engawa, Daeron mira la nieve cayendo en copos sobre las ramas secas, sorbe de su té y suelta un suspiro imperceptible, es una rareza cuando sus ojos ceruleos permanecen abiertos y fijos en un punto lejano del horizonte, las pisadas que golpetean el piso son reconocibles a sus oidos agudos.

—La gente ha accedido, —susurra un sirviente—, confían en usted.

El noble asiente, el escenario abierto frente a él se llena de grandes posibilidades, una escalera, piensa, y el único camino es subir y subir sin bifurcaciones, sin titubeos, entre más alto escale, más brutal será la caída.

Ha decidido su curso de acción, y con su característica sonrisa asiente satisfecho.  


Volver arriba Ir abajo

N08. New User
campo1 frase : I won't suffer, be broken, get tired or wasted, surrender to nothing.
Campo2 Mini imagen : El zorro de Akita [Daisōjin ID] Sin_tz28
Campo3 Experiencia : 1
Yenes : 9999
Constitución : S
Destreza : S
Fuerza : S
Percepción : S
Velocidad : S
Carisma : S
Mensaje : 275

El zorro de Akita [Daisōjin ID] Empty Re: El zorro de Akita [Daisōjin ID]

Mensaje por Fokkusu-san Dom Abr 03, 2022 4:25 pm



Tu ficha ha sido aceptada
Bienvenido a Kimetsu no Yaiba:
Fall of The Heavens
Enlaces importantes :
Afila tu daga y cuenta tu oro, Daeron.
Fokkusu-san
Contacto:
Ver perfil de usuario


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.